estudiar demasiado
BienestarTécnicas de estudio

5 señales de estudiar demasiado en una sola jornada

Hoy vamos a hablar sobre estudiar demasiado. Y si hay algo de lo que sé es de “quemarse” estudiando. La misma palabra lo dice todo. Es hacer una especie de combustión de nuestro cerebro después de horas y horas de estar preparando un examen o tan solo de llevar las materias al día. En el ambiente académico es habitual y hasta motivo de bromas.

Sin embargo, pasarse de la raya puede ser nocivo para nuestra salud mental y no siempre garantiza los mejores resultados. Vamos a ver 5 señales para darnos cuenta cuándo conviene dejar de estudiar al menos hasta el otro día.

1. Vista cansada

Hemos visto en un artículo anterior de Mentes Liberadas varios consejos para cuidar la vista. Seguirlos va a ser de gran ayuda, pero hay momentos en que los ojos dicen basta. ¿Cómo lo hacen? Empezando a molestar, a ponerse llorosos y de color rojo. Si no hacemos caso a ese anuncio de nuestro cuerpo, lo siguiente e inevitable es un dolor fuerte de cabeza.

Por eso, lo mejor es que si tenemos algunos de esos síntomas que describí, mejor cortar y retomar la actividad al otro día. Con unas cuantas buenas horas de sueño de por medio.

2. Dolor de espalda

Algo muy típico de largas jornadas de estudio es el dolor de espalda a la altura de la cervical. Les cuento algo: no se va a ir por arte de magia hasta que abandonen la posición que tienen, que es la de estudiante quemado, y se recuesten. Noten que si estamos relajados y sentados mirando una maratón de series no vamos a tener dolor de espalda. En cambio, si estamos estudiando sí. Eso es por el estrés y la ansiedad que provoca el estudio.

3. Sueño

Bostezar una y otra vez es síntoma de que es hora de dormir y no de estudiar. Quienes se levanten temprano y bostecen no les recomiendo que dejen de estudiar sino que se acuesten temprano. Pero para los que llevan horas y horas estudiando y además se les cierran los ojos, entonces ya llegó el momento de suspender la actividad.

4. No avanzar en el estudio

Si estamos leyendo un texto y nos damos cuenta que ya pasaron quince minutos y seguimos en la misma página, es porque la concentración ha mermado. Ocurre lo mismo para los que están resolviendo guías de ejercicios y llega un momento en el que no se les cae una idea para dar con la solución.

5. Cometer errores tontos

Estamos haciendo un cálculo super avanzado y nos equivocamos. El resultado no es correcto. Repasamos los pasos y vemos que sumamos 2 + 2 = 5. Si ya estamos culminando la jornada de estudio, entonces puede ser que eso haya ocurrido no porque seamos idiotas, sino porque el cerebro ha bajado su nivel debido al cansancio.

Otros ejemplos pueden ser escribir algo en una hoja equivocada o perder la prolijidad de manera alarmante.

En síntesis: estudiar demasiado tiene un precio

Y el precio de estudiar demasiado es justamente nuestra energía. Lo que muchos estarán pensando es: “No puedo dejar de estudiar porque no llegué con todo”. Bien, dos cosas respecto a esto:

  • Primero, hay que intentar mejorar las técnicas de estudio y enfocarse en lo que es más importante. Hay que tender a reducir el tiempo de estudio. Les recomiendo el artículo sobre actividades timebox.
  • Y en segundo lugar, cuando la mente ya no rinde, no tiene sentido seguir exigiéndola. Hay que aceptar que por más jóvenes que seamos, todos tenemos un límite. Si lo cruzamos estaremos poniendo en peligro nuestra salud.

1 Comentario

  1. Excelente! Pero muchas veces ignoramos las señales de nuestro cuerpo y seguimos estudiando, ya sea por miedo, es mucho contenido o la materia en sí es difícil. Hay que hacer que los estudiantes tomemos conciencia de que no se trata de terminar el programa en una noche, sino de estudiarlo bien. Alguna vez le comentaba a un amigo esta situación de cuando el cuerpo nos dice “basta!” y su respuesta fue: “Es que a veces el tiempo no alcanza.”

    Alguna vez en clase de neuroanatomía el profesor nos dijo que dormir 8 horas ayuda a consolidar la memoria, irónicamente los alumnos se amanecían estudiando dicha materia.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.