Productividad

La regla 52/17 para aumentar tu productividad

Alguna vez hablamos de la Técnica Pomodoro, un marco de trabajo que consiste en organizar el tiempo de concentración en periodos de 25 minutos, con pequeños recreos de 5. Cada cuatro de estos períodos de concentración, también llamados Pomodoros, corresponde un descanso de 15 minutos. En esta ocasión, hablaremos de otro marco de trabajo que se puso de moda en los últimos tiempos y que sigue el mismo principio: la regla 52/17.

El origen de esta regla está basado en un estudio que realizó una empresa canadiense llamada Draugiem Group que tiene como principal producto a el sitio Draugiem.lv, la red social más importante de Letonia.

¿En qué consiste la la regla 52/17?

En dicha investigación, detectaron que los empleados más productivos eran aquellos que cada tanto se levantaban de su puesto de trabajo y descansaban un rato. El estudio concluyó que la mejor manera de trabajar es concentrarse en periodos de 52 minutos para luego tomarse un recreo de unos 17 minutos. Pero ese descanso debe ser completamente desconectado de la computadora. Nada de chequear el correo electrónico ni las redes sociales.

La regla 52/17 consiste en concentrarse en el estudio o en el trabajo durante 52 minutos y luego tomarse un recreo de 17 minutos.

Como ven, el principio es similar al de la Técnica Pomodoro, pero con tramos de concentración más largos y descansos mucho más extensos. Tengan en cuenta que si se descansa durante 17 minutos, luego de cada 52, la jornada laboral se reduce considerablemente. Sin embargo, el estudio afirma que es preferible esto ya que un trabajador que no descansa termina disminuyendo su productividad.

Aprovechar la regla 52/17 para estudiar

¿Qué pueden sacar los estudiantes de este estudio? Puede ser una buena idea realizar pruebas. Estudiar durante 52 minutos y hacer pausas de 17. En este caso, de lo que hay que alejarse puede ser de la PC, o de los libros y apuntes.

No es de extrañar que haya distintos estudios y distintas técnicas que apunten a lo mismo. Descansar la mente cada tanto es tan importante como concentrarse. Así que tómense un tiempo para distraerse y eviten terminar con la cabeza quemada. Será mejor para su salud y su productividad.

Para seguir leyendo

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.