examen-contrarreloj
EstudioHábitos de estudio

Consejos para hacer un examen contrarreloj

A lo largo de los años que dura una carrera podemos encontrarnos con algún examen en que hay que resolver ejercicios en tiempo récord como el mejor velocista olímpico. Este tipo de examen contrarreloj busca ver qué tan asimilados tenemos los temas de la evaluación. ¿Tenemos que pensar mucho para responder? Entonces no estamos a la altura del examen. La idea es que quien responda las preguntas o resuelva los problemas planteados, tenga todo tan claro que pueda hacerlo de forma rápida.

Veamos un poco cómo prepararnos y cómo enfrentarnos a este tipo de examen contrarreloj.

1. Obtener información del examen

Como decimos siempre, recopilar todos los datos que podamos sobre la prueba a la que nos vamos a enfrentar. En este caso, si sabemos que disponemos de poco tiempo, conviene enfocarnos en reunir información de cuánto tiempo es y cómo deberíamos, según los profesores, disponerlo. Es decir, averiguar cuánto deberíamos tardar con cada problema.

2. Hacer simulacros de examen

Ya vimos cómo hacerlos en el artículo Autoevaluación: simular un examen de verdad. Lo ideal es tomarnos el tiempo y ver qué tan rápido podemos resolver los problemas. Nuestro objetivo será el mismo que el de un corredor: bajar el tiempo.

3. Lograr mecanización al resolver

Hay que pensar los problemas, pero es muy seguro que tengan alguna parte bastante repetitiva. En ese caso, hay que lograr mecanizar la resolución para que eso salga con facilidad.

4. Llevar reloj al examen contrarreloj

Siempre hay que hacerlo, pero en este examen más que en ningún otro. Nos servirá para saber qué tan rápido estamos resolviendo y si nos estamos atrasando.

5. Sentarse adelante

O donde creamos que recibiremos primero el examen cuando se repartan. La lógica dice que si el profesor entrega los temas de adelante para atrás, entonces debe recogerlos luego de la misma forma. Pero uno nunca sabe. Así que lo mejor en estos casos es recibir el examen lo antes posible.

6. Asegurar el aprobado

Muchas veces, el docente que prepara este tipo de examen contrarreloj no espera que el alumno resuelva todo, sino que resuelva lo que sepa, eligiendo bien los ejercicios a hacer. Entonces, la idea es encarar la parte del examen que nos parezca más fácil y que más rápido creamos que podemos resolver. El resto, lo hacemos únicamente si vemos que nos alcanza el tiempo.

7. Controlar los nervios

Es probable que en algún momento nos trabemos al resolver. Que tengamos que pensar un momento antes de continuar. Es común que en ese momento, mientras pensamos, sintamos que los segundos se nos están escapando, como si tuviéramos que desactivar una bomba. A no desesperarse. Esa pausa puede ser importante para hacer bien el ejercicio. Recordemos que lo que buscamos no es solo hacer los ejercicios, sino hacerlos bien.

Última actualización el 2018-10-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.