5 consejos para cuando no entendés nada en clase
Universidad

5 consejos para cuando la clase no se entiende

Es bastante común en el ámbito académico concurrir a una clase y al salir no entender nada de lo que se explicó. Esto suele ocurrir, generalmente, en el primer año cuando aún el nivel de los alumnos no es parejo. A veces pasa simplemente porque el docente explica mal. Por ello, algunos podrán seguir la clase normalmente y otros, se perderán enseguida. El no captar ningún concepto puede resultar muy frustrante. Así que aquí veremos 5 consejos cuando la clase no se entiende.

1. Empezar desde cero

El conocimiento es como un edificio, no puede tener una estructura sólida si antes no tiene unos buenos cimientos. Muchas veces no se puede entender un tema porque hay deficiencias en los conceptos bases que se necesitan. La solución es volver hacia atrás y buscar cuál es la raíz del problema. Cuál es el tema que no se entiende.

Esto, tal vez, obligue a ir muy atrás y tener que volver a zambullirse en cosas que se vieron no en la secundaria, sino en la primaria. Sin embargo, lo bueno, es que no se necesitará mucho tiempo para volver a aprenderlo o para aprenderlo bien. En cuestión de días, se podrá volver sobre el tema que no se entendía, pero con unas bases mucho más sólidas que permitirán asimilarlo de forma fácil.

2. Releer apuntes antes de cada clase

Esto es clave para no perderse ni bien la clase comienza. Recomiendo que cada día que haya que cursar esa materia te tomes entre 20 y 30 minutos para sentarte y leer los apuntes desde el comienzo de la clase (o del tema que estén viendo) hasta lo último que se haya dado. Cuando digo leer, no digo una lectura por encima a modo de repaso, sino una lectura profunda deteniéndose en cada concepto. Esto hará que en el momento de empezar la clase recuerdes perfectamente qué estaba explicando el profesor.

3. Buscar un libro de referencia

Siempre es conveniente tener un libro que explique los mismos temas que el docente. Ahora, cuando la materia resulta difícil, es indispensable. Recuerden que los estudiantes debemos estudiar de los libros. Si la clase no se entiende, tal vez se entienda el libro. Si la explicación del libro no se entiende en primera instancia, tal vez luego de releer varias veces sí lo haga. Además, los libros tienen ejemplos, gráficos sumamente detallados y están escritos por profesionales expertos de la materia.

Los libros permiten tener una referencia confiable respecto a los temas de la asignatura.

4. Intensificar el estudio de esa materia

Generalmente cuando la clase no se entiende puede ser porque la materia sea difícil en sí misma. Entonces no queda alternativa más que intensificar el estudio. ¿Y esto a qué se traduce? A una sola cosa: más tiempo de estudio. Más lectura, más repaso, más ejercicios, más reuniones de grupo, más investigación, más libros y manuales.

5. No bajar los brazos

La frustración de ir a una clase de dos, tres o cuatro horas y salir sin entender nada puede herir los sentimientos y la determinación de un estudiante en plena carrera. No hay nada más desmotivante, que hace ver que todo es cuesta arriba y que la clase, como herramienta de aprendizaje, en vez de ser eso, pasa a ser una especie de martirio angustiante. Si bien esto es así, puede solucionarse con trabajo, siguiendo los consejos anteriores y fundamentalmente cambiando la actitud pesimista por una más positiva.

1
Deja un comentario

avatar
1024
1 Comment threads
0 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
1 Comment authors
Alberto Recent comment authors
Alberto
Guest

Buen artículo, en lo personal agregaría que no hay que desesperarse ni ponerse nervioso. La desesperación y los nervios en un estudiante suelen estar presentes en los momentos en que uno no entiende nada, me ha pasado y seguramente a mas de uno también. Es una sensación horrible, es como si te estuvieran hablando en chino básico 😛

Saludos.

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.