El miedo a los exámenes y cómo superarlo

miedo a los exámenes

Es natural que sientas nervios antes de enfrentarte a un examen, pero a veces los nervios se convierten en miedo y el miedo te bloquea por completo o te hace evadir tu responsabilidad. El miedo a los exámenes es algo que padecen muchos estudiantes universitarios.

Según estudios recientes 1 de cada 4 estudiantes experimenta miedo a las evaluaciones. Esta tendencia se viene acrecentando en los últimos tiempos. La presión de rendir llega en algunos casos a ser tan alta que algunos estudiantes abandonan sus carreras.

En este artículo vamos a ver cómo tratar este problema cada vez más común.

Los tipos de miedo

El miedo se puede manifestar de varias maneras. La más común se da en los momentos previos, hasta que recibes la hoja impresa con el examen. Este miedo es el más natural de todos y es en realidad ansiedad. Casi todos los alumnos lo padecen y no hay que prestarle mayor importancia.

Existe también otro miedo que está presente los días previos a la prueba y que puede tener una mayor manifestación los dos días anteriores o la noche anterior. Un dolor de estómago, aceleración del pulso, falta de apetito pueden ser algunos síntomas.

Por supuesto que depende de cada persona. Los pensamientos que se cruzan suelen ser negativos con respecto a los resultados que se obtendrán y luego aparece el miedo al fracaso.

El miedo previo a un examen es natural, sin embargo, cuando te bloquea y provoca que no te presentes a rendir, se convierte en un problema.

Es en estos casos en los que puedes llegar a pensar en no presentarte a la evaluación o incluso a reconsiderar tu carrera.

En algún punto esto tiene sentido porque si observas que cada vez que tienes un examen padeces de forma psicológica y física, entonces para qué torturarte.

Aunque pensar de esa manera es en realidad erróneo porque este tipo de miedo es algo con lo que tendrás que convivir toda tu vida. Por eso es mejor domarlo.

Hay otro miedo que aparece en el momento exacto de rendir. Es el que te paraliza y hace que todo lo que has estudiado durante semanas se te olvide en una fracción de segundo. Es tal vez el peor de controlar y el que puede echar a perder toda tu carrera.

Veamos a continuación algunos consejos para evitar o apaciguar estos miedos.

10 consejos para evitar el miedo a los exámenes

1. Entiende que el fracaso es parte del aprendizaje

Yo sé que puede ser difícil de asimilar para ti. Especialmente si tenías un rendimiento brillante en la escuela secundaria. Pero ya lo expliqué en la nota Levantarse tras un fracaso en los estudios. Aprendes de los errores y tienes que tomar como algo natural un resultado adverso cada tanto (o incluso seguido).

2. Rinde muchos exámenes

La mejor forma de que le pierdas el miedo a algo es enfrentándolo. Y cuantas más veces mejor. Con el miedo a los exámenes es igual. Cuantos más exámenes rindas e incluso en cuántos más desapruebes, menos miedo les tendrás en la próxima oportunidad.

3. Piensa en positivo

Seguramente estarás pensando: Qué fácil es decirlo, pero nada fácil hacerlo. Claro que no, a veces lleva tiempo. Tener pensamientos positivos respecto a cualquier asunto es algo intrínseco a nuestra personalidad, lo cual nos lleva al próximo punto.

¿Tiendes a pensar que todo va a salir mal? Intenta cambiar el enfoque y pensar en positivo. Sí, es difícil, pero haz el esfuerzo.

4. Mantén tu autoestima alta

Si tienes confianza en lo que haces y crees en tu valor, cambia tu forma de pensar y verás lo positivo en todo. Incluso a la hora de rendir un examen.

Nunca pienses en tu calidad como ser humano o como persona exitosa en función de los resultados de los exámenes. Esto es especialmente importante si estudias carreras difíciles como Medicina o Ingeniería.

5. Haz ejercicios de respiración

No hace falta que aprendas técnicas milenarias, tan sólo relájate y respira hondo cuando te aparezcan esos dolores de estómago.

6. Desdramatiza los exámenes

Uno de los problemas que hace que tengas miedo a los exámenes es que les das mucha importancia a ellos.

Intenta cambiar la manera de pensar con respecto a las evaluaciones. No es fácil a veces. En muchos casos hasta que no te ocurre algo realmente malo en tu vida personal no te darás cuenta de tu ingenuidad al preocuparte tanto por algo tan irrelevante como una prueba.

Te recomiendo el artículo Carrera, vida y prioridades al respecto.

Un examen es solo una instancia de evaluación. La vida te pondrá retos mucho más difíciles y angustiantes.

7. No dejes que el estudio sea tu única actividad

Si lo único que haces es estudiar, entonces puedes llegar a sentir demasiada presión a la hora de rendir. Porque si te va mal, lo primero que piensas es “lo único que hago es estudiar y lo hago mal” y puede que sientas que todo lo que haces lo haces mal.

Busca alguna otra actividad para realizar. Un trabajo de medio tiempo donde te sientas útil puede ayudarte a superar esto.

8. Da un paso adelante con valentía

Cuando algo dentro tuyo te diga que es mejor evitar la prueba, ahí debe aparecer tu lado valiente y hacerse cargo de la situación. En general, tienes que presentarte siempre, aún cuando creas que tú preparación no es la mejor.

Te recomiendo el artículo Exámenes: ¿Presentarse sin preparación?

9. Da el examen con tranquilidad

La mejor técnica que he encontrado para los minutos previos de un examen es pensar qué voy a estar haciendo en cuanto lo entregue, o esa misma noche.

Situarme mentalmente en un lugar pacífico me tranquiliza el espíritu. También me funciona pensar que ya hice todo el esfuerzo que había que hacer y que lo que resta es hacer el examen “lo mejor que pueda”.

Prueba hacer algo así la próxima vez. De esta manera te restarás responsabilidad. Recuerda la frase “La suerte está echada” del emperador Julio César.

Una vez que ya estás dando el examen no tienes más alternativa que intentar rendirlo de la mejor manera.

10. Consulta con un especialista

Si los miedos, la ansiedad y los síntomas físicos son demasiado fuertes, entonces estás ante un caso que requiere la atención profesional. Ve al médico y explica tu problema. Un especialista te podrá decir qué padeces e indicarte un tratamiento.

Que el miedo a los exámenes no te paralice

Hasta aquí los consejos para poder controlar estos nervios. Lo más importante que me queda decirte es que no te paralices.

Toma cartas en el asunto en cuanto veas que empiezas a evadir las instancias de evaluación. Si dejas pasar este problema, lo puedes acumular por meses o incluso años.

Y por último, si has llegado hasta aquí porque tienes que rendir un examen próximamente y tienes miedo, voy a motivarte con el siguiente video.

Es de la película Karate Kid 3, que no será una película memorable, pero esta escena vale la pena. Dura 31 segundos.

Mírala y aprende la sabia lección del Sr. Miyagi acerca del miedo.

¿Y tú? ¿Tienes miedo a los exámenes? Me gustaría mucho que comentes tu experiencia respecto a este tema. ¿Cómo manejas la ansiedad previa a un examen? ¿Has evitado presentarte a exámenes a último momento producto del miedo? Déjame un comentario y cuéntame tu historia.

Si te gustó este artículo, por favor compártelo con todos los estudiantes que conozcas.

Te invito a que sigas a Mentes Liberadas en las redes sociales y a que te suscribas al newsletter.

Gracias por tomarte el tiempo de leerme.

Me despido hasta la próxima.

guest
16 Comentarios
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese