Cultura

9 desafíos culturales para hacer en un mes

Todos quieren tener más cultura general. El problema es que no todos están dispuestos a salirse de la zona de confort y comenzar a consumir más cultura. Siguen viendo siempre las mismas películas de superhéroes y robots. O siguen leyendo los mismos bestsellers huecos de siempre, esos que son todos iguales. Y cuando hay posibilidad de salir, ni piensan en una actividad cultural. Por eso en esta ocasión vamos a presentarles 9 desafíos culturales para comenzar a ampliar un poco el horizonte y volverse más culto.

1. Leer un libro clásico

desafios culturales leer un libro clásico

Es difícil definir a un libro como clásico, pero nos estamos refiriendo generalmente a una novela de ficción que tenga ya unos cuantos años y sea una referencia de su género. No hace falta que busquen la novela más larga de la historia porque si el desafío hay que cumplirlo en un mes, quizás no lleguen a terminarla. Hay muchos libros clásicos que se sorprenderían por lo cortos que son.

Si no saben cuál elegir, hay muchos autores interesantes: Gabriel García Márquez, Jane Austen, Mark Twain, Oscar Wilde, Julio Cortázar, Agatha Christie y muchos más. En Mentes Liberadas hemos hablado de dos clásicos de la ciencia ficción hasta el momento: Crónicas Marcianas y Fahrenheit 451, de Ray Bradbury.

2. Ver una película en blanco y negro de cine clásico y sonoro

desafio cultural ver cine clasico sonoro

Una película en blanco y negro es como una película en colores, solo que… en blanco y negro. No hay nada de malo en ello y aunque sé que a muchos les asusta el solo pensar en ver una película así, les tengo que decir que no tienen de qué asustarse. No sólo eso. Se están perdiendo el mejor cine que existe: el cine clásico.

Así que en este segundo desafío, basta con sentarse una mañana, una tarde o una noche y mirar una película en blanco y negro de cine sonoro. Puede ser de Hollywood, o del país que sean. Lo importante es que sea clásica.

Yo siempre les voy a recomendar Casablanca (1942) como una película que puede ser la gran entrada a este cine. Pero si no les gusta mucho el género de la película, les recomiendo también ¡Qué bello es vivir! (It’s a Wonderful Life, 1946), Vacaciones en Roma (La princesa que quería vivir, en España, de 1953), El Tercer Hombre (The Third Man, 1949) o, una de mis favoritas, La Noche del Cazador (The Night of the Hunter, 1955).

3. Ver una película muda

desafios culturales - ver una pelicula muda

Si en el punto anterior hablábamos de cine clásico y “sonoro”, es por algo. Antes del cine sonoro existió el cine mudo. Y aunque les cueste creerlo, hay películas mudas muy buenas. A diferencia del cine clásico sonoro, cuesta un poco entrar en ritmo con el cine mudo. Sin embargo, en unos minutos van a descubrir que se van a olvidar completamente de que nadie habla. La música compensa esa carencia y los carteles de texto aclaran las situaciones que hacen falta.

Las películas de Charles Chaplin y Buster Keaton son quizás las mejores para recomendar. Dos actores de comedia que fundaron cada uno una forma similar y a la vez distinta de hacer reír. Ambos a través de su humor físico. Pero no puedo dejar de nombrar Metrópolis, la película de Fritz Lang, de 1927. Una obra maestra de la ciencia ficción y que inspiró a muchas otras películas posteriores. Si les gusta el terror, no pueden dejar de ver Nosferatu, de F.W. Murnau, de 1922.

4. Ir a ver una obra de teatro

desafios culturales obra de teatr

El teatro es una experiencia totalmente diferente si la comparamos con el cine. Cada función es irrepetible y estar ahí, se convierte en un momento especial. Si nunca fueron al teatro, se están perdiendo un mundo cultural enorme.

