impresoras 3d
TecnoTecnología

Las impresoras 3D en el mundo de la educación

Muchas personas piensan que la llegada de las impresoras 3D plantea una revolución tecnológica muy importante, ya que sus prestaciones son muy amplias y aplican a diversos campos. Desde la fabricación de la pequeña pieza que necesitamos para reparar nuestro mueble, hasta soluciones en el campo de la medicina o la industria aeroespacial. El mundo de la educación no está excluido en esta revolución 3D. Y en esta nota veremos qué es, qué variantes existen y cómo nos puede ser útil una impresora 3D.

¿Qué es una impresora 3D?

Para comenzar, primero debemos entender qué es una impresora 3D. En palabras sencillas, si nunca hemos tenido la posibilidad de ver una en funcionamiento, debemos imaginar un dispositivo que tiene la capacidad de realizar piezas volumétricas (es decir, en tres dimensiones) basadas en modelos, que pueden ser transmitidos mediante archivos de computadora. También es posible crear impresiones a partir de escáneres 3D.

impresoras 3d

¿Con qué programas podemos crear o importar modelos 3D? Algunos ejemplos son Autocad o Blender.

Las impresoras 3D tienen aplicación en todos los niveles de enseñanza y en diferentes especialidades. Pero, claro está, habrá algunas donde se le podrá sacar más provecho a sus características y resultados.
¿En qué carreras puede ser útil este tipo de impresoras? Arquitectura y Diseño industrial son dos campos donde podríamos aprovechar el potencial de este tipo de dispositivos. Pero su aplicación puede ser mucho más amplía en un futuro cercano.

Los diferentes tipos de impresoras 3D

Existen diferentes variedades de impresoras 3D. La elección dependerá del material con el que necesitemos trabajar, la calidad del terminado final y, por supuesto, nuestras posibilidades económicas a la hora de adquirir un dispositivo de este tipo.

Dentro de los más famosos encontramos los que basan su funcionamiento en la estereolitografía (SLA), proceso en el cual una resina de características fotosensibles es trabajada a partir de luz ultravioleta. Se pueden lograr buenos resultados con este tipo de impresoras.

Para trabajar con diferentes tipos de materiales, por ejemplo cerámica o plástico, podremos encontrar una solución en los modelos de sintetización selectiva por medio de láser (SLS). Con esta técnica, el material se trabaja en polvo para crear el resultado final. El láser va impactando sobre el polvo para hacer que se forme de manera sólida. Estos modelos suelen tener un enfoque en el mercado industrial, y tienen mayor valor que los modelos SLA.

modelo impresoras 3d

La impresión por deposición de material fundido (FMD) se basa en fundir el material trabajado, logrando generar filamentos que se van solidificando sobre una superficie. Se va trabajando en capas de manera vertical para lograr el acabado del modelo. Son uno de los tipos de impresoras 3D más populares en la actualidad enfocadas en el mercado hogareño o para quienes desean iniciarse en este mundo.

Vale la pena señalar que existen otros tipos de impresoras 3D, tales como: Selective Laser Sintering (SLS), procesamiento digital de la luz (DLP), producción de interfaz líquida continua (CLIP), Binder Jetting (BJ), Binder Jetting (UC) y Laminated Object Manufacturing (LOM), entre otras.

Los costos

¿Los precios? En el mercado norteamericano se pueden conseguir dispositivos para comenzar desde los 150 dólares en los modelos FDM más económicos, llegando hasta modelos que superan los 4.000 dólares, dependiendo del tipo de impresora y la calidad de resultado final buscado. A esos valores, claro está, se deberán sumar impuestos, costos de envío y disponibilidad según el país y /o región donde se adquiera.

Por el lado de los insumos es muy variable, dependiendo de modelo de impresoras, materiales y calidad. Existen filamentos para impresoras FDM que se pueden conseguir desde los 25 dólares el kilogramo, pero en otros materiales podremos encontrar valores mayores. Todo dependerá de la calidad, marca, tipo de material y disponibilidad en nuestra región.

Pasado presente y futuro de la impresión 3D

La historia de la impresión en tres dimensiones podría remontarse hasta la década de los ochenta, con la primera patente de este tipo. Pero sería en la década del noventa que aparecería el primer modelo del tipo estereolitográfico.

En el pasado reciente el mundo de las impresoras 3D estaba destinado a personas que pudieran desembolsar una importante suma de dinero. Como hemos visto en esta nota, los precios de los modelos para iniciarnos en este mundo pueden ser mucho más accesibles en la actualidad.

Hoy en día las impresoras 3D nos pueden servir para reparar cosas en nuestro hogar, pero también para crear prototipos para nuestros trabajos o labores educativas. Las impresoras 3D también nos ayudan a aprender el avance de toda la tecnología que las rodea y plantean una interesante ventana a lo que viene.

En el campo educativo ya existen carreras enfocadas en la impresión 3D y varias universidades que han incorporado este tipo de dispositivos en sus áreas de tecnología e ingeniería.

El futuro es muy prometedor y, seguramente, llegará con modelos más sofisticados. Ayudarán tanto en necesidades muy avanzadas, como también en detalles domésticos muy básicos. Probablemente deje de tener sentido tener stock de algunos repuestos, ya que se podrán crear en el momento. Probablemente todo esto también afecte, para bien, al mundo de la educación que tendrá nuevas posibilidades a la hora de tener el material educativo adecuado para cada actividad que lo requiera.

Las impresoras 3d en los avances técnicos del futuro

El campo de la medicina ha demostrado que es posible crear piezas 3D de prótesis y también se está explorando la creación de órganos. Además suena mucho la posibilidad de utilizar este tipo de dispositivos en viajes espaciales, aportando un gran potencial de soluciones a la hora de trasportar insumos y/o repuestos. Todo esto abre un abanico de posibilidades que demuestra la importancia que tendrá esta tecnología en los próximos años, tanto en el mundo educativo, como laboral.

Para completar, es interesante pensar que las impresoras 3D en la enseñanza pueden aportar mucho en el campo de la creatividad. Ofrecen la posibilidad de materializar ideas, para crear prototipos de diferentes niveles de complejidad. Ayudan a la formación de los alumnos y permiten desarrollar su capacidad de innovación. Mediante el uso de esta tecnología también se puede pensar en la colaboración multidisciplinaria, para lograr que los alumnos tengan una mayor conexión con las diferentes materias que rodean a su carrera.



Deja un comentario

Damián De Luca
Apasionado por las nuevas tecnologías desde que nací. Soy especialista en Desarrollo Web. Colaboré como autor y editor de contenidos para revistas, colecciones y diversos medios digitales. Soy autor de libros sobre Desarrollo Web, dicto cursos sobre el tema y he brindado capacitaciones para importantes empresas de la región.