Bienestar

Época de exámenes: cómo mantener la calma

Uno de los grandes desafíos que tenemos los estudiantes es mantener la tranquilidad cuando llegan las fechas de exámenes, especialmente los finales que son las instancias definitorias para aprobar las materias cursadas.

Un cóctel de emociones se suelen apoderar de uno: miedo, nerviosismo, malhumor y ansiedad, por ejemplo. Todo esto, si se maneja mal puede llevar a un cuadro de estrés, que en realidad es totalmente innecesario, puesto que se trata solamente de exámenes.

Hay algunos aspectos que me gustaría comentar al respecto de este tema.

No se puede controlar todo

Uno puede estudiar todo lo que entra para el examen. Puede buscar exámenes ya tomados para tener una idea de qué es lo que se toma. O incluso especular con otros compañeros sobre las posibles preguntas que van a aparecer. Pero lo cierto es que aunque uno intente tener absolutamente todo bajo control, siempre existe una cuota de azar que hace que las cosas no sucedan de ninguna de las formas planeadas.

¿Qué hacer ante esto? Relajar. No se puede controlar todo, así que lo que queda por hacer es simplemente estudiar al máximo posible y tener confianza que en caso de que en el examen aparezca algo difícil, uno tenga la suficiente capacidad como para responderlo correctamente.

Evitar el malhumor

A veces la exigencia pone tanta presión en cada uno de nosotros que las jornadas de estudio se llevan con mala predisposición y con un humor terrible. Las personas que nos rodean no tienen la culpa de que estemos pasando por un momento de extrema susceptibilidad. Por lo tanto, no es correcto responderle mal a nadie y menos pelearse. Especialmente con nuestra familia, que es la que nos apoya en todo momento.

Ser optimista

Hay que creer que nos va a ir bien. Que las preguntas que van a aparecer son las que sabemos y que en caso de que no sean esas, que igual vamos a saber como resolver en ese momento. Hay que tener siempre un pensamiento positivo.

Para lograr esta confianza es necesario estudiar mucho, tener un gran manejo de los temas que hay que rendir y llegar estudiado con tiempo. Ese es el respaldo que un estudiante requiere para sentirse suficientemente seguro a la hora de dar un examen.

Estudiar y… descansar

No se puede estudiar demasiadas horas seguidas durante demasiados días seguidos. Es decir, si se necesitan aprender demasiados temas, entonces habrá que pensar en que se van a tener que utilizar varias semanas para preparar el examen. Durante los días de preparación se tiene que tener un equilibrio entre estudiar y descansar.

Uno de los peores problemas de estudiar muchas horas los últimos días antes de un examen es que se llega con mucho cansancio y con hartazgo de los temas al día en que hay que rendir. No debiera ser así, hay que llegar motivado para rendir y con las energías al máximo.

Les recomiendo que repasen el artículo claves para preparar un final en la universidad.

Resumiendo

No quiero extenderme demasiado. Las claves para no sufrir y padecer la época de exámenes están dentro de cada uno. La forma en que nos tomamos las cosas determina lo que nos ocurre. Si dramatizamos demasiado, vamos a estresarnos, cansarnos y pelearnos con las personas que nos rodean. Si en cambio nos tomamos las cosas con más calma y optimismo, más allá del resultado final, vamos a pasar esta etapa sin nervios y sin sufrimiento.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.