esfuerzo no alcanza
BienestarMotivación e inspiración

Universidad: Cuando el esfuerzo no alcanza y los resultados son malos

Puede que alguna vez te haya ocurrido. Tal vez en estas últimas fechas de exámenes o a lo mejor durante este último año. Estudiar mucho, cumplir con todas las responsabilidades, sacrificar tiempo libre y recreativo con el objetivo de aprobar una o varias materias. Hacer todo perfectamente bien, dar el mejor esfuerzo de uno, pero quedarse con las manos vacías.

Desde niños nos dicen que hay que esforzarse para obtener aquello que queremos lograr. Parece ser una regla de oro: cuanto más esfuerzo, mejores resultados. Pero luego experimentamos algo distinto.

Para los universitarios, el esfuerzo parece tener que ser una constante siempre, pero no garantiza los resultados. Es decir, es condición necesaria pero no suficiente. Lo que ocurre es que existen otras dos variables que entran en juego a la hora de obtener resultados. Veamos cuáles son y qué tanto las podemos manejar.

Inteligencia

Si lograr aprobar una materia fuera como lanzar una flecha a un objetivo, el esfuerzo que ponemos día a día sería el equivalente a la potencia, y la inteligencia sería la puntería. Pensar qué estudiar es tan importante como estudiar. La inteligencia aplicada a lograr nuestros objetivos consiste en determinar a qué asuntos dedicarle más esfuerzo.

Hay que recordar que nuestro sistema educativo funciona en base a exámenes y que la única forma que tenemos de demostrar lo que sabemos es aprobándolos. Por eso hay que remarcar que debemos convertirnos en aprobadores de exámenes, además de estudiantes. La inteligencia se manifiesta en la capacidad de preparase para la evaluación, más allá del aprendizaje de los temas.

Hay una gran cantidad de artículos en Mentes Liberadas, de los cuales pueden servirse para mejorar en este aspecto: Claves para preparar un final y Cómo resolver un examen de opción múltiple son ejemplos de ello.

Suerte

La suerte juega a veces a favor y a veces en contra. Si se venía tomando siempre el mismo tipo de examen y justo cuando te fuiste a presentar cambiaron, entonces tuviste mala suerte. Si venías estudiando bien y llevabas las materias al día y de pronto te enfermaste, entonces nuevamente tuviste mala suerte.

Siempre hay un factor de suerte que incide en el resultado. Nuestro objetivo como estudiantes es reducirlo.

Los sucesos inesperados que minan nuestro recorrido al éxito pueden dejarnos con las manos vacías, sin embargo eso no quiere decir que cualquier evento nos pueda destruir. Debemos tener algún plan B por las dudas.

Lo mejor es que siempre  sobre algo de tiempo sea cual sea el objetivo que estamos persiguiendo. Por ejemplo, para preparar un examen o un trabajo práctico tenemos que armar un cronograma donde queden algunos días de margen por si ocurre algo inesperado.

No descreer del esfuerzo

Una conclusión que puede sacar alguien que le fue mal después de poner mucho empeño es que esforzarse no sirve para nada. No hay nada más errado que eso. Lo que hay que recordar es que el esfuerzo requiere ir acompañado de inteligencia y un poco de suerte.

Si esta vez no te fue bien, seguro las cosas mejorarán la próxima. Enfocando el empeño en la dirección y el sentido correcto, lograrás los objetivos que te propongas.

Esforzarse y obtener malos resultados no significa que no haya que esforzarse.

Se puede hacer todo bien y aún así perder

Por último quiero cerrar con un breve video. Es de la serie Viaje a las Estrellas: La Nueva Generación.

En este capítulo, el androide de la nave Enterprise, Data, cae derrotado en una partida de un videojuego de estrategia futurista ante un presumido jugador experto.

Dada su capacidad avanzada para procesar información, Data está seguro de haber hecho todos los movimientos de forma correcta. Sin embargo, perdió.

Luego de su derrota, Data, quien se consideraba infalible hasta ese momento, se siente inseguro. No acepta seguir realizando sus actividades por miedo a cometer una equivocación que pueda costarle caro a la tripulación del Enterprise.

En ese contexto, se da el siguiente diálogo con el experimentado Capitán de la nave, Jean-Luc Picard. La respuesta y la lección de vida del Capitán es oro puro.

Los invito a que vean el video y reflexionen.

 

5
Deja un comentario

avatar
1024
3 Comment threads
2 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
4 Comment authors
AnonimaaakikioAlejandro De LucaAnonima Recent comment authors
Anonima
Guest
Anonima

Así es, estoy inundada de frustración.
Estudiante full time, coleccionista de mediocres seis.
Profesional en tirar currículum, y no conseguir nada.
Mientras que otros hacen menos, sigo acá, estudiando enojada, esperando un laburo, siguiendo, esperando

kikio
Guest
kikio

Creo que hay que parar un poco con la actitud positiva, con las aspirinas. No todos los seres humanos podemos ser médicos/abogados. Otros ni siquiera pueden darse el lujo de estudiar otra carrera menos demandantes. Sin genética estudiantil es imposible esperar una buena relación Esfuerzo/Resultados en la vida universitaria.
Creo que hay que empezar a entender nuestras limitaciones y actuar acorde a ello. Ver que podemos hacer y lo que no.
Todos no pueden todo. La disciplina no lo es todo tampoco.

Anonimaaa
Guest
Anonimaaa

Me siento super mal, reprobe un solo cramo en la universidad y juraba que ese ramo por reprobarlo no me atrasaria por un año, pero no la peor noticia fue que si me reprobaria un año y que ademas cambiaron la malla de la carrera,por eso me perjudico, porque en años anteriores si reprobabas ese ramo no te atrasaba un año ya que no es requisito de nada.
Jamas habia reprobado ningun ramo y me esforce, estudie mucho y aun asi me faltaron dos desimas para aprobar el ramo

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.