8 claves para preparar un final en la universidad

preparar un final en la universidad

Los finales son los que más nerviosos ponen a los estudiantes. La posibilidad de enterrar para siempre una materia está muy cerca, pero también echar todo a perder si te va mal. ¿Es tu caso? En esta nota, una guía simple y efectiva para preparar un final.

1. Arma el temario de la asignatura

Ya te conté cómo se hace en la nota Cómo preparar un temario para un examen. La idea es que pongas en un par de hojas de papel todo lo que tienes que estudiar.

Lo mejor es que lo hagas durante la cursada así no tienes que hacerlo todo al final, algo que ya te expliqué en el artículo Temarios dinámicos. De todas formas, si lo haz hecho durante la cursada no viene mal repasarlo y chequear.

2. Recopila exámenes ya tomados

Es fundamental para preparar un final. Hazlo siempre que tengas que dar algún examen sea final o parcial. Siempre tienes que tener una idea de a qué te vas a enfrentar. Cuantos más finales tengas, mejor. Recuerda repasar el artículo 11 preguntas a responder antes de presentarse a un examen.

3. Haz un cronograma

Hacer un cronograma para preparar un final no significa que tienes que preparar un cuadrito lindo para colgar en la pared.

No. Tienes que tomar el temario y repartir los temas en jornadas completas.

Si no tienes la posibilidad de estudiar todo el día, deberás asignar un número de horas fijas para preparar el examen.

Si armas bien el cronograma evitarás llegar a la noche previa al final estudiando con desesperación y teniendo que tomar una jarra entera de café para no dormirte.

4. Deja dos días de repaso previo al examen

Sí, así de clarito. Dos días antes del examen tienes que tener todos los temas estudiados y aprendidos. El tiempo que resta será de repaso y para leer algún tema periférico que pueda darte mayor nivel en la comprensión de la asignatura. Esto último es útil si el examen es oral.

Siempre es conveniente que dejes un tiempo entre el último tema que estudias y la fecha del examen. Esto te ayudará tanto para incluir un tema que haya quedado afuera como también para que llegues con energías.

5. Respeta el cronograma

Empieza la jornada de estudio mirando el cronograma, fíjate qué es lo que tienes que estudiar ese día y comienza a hacerlo.

Si no llegas a estudiar algo, déjalo para el otro día. Pero ese ajuste del cronograma hará que algún día tengas que compensarlo estudiando un poco más. De todas formas, de última siempre tendrás esos dos días previos al examen donde no hay temas asignados.

Pero no te confíes demasiado en ellos. Si se te acumulan muchos temas para esos dos días, no llegarás.

6. Equilibra el estudio con el descanso

Algunos finales son terriblemente pesados y llevan semanas prepararlos. No puedes dejar de vivir por eso. Tienes que equilibrar tu vida normal con el estudio. Asimila los temas día a día y realiza pausas para distenderte.

Lo importante es que no llegues a los últimos días con agotamiento físico ni tampoco con hartazgo de la materia. No es bueno estudiar hasta agotarse previo a un examen. Y eso me lleva al siguiente punto.

7. Aprieta el acelerador los últimos días

Si haz hecho todo bien, los últimos días de estudio tendrías que tener suficiente energía para meterte de lleno en el examen. Es aquí cuando más te concentrarás y podrás excederte con los tiempos de estudio. La concentración en este momento y hasta el examen tiene que ser máxima.

En los últimos días de estudio tienes que poner todo el empeño posible por incorporar los conceptos que faltan.

8. Ten confianza y mantener una visión positiva

Es más necesario que en cualquier otro examen, puesto que los finales suelen ser más duros y en ellos a veces te juegas mucho: puede ser un semestre o un año de estudio. Y es demasiado tiempo como para que no sientas la presión.

Tienes que mantenerte optimista. Te recomiendo que repases el artículo formas de motivarse para estudiar mejor y Música para preparar un examen.

Preparar un final es importante

Resumiendo, tomarte el tiempo para preparar un final puede hacer la diferencia no sólo entre aprobar y no aprobar. Se trata también del proceso de estudio. La idea no es sufrir hasta el examen sino ir ganando confianza poco a poco. Con una buena preparación esto es posible.

Fuente imagen principal:

Illustration by Freepik Stories

50 Shares:
guest
1 Comentario
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Agustina
Agustina
4 months ago

Gracias por esto, me re ayudo, estaba muy perdida y ahora estoy mas tranquila, mil gracias a vos!!!

Quizás también te interese