Cómo estudiar en verano cuando hace mucho calor

estudiar cuando hace mucho calor

El verano no es una estación provechosa para estudiar. Las altas temperaturas complican el normal desarrollo de las actividades escolares. Es por eso que se elige esta época para hacer el receso en los estudios. En este artículo vamos a ver qué puedes hacer para estudiar cuando hace mucho calor.

¿Quiénes estudian en verano?

Más allá de que es una etapa de recesos, no son pocos los que deben estudiar durante el verano.

Entre ellos, estudiantes de primaria y secundaria que adeudan materias, universitarios que deben preparar finales para las fechas de febrero y marzo. También los universitarios que cursan en verano y algún otro estudiante que esté buscando adelantar alguna materia.

Estudiar con mucho calor

Hay alguna diferencia entre estudiar con calor y estudiar soportando temperaturas altísimas.

En mi opinión, existe un límite tolerable que de excederse hace que las actividades no puedan desarrollarse de forma natural. ¿Cuál es ese límite?

Bueno, no puedo establecerlo en función del termómetro. Es decir, no hay un número que indique que ya hace demasiado calor para estudiar.

Podría decir que cuando la temperatura pasa los 30º C las cosas ya se empiezan a poner más difíciles, pero como entran en juego otras variables como la humedad, prefiero basarme en algunos “síntomas” que aparecen cuando el calor empieza a ser excesivo. Veamos cuáles son.

Síntomas de que hace demasiado calor para estudiar

Transpiración que gotea

Me refiero a cuando estás leyendo inmóvil o escribiendo y sientes que de tu frente o por tu espalda empiezan a correr gotas de transpiración.

Si estuvieras trotando o haciendo gimnasia sería natural, pero estar inmóvil y transpirar es un síntoma de que hace demasiado calor.

Sensación de pesadez y agobio

Cuando aparecen la sensación de pesadez y agobio, que a veces puede ser muy ambigua, pero que generalmente se asocia a dolores de cabeza o de cuerpo en general.

Manos transpiradas

Cuando transpiran las manos si intentas escribir con un lápiz o una lapicera haciendo que el elemento resbale.

Este es el peor de los síntomas en mi opinión. Si escribes y el lápiz o bolígrafo empieza a salirse de tus manos, entonces sí, hace demasiado calor.

Tener las manos con mucho sudor hace difícil la tarea de estudiar.

Cuerpo pegajoso

De la misma forma, es probable que las hojas se te peguen a los brazos, producto del sudor que tienes en el cuerpo.

Consejos para estudiar cuando hace mucho calor

¿Qué puedes hacer si las condiciones no están dadas?

Una opción es aceptarlas y seguir adelante, pero no creo que sea lo mejor porque estarías estudiando en condiciones que no son óptimas, lo cual provocará un detrimento en tu rendimiento.

Pero hay más opciones, veamos algunas de ellas.

1. Busca un lugar fresco de la casa

Algunas habitaciones son menos calurosas que otras y eso se puede apreciar fácilmente. Incluso, dentro de una misma habitación hay distintos focos de temperatura.

Si tienes un perro, podrás ver como en verano se ubica siempre en los lugares más frescos de la casa.

Aquí la idea no es robarle el lugar a tu mascota, pero sí tratar de instalarte a estudiar en los lugares de tu casa donde haga menos calor.

2. Utiliza un ventilador

No me parece una gran solución, pero un ventilador (o dos) combinados con un lugar fresquito y una bebida bien fría puede hacer que el calor no se sienta tanto.

3. Usa aire acondicionado

La solución definitiva, sin dudas. Pero la realidad es que no todos tienen la ventaja de tener uno y no todos tienen la posibilidad de encenderlo todo el tiempo porque el consumo de electricidad es bastante elevado.

Una buena idea es usarlo pero no generar la Antártida en tu habitación, sino mantenerlo en unos 24º C.

Si utilizas aire acondicionado ten en cuenta los cambios bruscos de temperatura para no pescarte uno de esos resfríos de verano.

4. Ve a estudiar a otro lado

Un lugar donde tengan aire acondicionado, o donde esté bien fresco. Puede ser tu centro de estudios, universidad, escuela, si es que abre en verano. Otra posibilidad es buscar alguna biblioteca.

Algunas bibliotecas ofrecen espacios grandes y frescos.

5. Cambia el horario de estudio

Estudiar por la noche puede ser una solución muy eficiente. Además de evitar las altas temperaturas de la tarde, la noche ofrece silencio y pocas distracciones ya que la mayoría de la gente duerme a esa hora.

Estudiar en verano es posible

Si a alguna de estas opciones le sumas beber líquidos fríos, tomar helado y mojarte el cuerpo periódicamente (el rostro, la nuca y las muñecas), estarás sumando más recursos para mantenerte a una temperatura aceptable para llevar adelante tus actividades.

No hay mucho más para comentar. Si tienes que estudiar cuando hace mucho calor durante el verano, alguno de estos consejos que te conté te ayudarán para que el proceso no sea tan insoportable.

Esto ha sido todo por este artículo. Si te gustó, compártelo con otros estudiantes.

Suscríbete al newsletter de Mentes Liberadas y recibe tips de estudio, recursos educativos y contenido cultural en tu correo electrónico. Síguenos también en las redes sociales.

Gracias por leerme.

Hasta el próximo artículo.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese