Cómo resolver un examen de opción múltiple: 8 consejos vitales

El examen de opción múltiple es un viejo conocido para cualquier estudiante. Seguramente en algún momento te topes con alguno así. Los docentes los utilizan porque son fáciles de tomar y rápidos de corregir.

En este artículo, te cuento algunos tips para tener en cuenta a la hora de resolver estos famosos exámenes también conocidos como Multiple Choice.

Los exámenes de opción múltiple se suelen utilizar en instancias eliminatorias, donde se tiene un alumnado numeroso y se necesita filtrarlo.

Cada pregunta del examen consiste en un breve enunciado y dos o varias alternativas de respuesta.

El alumno siempre debe marcar una única opción para responder. En algunas pruebas, es necesario adjuntar hojas escritas donde se justifiquen las respuesta, pero en la gran mayoría, no.

Veamos algunos consejos para encarar este tipo de exámenes.

1. Descarta opciones

Cuando te enfrentas a una pregunta, puedes ir descartando aquellas respuestas que tienes seguridad que no pueden ser correctas. De esta forma, aumentas la probabilidad de responder bien.

2. Ten cuidado con las respuestas incorrectas que restan

¡Cuidado! Algunos exámenes de opción múltiple penalizan al estudiante que contesta mal para evitar que responda correctamente al azar.

Por eso, tienes que saber qué tipo de examen estás haciendo para determinar si conviene o no arriesgarse a contestar cuando no tienes 100% de seguridad en alguna pregunta.

3. Sospecha de las respuestas fáciles

Recuerda que muchos de estos exámenes buscan la eliminación del alumno (en el sentido académico, por supuesto). Es por eso que se suelen ingresar respuestas o preguntas señuelos que buscan confundirte.

Tienes que tener cuidado cuando veas alguna pregunta con respuesta muy fácil.

4. Contesta primero lo que sabes con certeza

Primero, asegúrate de responder todo aquello que sabes bien y que no tienes dudas al respecto.

Luego, calcula la nota que estarías obteniendo. Intenta definir si ya obtendrías un aprobado o si necesitas contestar más. Esto está relacionado con el punto 2, donde te conté que podía haber respuestas incorrectas que resten nota. Debes decidir si conviene seguir respondiendo o no.

5. Oculta las opciones y piensa la respuesta

Lo malo de ver las opciones es que puede influenciarte sin que te des cuenta. Una buena idea para evitarlo es ocultar las opciones cuando lees la pregunta e intentar responderla. Luego, miras las opciones y revisas cuál está más cerca de tu respuesta.

6. Responde lo que queda del examen al azar

Si no hay respuestas incorrectas que puedan restar o porcentajes mínimos de respuestas correctas o incorrectas, entonces toda aquella pregunta que no sepas deberás responderla al azar porque puede haber alguna posibilidad de que lo hagas bien.

7. Prueba cada opción múltiple

Como si fuera un rompecabezas y estás buscando qué pieza encaja mejor.

Cuando no sabes bien la respuesta, puedes tomar cada opción e incluirla en el contexto de la pregunta, ¿cómo se relaciona? ¿cómo encaja? Eso puede ayudar a encontrar la respuesta correcta.

8. Ten cuidado con las palabras del enunciado.

Si la pregunta dice “cuál de las siguientes opciones NO es…” tienes que prestar atención en ese “NO” que está negando la proposición. De la misma manera, debes tener cuidado con las generalizaciones.

Multiple choice y el tiempo

Muchas veces los exámenes multiple choice se toman en períodos de tiempo cortos para poner a prueba el dominio del alumno. Si es el caso de una evaluación que tienes que dar, te recomiendo entonces el artículo sobre cómo rendir un examen contra reloj.

Esto ha sido todo por este artículo. Espero que te sea de ayuda.

Te invito a seguir a Mentes Liberadas en las redes sociales y a que te suscribas al newsletter para recibir las novedades del sitio en tu correo electrónico.

Gracias por leerme.

Hasta la próxima.

guest
17 Comentarios
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese