consejos para redactar un texto
EstudioTécnicas de estudio

9 consejos para redactar un texto

Escribir un texto es algo que todo estudiante debe dominar. Pero también es algo que todo profesional no puede ignorar. Todos los días escribimos correos electrónicos, opiniones en foros y blogs, informes, trabajos prácticos y mucho más. Ya hemos visto la importancia de saber redactar en otra nota. Por eso en este artículo vamos a ver 9 consejos para redactar un texto de la mejor manera posible.

Hablaremos de textos en general. Estos consejos pueden servir para cartas, correos electrónicos, textos de promoción y de otros tipos.

Están recomendados principalmente para los que tienen muchas dificultades a la hora de escribir. Quienes dominen el arte de la redacción, pueden pasarlos por alto.

En primer lugar, me gustaría aclarar que si lo que tenemos que escribir es un informe o un trabajo práctico que tiene que tener un formato específico, entonces debemos guiarnos por las normas que apliquen.

1. Tener clara la idea general

Hay que empezar por el principio y hacernos las siguientes preguntas. ¿Para qué estamos escribiendo este texto? ¿Cuál es el objetivo? ¿Qué queremos expresar? Tenemos que saber las respuestas a estas preguntas porque si no, no vamos a llegar a nada claro.

Por otro lado, la idea tiene que ser simple y debe poder resumirse en una oración. Más allá de si el texto requiere que entremos en detalles, lo ideal es que la idea se pueda expresar en una sola frase. De esta frase saldrá seguramente un título adecuado. Algo que veremos después.

Cuando terminemos de escribir el texto tenemos que volver sobre estas preguntas y asegurarnos de haberlas respondido de forma satisfactoria.

2. Tener claro a quien va dirigido el mensaje

La pregunta que hay que hacerse aquí es: ¿Para quién va dirigido el texto? ¿A qué público apunta? ¿Es para una sola persona o para un grupo de personas? En base a estar preguntas, podremos seleccionar el estilo a usar a la hora de escribir. Es decir, definir si debemos mantener un estilo formal o podemos utilizar uno más informal.

De la misma forma, debemos definir si debemos usar o no lenguaje técnico. Obviamente si el texto es para un público general debemos evitar tecnicismos. Pero si es, por ejemplo, un texto para la universidad, deberían aparecer.

3. Formato y estructura

Ya aclaramos antes de comenzar con los consejos que si hay un formato a respetar, habrá que hacerlo. Si no lo hay, y tenemos la libertad de escribir, debemos definir una estructura.

Una buena idea es esquematizar las partes del texto. Si el texto que debemos producir es extenso, esto es prácticamente obligatorio. Descomponer la idea principal en ideas secundarias es una buena idea de plantear un esquema jerárquico y ordenado. El orden será clave para luego ir escribiendo el texto.

De esta forma, tendremos secciones, subsecciones o títulos y subtítulos.

4. Definir un título adecuado

Cuando hablábamos de tener la idea general en claro, mencionamos que eso nos podía servir para definir un título. Se supone que el título debe resumir de forma contundente el texto.

Depende lo que tengamos que escribir, a veces no necesitamos un título. Un comentario en un foro o en un sitio web no requiere título. Sin embargo, textos académicos si los requieren. Hasta un correo electrónico tiene título. Sí, es lo que llamamos Asunto.

Escribir un buen título puede demandar algo de tiempo. No crean que tiene que salir así de la nada. Siempre conviene escribir uno y tratar de mejorarlo.

Si estamos escribiendo un texto de promoción para llamar la atención de la gente, debemos buscar títulos especiales y que generen curiosidad. Utilizar preguntas en el título puede ser una forma de lograrlo.

5. Poner una introducción o presentación

Cualquier texto que vayan a escribir necesita siempre un primer párrafo o una primera sección a modo de presentación o introducción. Allí se puede resumir en líneas generales de qué se trata el texto.

Esa introducción puede ser fundamental, ya que en algunos casos puede hacer que el lector se enganche con el tema, o que por el contrario, decida abandonar su lectura.

6. Desarrollar las ideas en orden

Salvo que estemos escribiendo ficción o algún tipo de texto muy informal, lo ideal es siempre desarrollar las ideas en orden. Escribir una a continuación de la otra como para lograr explicar lo que tenemos que contar de una forma clara para quien lo lee. Como si fuera un razonamiento lógico.

Este orden puede aplicarse en líneas generales a todo el texto, como mencionamos en la parte de estructura. Pero a su vez, si el texto es muy largo, este mismo concepto se puede aplicar a cada sección.

7. Una idea por párrafo

A veces nos quejamos mucho de que la escuela no enseña cosas importantes. Sin embargo, esto es algo que sí se enseña y que los docentes repiten mucho. Es importante que al escribir en cada párrafo encerremos una idea principal.

Aquí podemos volver a pensar en hacernos preguntas para guiar la redacción. En este caso, ¿qué idea expresa este párrafo? ¿Para qué está escrito? Esta técnica también puede ser útil para luego, en la revisión, eliminar párrafos que no aporten mucho.

8. Conclusión o cierre al final

Así como al principio teníamos una introducción, al final tenemos que tener una conclusión o cierre. Dependiendo el tipo de texto esta conclusión puede ser un resumen de todo o una opinión personal.

Lo importante es que la conclusión no sea demasiado extensa. Está para redondear el concepto y no para añadir información.

9. Releerlo muchas veces para corregirlo

Aquí es donde mucha gente falla. Una vez terminado de escribir el texto hay que volver a leerlo. Una, dos, tres veces. Todas las veces que haga falta hasta que quede bien. En cada pasada que hagamos vamos a ir corrigiendo muchas cosas. Entre las ediciones que debemos hacer se encuentran:

  • Corregir las faltas de ortografía.
  • Mejorar el texto escrito siempre que veamos que sea posible.
  • Corregir errores de redacción.
  • Eliminar oraciones o párrafos que no aporten nada.
  • Reorganizar el texto si vemos que la estructura no es correcta o no tiene un balance adecuado. Esto podría pasar, por ejemplo, si tenemos cinco secciones y una de ellas ocupa el 95% del texto. Hay que intentar distribuir la información lo más equilibradamente posible.

Resumiendo

Para poder producir un texto es importante tener clara la idea principal y a quien va dirigido. Luego, hay que armar una estructura para distribuir la información. A continuación tomarse el tiempo necesario para dar con un buen título.

El texto en sí debe tener una introducción que sirva a modo de presentación. Luego, las ideas tienen que ir apareciendo en un orden lógico. Cada párrafo debe tener un sentido y expresar una idea principal. Al final hay que agregar una conclusión o un resumen de todo a modo de cierre.

Por último, no olvidar releer el texto todas las veces que sea necesario. Es necesario perfeccionarlo en cada pasada hasta que quede lo mejor posible.

Si les cuesta redactar, tengan esta guía a mano y les será difícil perderse la próxima vez que encaren la tarea de producir un texto.



Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.