timeboxing
ProductividadTécnicas de estudio

Timeboxing: actividades con tope de tiempo

De Scrum y las metodologías ágiles, técnicas que se utilizan para organizar y optimizar procesos de trabajo especialmente en el área de sistemas, surge un concepto que puede ser de gran interés para los estudiantes: el timebox o timeboxing.

Los estudiantes estamos todo el tiempo buscando más tiempo de dónde estudiar. Bien, esta técnica puede ser de ayuda para optimizar un poco las actividades que hacemos día a día.

¿De qué se trata el timeboxing?

Se trata de realizar actividades con un tope de tiempo. Tan fácil como usar un temporizador o un cronómetro al hacer la tarea y detenerse cuando el tiempo se acabe.

Puede que le encuentren alguna similitud con la Técnica Pomodoro, de la cual ya hemos hablado. El principal objetivo de esta técnica era hacer que la persona que realiza la actividad se concentre en ella durante el período que dura el pomodoro. El timebox tiene esa característica también aunque se centra más en el hecho de no perder tiempo y evitar las dilataciones innecesarias. A veces, resulta contraproducente pensar algo de más, o intentar prolongar el tiempo de una actividad.

Lo importante a tener en cuenta antes de comenzar una actividad timebox es qué es lo que se va hacer, cuál debe ser el resultado y cuánto tiempo tenemos pensado dedicarle. Si el cronómetro o el temporizador llegan a su fin, por ningún motivo se puede prolongar el tiempo. Si no alcanzó, entonces la próxima vez que se haga un timebox para la misma actividad, se deberá tener en cuenta que la última vez el tiempo no alcanzó y que por eso ahora el nuevo tope será mayor.

Ejemplos de actividades timeboxing

Pongamos algunos ejemplos claros de cuándo puede usarse este método en el caso de los estudiantes.

Reuniones de grupo

¿Les ha pasado estar en reuniones de grupo interminables? ¿Tienen algún compañero que le guste hablar demasiado? ¿O alguno que sea demasiado indeciso? Bien, el timeboxing es perfecto para este tipo de situaciones.

Antes de poner en marcha el reloj deben tener en claro qué es lo que van a discutir y cuál va a ser el resultado. Generalmente el resultado puede ser un trabajo práctico, un informe, o simplemente una división de tareas. Van a comprobar que el poner un tope de tiempo se van a poner de acuerdo más rápido y van a ser más prácticos, ahorrando tiempo y energía.

Lluvia de ideas

Ya sea en equipo o de forma individual. Hay veces que se necesita que se prenda la lamparita, pero no podemos pasarnos horas esperando. Hay que definir un tiempo máximo y tratar de conseguir la mejor idea. Luego, se puede empezar a trabajar en ella. En el medio puede que surja una mejor, pero lo importante es avanzar y no quedarse bloqueado.

Pensar problemas

Algo similar al punto anterior, pero más enfocado en los que estudian ciencias exactas. A veces se nos presentan problemas de matemática o lógica que suelen ser muy complicados. La única forma de resolverlos es pensando mucho. Pero no podemos perder horas en ello, básicamente porque tenemos otros problemas que resolver. Utilizar el método de timeboxing aquí puede ser de gran ayuda.


Debemos tener en cuenta que si bien esta técnica puede ser útil, no siempre es recomendable. Para largas jornadas de estudio o para preparar un examen, puede que no haga falta.



Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.