por que no hay que estudiar acostado
EstudioHábitos de estudioTécnicas de estudio

Razones para no estudiar acostado

En este artículo vamos a hablar de un gran error que cometen muchos estudiantes: estudiar acostado. Vamos a ver 3 razones importantes para no hacerlo.

Cuando estaba en primer año de la secundaria, una vez a la semana tenía una materia que se llamaba Técnicas de Estudio. Duraba la mitad de una hora del horario escolar (algo así como 40 minutos). Aunque el objetivo de la materia era enseñar métodos de organización y técnicas de estudio, ninguno de los alumnos les daba mucha importancia. Era casi una hora libre.

Con el tiempo uno se da cuenta lo importante que son algunas cosas. Aunque aún, prestándole debida atención con 40 minutos por semana mucho no se podía hacer tampoco. Sin embargo, recuerdo a fuego uno de los primeros consejos que nos dieron esas profesoras que daban esa materia:

“No hay que estudiar acostado en la cama”

Era algo así como uno de los mandamientos en las leyes de los estudiantes. Casi que podía imaginarme una tabla de piedra tallada con la ley escrita.

¿Por qué no hay que estudiar acostado?

Ahora bien, existen razones para no hacer esto. La mayoría apuntaría a un solo motivo, pero yo, luego de años de estudiar encuentro tres:

1. Induce el sueño

Es la razón fundamental por lo que se recomienda no estudiar acostado. Solo se necesita un poco de cansancio para empezar a tener un poco de sueño. Son muchas las anécdotas de estudiantes que se quedaron dormidos mientras leían o intentaban estudiar algún apunte acostados en una cama o en un sillón cómodo.

2. Mala postura

Aún si uno logra mantenerse despierto, la posición puede no ser la correcta. Cuello y espalda pueden quedar en mala postura. De esto, luego se derivan dolores cervicales que pueden durar toda una semana.

Ni hablar los que se acuestan boca abajo para leer o incluso tomar apuntes. Hay que tener en cuenta también la iluminación al estudiar así, que puede no ser la mejor salvo que se tenga alguna lámpara o velador cerca.

3. Resta importancia al estudio

Creo que este es el punto más importante de todos. No se juega al fútbol sentado, no se baila sentado y tampoco se duerme parado. Cada actividad que uno realiza tiene un modo adecuado de llevarse a cabo.

Esto va más allá de qué manera uno se siente cómodo al hacerla. En el caso del estudio, se trata de un compromiso asumido que implica cumplir con las obligaciones y hacerlo de la forma correcta. La manera en la que encaramos esta actividad que nos define como estudiantes, refleja el nivel de compromiso que tenemos con nuestra meta.

Si nos tomamos el estudio en serio, entonces debemos respetar la forma de llevarlo a cabo.


Por supuesto que siempre hay excepciones. Hay personas con dificultades que no pueden estar sentadas. Y también están los estudiantes avanzados. Ellos están más allá de todo esto y pueden estudiar acostados, en el transporte público, en el baño o situaciones y lugares mucho más extraños. Pero en general, estudiar acostado no es nada recomendable.

12 Comentarios

  1. Buenas. Interesante nota.
    Es total mente cierto. A lo largo de mi estudio también he probado estudiar acostado, al cabo de un rato comienza a ser incomodo, a dar sueño y en consecuencia, prestar atención se vuelve mas difícil. Ni que hablar si tenemos que resaltar texto o escribir algo.
    Imaginemos si estudiar sentado nos puede dar sueño a veces, entonces acostado?
    Saludos. Hasta la próxima.

  2. Creo que el párrafo que más me tranquilizó es el último. Al estudiar Letras (o similares) a veces hay que leer mucho -pero mucho en serio… y estar sentado también genera dolores en cuello y espalda. Muy buen artículo. (también porque estudio en el transporte y otros “lugares mucho más extraños”).
    Saludos.

    1. Por supuesto, Federico. Siempre digo que los consejos o tips de Mentes Liberadas son genéricos y en la mayoría de los casos para estudiantes que recién comienzan la universidad o para los que están en la secundaria. Los estudiantes universitarios avanzados pueden estar por encima de todo esto, puesto que con el tiempo se desarrolla la capacidad de estudiar de cualquier forma y en cualquier lugar.

      Gracias por tu comentario.
      Saludos.

  3. Yo estoi empezando primer semestre de ing biomedica y siempre estudio acostado en casa y nunca tuve problemas por eso y la musica me ayuda a concetrar en cualquier situacion o lugar

  4. Muchas gracias a este articulo, pude convencer a mi novia de que no persista en su idea de estudiar en la cama, ayudaste a mi relación de pareja y no es broma. cada actividad tiene una postura optima en la cual se saca el mayor provecho y estar echado no es en definitiva el mejor para el estudio

  5. Lo que decís funciona para algunas personas y otras no. Cada uno tiene que buscar el método que le de resultados. A mí aunque a veces las aplico, las técnicas tradicionales de estudio no me rinden, salvo para materías duras que si necesito una mesa para hacer calculos y practicar cómodo. Me aburre estudiar sentado y en silencio y a los 10 minutos quiero largar todo y termino estudiando en la cama, con música y la tele prendida siempre, con el celular sin abusar de el, en el micro o en espacios públicos y por suerte hoy estoy a un paso de terminar una tecnicatura en Seguridad e Higiene Industrial y Control Ambiental con uno de los mejores promedios del instituto.

    1. Hola Marcelo
      Es bueno conocer tu experiencia. Pero de todas formas considero que sos la excepción. En general, estudiar acostado es contraproducente.
      Gracias de todos modos por comentar.
      ¡Saludos!

  6. La verdad estoy muy confundido no se si estudiar en mi cama o en mi escritorio… Mi prima estudia en su cama y se saca muy buenas calificaciones.
    Y si estudio en mi escritorio que tipo de postura y de que forma hago para aprender mejor, ayudame porfavor

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.