Si piensan que ir al teatro es caro, tengan en cuenta que hay muchas compañías de teatro en teatros barriales que no cobran entrada o que la entrada es a voluntad. Es cuestión de ponerse en contacto con el circuito cultural del lugar donde viven.

Aunque la oferta teatral del lugar donde estén sea amplia, siempre es preferible ver una obra clásica o alguna exitosa, para que sea un primer paso. Quizás convenga dejar el teatro más experimental para más adelante.

5. Asistir a un evento cultural

Todas las ciudades tienen eventos culturales. Exposiciones, muestras, ferias, de todo. Como pasa con el teatro, es cuestión de entrar en ese mundo de artistas y aficionados que se mueven en el ámbito cultural. La primera idea para estar al día en cuanto a eventos de este tipo es ingresar al sitio web del país o la ciudad donde viven y buscar si hay algún tipo de agenda cultural.

Si están en Argentina, especialmente en Buenos Aires, en Mentes Liberadas tenemos la sección de Eventos donde anunciamos algunos de los eventos educativos y culturales que se están por llevar a cabo.

Hay que estar atento para ver cuándo son y luego… hay que ir. Tengan en cuenta que muchos de estos eventos culturales duran uno o dos días solamente.

6. Visitar un museo

desafios culturales ir a un museo

Los museos están abiertos todo el año, no solo para La Noche de los Museos. Si bien hay muchos tipos de museos, en esta entrada hacemos hincapié principalmente en los museos de bellas artes. Ver pinturas, esculturas y puestas artísticas es distinto.

Sin embargo también se pueden considerar los museos de historia, puesto que es fuente de mucha cultura ser conocedor de esta disciplina.

7. Escribir un cuento corto y publicarlo

desafios culturales escribir un cuento corto y publicarlo

Si hablamos de desafíos culturales no nos podemos quedar sólo con leer y mirar. ¿Por qué no podemos hablar también de escribir? Un cuento corto no necesita más de dos carillas. O incluso menos, si logran en ese espacio concretar una idea.

Escribir es una forma de desarrollar la creatividad. De hacer que las ideas fluyan. Lo mejor de todo es que no se necesita absolutamente nada. Solamente sentarse al teclado o a la mesa con un bolígrafo y comenzar a escribir una historia.

Luego, para publicar lo escrito, pueden hacerlo en su blog, o crearse una cuenta en plataformas como Medium, que sirven para expresar ideas y compartir historias.

8. Escuchar una lista de reproducción completa de música clásica

La música clásica le gusta a todo el mundo. Solo que muchos todavía no lo saben. No hace falta detener todas las tareas para ponerse a escuchar una lista de reproducción completa. Alcanza con dejarla de fondo mientras se estudia o se trabaja. Si no tienen una idea de dónde escuchar una, les dejo el enlace a música clásica para estudiar.

9. Convertirse en turista en tu propia ciudad por un día

desafios culturales - convertirse en turista en tu propia ciudad por un día

Salvo que seas de algún pueblo o ciudad muy pequeña, seguramente has visto a muchos turistas recorrer tu ciudad y conocer su historia. ¿Nunca pensaste que quizás esos turistas han terminado sabiendo más que tú sobre tu propia ciudad?

Para poner remedio a eso, basta con convertirse en un turista de tu propia ciudad por un día. Algunas ciudades, como es el caso de Buenos Aires, tienen visitas guiadas gratuitas de algunos lugares destacados. Al igual que como decíamos en los puntos anteriores, es cuestión de meterse en el mundo cultural, averiguar y finalmente… llevarlo adelante.

De última, siempre está la posibilidad de salir a caminar, recorrer y sacar algunas fotos. Intentar ver la ciudad de todos los días desde otro ángulo.


Hasta aquí los desafíos culturales. La idea es realizarlos en el transcurso de un mes. Van a ver que entre tantas cosas para hacer, van a descubrir alguna que les va a gustar mucho. Esa será para cada uno de ustedes, una ventana al mundo de la cultura.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.