Técnica Pomodoro: el método para aumentar tu concentración al estudiar

técnica pomodoro

En esta entrada te contaré de un metodología para administrar tu tiempo de trabajo o de estudio que se llama Técnica Pomodoro. Esta técnica te puede ayudar mucho si eres estudiante. Es cuestión de probar y ver si te resulta. Seguramente, si eres un procrastinador, el valor de esta herramienta que te presento aquí, será mayor.

¿No sabes de qué hablo cuando me refiero a la procrastinación? Revisa el artículo Procrastinación, la perjudicial costumbre de postergarlo todo.

Ahora sí, te explicaré de qué se trata la Técnica Pomodoro.

La Técnica Pomodoro

La Técnica Pomodoro fue desarrollada en la década del 80 por Francesco Cirillo. La idea es dividir el tiempo de trabajo en intervalos ayudándose por un reloj con el objetivo de optimizar la productividad y minimizar el tiempo desperdiciado.

Los intervalos de la Técnica Pomodoro

A cada intervalo de tiempo se lo denomina pomodoro y usualmente consiste en 25 minutos. La técnica te dice que tienes que determinar una lista de tareas a realizar (similar a las to-do list de GTD: Getting Things Done).

Como cada módulo es de 25 minutos y alguna tarea puede llevarte más tiempo, es recomendable que las dividas en tareas menores para hacerlas entrar en el pomodoro.

Cada módulo de concentración de la Técnica Pomodoro dura 25 minutos.

Luego, tienes que definir con cual empezar y dedicar el primer pomodoro a resolverla. Durante ese tiempo no debes hacer otra cosa que no sea intentar completar la tarea. La idea es que tu concentración sea máxima, sin ningún tipo de distracciones.

Si te resulta extraño el nombre, te cuento que “pomodoro” significa tomate en italiano. El creador de esta técnica, de esa nacionalidad, utilizaba un típico reloj de cocina con forma de tomate para aplicar la técnica.

Los descansos tras los pomodoros

Pasado los 25 minutos, tienes que descansar 5. En ese corto periodo puedes pararte, estirar las piernas, chequear las redes sociales, mirar por la ventana, navegar por internet o distenderte de la forma que prefieras. Sólo es importante que despejes tu mente de lo que estabas haciendo.

Luego del descanso, viene otro pomodoro de 25 minutos. Aquí nuevamente tienes que ocuparte de las tareas con la mayor concentración posible.

Una vez que has concluido los 4 pomodoros seguidos, es decir, dos horas seguidas de trabajo, tienes que hacer un intervalo de descanso más extenso. De unos 15 ó 20 minutos.

Los descansos cortos, entre pomodoros, son de 5 minutos y los largos, cada cuatro pomodoros, de 15 minutos.

Temporizador para controlar el tiempo

En todo momento, requieres un temporizador o un cronómetro con alarma para controlar el tiempo. Puedes utilizar uno de la PC o de un teléfono celular. También una hoja y un lápiz para anotar la cantidad de pomodoros.

Si te estás preguntando por qué estos bloques de tiempo duran sólo 25 minutos es porque existen algunos estudios que indican que la concentración del ser humano puede mantenerse en buen nivel durante ese lapso y que luego decae.

La Técnica Pomodoro para estudiar

Muchos trabajadores utilizan esta técnica para mejorar su productividad. Un estudiante puede aprovecharlo mejor a la hora de hacer un trabajo práctico o algún ejercicio. Para estudiar y memorizar, tal vez es preferible tomarse todo el tiempo necesario y no usar ninguna técnica en particular.

En siguientes notas voy a volver sobre este tema y a presentarte herramientas online para sacarle todo el jugo al “pomodoro”.

Esto ha sido todo por este artículo. Si te gustó, por favor compártelo. Te invito a que sigas a Mentes Liberadas en las redes sociales y que te suscribas a nuestro newsletter para recibir las actualizaciones del sitio en tu correo electrónico.

Gracias por tomarte el tiempo de leerme.

¡Hasta la próxima!

guest
2 Comentarios
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese