exámenes finales
Universidad

Cómo disminuir el temor ante los exámenes finales

En este artículo hablaremos del frecuente temor de los estudiantes ante los exámenes finales y de cómo encararlos para no sufrirlos tanto. Te presentamos un listado de ítems imprescindibles a tener en cuenta, a la hora de ir a rendir, para que ello no se vuelva una misión imposible en tu recorrido académico.

Ya hemos hablado sobre el miedo a los exámenes y también cómo preparar un examen final en la universidad. En esta entrada mezclaremos ambos temas y nos enfocaremos particularmente en los estudiantes de universidades públicas de Argentina.

Por eso, si estás cursando en la UBA o haciendo el CBC no podés perderte este artículo.

Los aterradores finales

Las instancias de exámenes finales pueden presentarse como algo abrumador para muchos estudiantes. En algunos casos, el miedo ante este tipo de situaciones, pueden generar que los mismos posterguen rendirlos y, en el peor de los casos, nunca llegan a hacerlo.

Ante esta situación que se presenta con regularidad durante el recorrido de estudios superiores de los estudiantes, es que decidimos armar un listado de elementos que pueden ser de gran ayuda a la hora de preparar un examen final.

Pero antes, pongámonos de acuerdo…

¿Qué es un examen final?

Antes de pasar a los ítems, es importante ponernos de acuerdo a qué nos referimos cuando hablamos de un examen final.

Lo primero que podemos decir, es que es una instancia evaluatoria.

Por ejemplo, si estás cursando alguna carrera de la Universidad de Buenos Aires, o el CBC, la misma, puede surgir por dos situaciones:

  • Haber aprobado los parciales, pero que la nota no haya alcanzado para eximirse de la instancia de final. Por ejemplo, haberse sacado 4 (cuatro), 5 (cinco) o 6 (seis) puntos en los parciales.
  • O, la otra opción, que la materia cuente con final obligatorio. Es decir, que aún aprobados los parciales con una nota de 7 puntos o más, esta instancia sea igualmente necesaria de cumplimentar para la materia.

Según la universidad, la regla puede cambiar, pero en general todas implementan un método similar de aprobación.

En los exámenes finales el alumno se juega mucho. En una única evaluación puede avanzar en la carrera o perder 6 meses de estudio. O incluso un año entero, para materias anuales.

Una vez aclarado este punto, ahora sí pasaremos a detallar los elementos a tener en cuenta a la hora de presentarse a rendir un examen final.

Tipo de formato del examen final: oral o escrito

Como sabemos, no es lo mismo un tipo de examen que otro. Y, por lo tanto, la preparación para cada uno de ellos, deberá ser acorde.

En el caso del examen escrito, común en carreras de ciencias exactas, podremos armarnos posibles preguntas al estudiar los textos y/o, buscar modelos de preguntas de exámenes de años anteriores.

Respecto del examen oral, que suele ser el formato más frecuente en carreras de ciencias sociales y humanísticas, se deberá hacer hincapié en el desarrollo verbal de los conceptos trabajados y las interrelaciones entre los temas. En algunos casos, se podrá preparar un tema que abarque varios conceptos y ésta será nuestra presentación ante el profesor examinador. Si bien esto no nos eximirá de que nos hagan preguntas, la presentación de un tema practicado con anterioridad, nos brindará mayor seguridad.

Organización del material bibliográfico

Como ya hemos remarcado en otras ocasiones, ante instancias evaluatorias es fundamental la organización de todo el material de la cursada. Para ello, es esencial el uso del programa de cada materia. Al ser algo de lo que ya hemos hablado en anteriores oportunidades, no nos extenderemos más sobre este punto.

Armado de cronograma de estudio

Una vez organizado el material, podremos establecer plazos para estudiar cada tema y días para repasar. Para poder armar este cronograma, se debe tener siempre como guía, la fecha elegida para presentarse a rendir.

Es importante también, ubicarlo en un lugar donde fácilmente se encuentre a la vista, como puede ser nuestro espacio de estudio, agenda diaria, etc.

Llamados a examen final

Suele haber varias fechas posibles para rendir un examen final. A estas diferentes instancias se las denomina “llamados a examen”.

Elegir uno de estos llamados a examen, implica el tiempo que tendremos para prepararlo, la posible cantidad de alumnos que habrá (algunos llamados son más concurridos que otros), entre otras variables. Por lo que, este es un punto fundamental, ya que en algunos casos, puede ser decisivo respecto de nuestro rendimiento, debido a las variables anteriormente mencionadas.

Estudiar con otros/as estudiantes

Muchas veces, el estudiar con otras personas permite evacuar dudas sobre algún tema o bien, buscar otros ejemplos que permitan comprender mejor los conceptos. Asimismo, es una excelente oportunidad para intercambiar apuntes, guías de estudios y otras herramientas que cada estudiante utilice para su aprendizaje.

Cuestiones a tener en cuenta a la hora de rendir un examen final

  • Las instancias de finales, son un espacio más de aprendizaje. Generalmente, sirven para terminar de comprender ciertos temas o conceptos, o para realizar aportes propios sobre un tema específico.
  • A los diferentes llamados a exámenes se presentan mucha cantidad de alumnos, principalmente en Universidades Públicas (especialmente en la UBA). Por ello, a la hora de ir a rendir, deberemos tener mucha paciencia, ya que suele haber demoras.
  • Realizar algunos ejercicios de respiración o técnicas de relajación previo a entrar a rendir, puede ser de gran ayuda frente a este tipo de situaciones estresoras.

En resumen

Los exámenes finales son instancias con las que todo alumno se enfrenta (o deberá enfrentarse en algún momento) durante su trayectoria por sus estudios superiores. Ante ello, es recomendable tener presente ciertos elementos a la hora de preparar uno, como ser: el formato del examen, la organización del material, establecer un cronograma de estudio, la elección del llamado a examen y/o estudiar con otros/as estudiantes.

También recordar que es un espacio más de aprendizaje y al que concurren muchos estudiantes, por lo que es vital ser paciente. Los ejercicios de respiración y relajación, pueden ser una gran herramienta.

Así, utilizar algunos o todos estos elementos, pueden permitirte afrontar con mayor éxito, los tan temidos exámenes finales.

¡Espero te sea de utilidad esta información y que puedas aplicar estos consejos ante tu próximo examen final!


Si te gustó este artículo, por favor compártelo con todo el mundo. Y si tienes alguna duda, consulta o quieres contar tu experiencia con los exámenes finales, puedes dejar un comentario al final del artículo.

Aprovecho para invitarte a participar de las redes sociales de Mentes Liberadas, donde todos los días compartimos recursos y herramientas para estudiantes.

¡Hasta el próximo artículo!

Deja un comentario

avatar
1024
Lucía Florencia Alzarán
Soy Licenciada en Psicología (UBA) y estudiante de Psicopedagogía. Trabajo actualmente en el área educativa, fundamentalmente en inclusión. Inquieta por naturaleza, soy un ser en constante aprendizaje y amateur de múltiples disciplinas. Vivo en Buenos Aires, Argentina.