universidad problemas
Universidad

Primeros días en la universidad: 5 problemas y 5 soluciones

Los primeros días en el ambiente académico pueden llegar a confundir y a estresar a cualquiera. Hay una serie de dudas o problemas que suelen aparecer siempre. En esta nota decidí enfocarme en 5 que me parecen los más importantes. Voy a recorrer cada uno de ellos y a intentar dar la que, para mí, es la solución adecuada.

Traté de ser lo más genérico posible para que estos problemas y sus soluciones sirvan para quienes estudian cualquier tipo de carrera en cualquier universidad.

La clase va muy rápido

En una sola clase de universidad se pueden llegar a ver muchísimos temas. Incluso, toda una unidad de una materia. El ritmo académico es frenético si se compara con el de la escuela secundaria. Hay que entender que la clase no se va a detener en ningún momento, incluso, puede llegar a acelerarse cada vez más.

Esta diferencia con la secundaria es quizás una de las características que más notan los ingresantes y, a la vez, la que más los desanima.

Solución: Hay que dedicar más tiempo a estudiar fuera de la universidad. Sí, es posible que haya que pasar de estudiar 6 horas por día a 8, o pasar de 8 a 10. Con los años, el perfeccionamiento, la organización y la experiencia este tiempo puede llegar a ser reducido drásticamente. Pero por el momento, no queda otra alternativa que incrementar la cantidad de horas a estudiar por día.

El profesor explica sin entrar en detalle

Otra característica importante de la universidad es que en algunas materias los docentes se limitan a convertirse en guías y no tanto en explicar y clarificar conceptos. Quizás lo hagan con lo más importante, pero es poco probable que se metan con los detalles. Si bien es posible hacer consultas, éstas deben ser puntuales y acotadas. Se supone que el empeño en aprender lo que queda vacante en clase es responsabilidad del alumno.

clase universidad primeros dias universidad

Solución: Hay que conseguir más información. Leer los apuntes oficiales (si es que los hay), leer otros apuntes y especialmente la bibliografía recomendada. En el caso de las materias relacionadas con la matemática o en las cuales hay que resolver ejercicios de algún tipo, casi todo el conocimiento se adquiere practicando.

Dan por sabidos temas que nunca vi

La universidad recibe alumnos de la educación media. Cada uno de ellos viene de una institución distinta que puede ser pública o privada. Además, los ingresantes provienen de distintos lugares del país. Y como si fuera poco, todos han elegido distinto tipo de orientación en la secundaria. Esto hace que el nivel de conocimiento que tienen en las distintas áreas sea heterogéneo.

Por este motivo, suele haber un peldaño de nivelación previo a la carrera donde a los estudiantes se les enseñan algunos temas básicos que deben dominar antes de ingresar. Sin embargo, a pesar de esto, ocurre que entrada la carrera (o incluso en el mismo curso de nivelación) se dan por sabidos algunos temas en particular. Esto complica a aquellos que no tuvieron contacto con ellos en la secundaria. ¿Cómo aprender el tema actual si no tengo claro el anterior?

Solución: Se debe buscar en algún libro o manual de la secundaria el tema que no se sepa y se lo debe estudiar por cuenta propia. Esto es muy importante tenerlo en cuenta. No es posible aprender lo que viene después si no se tienen en claro las bases. Si se encuentra algo que no se domina o que no se estudió en la secundaria, hay que estudiarlo cuanto antes.

¡No me alcanza el tiempo para hacer todo!

Si se cursan varias materias en paralelo, cumplir con cada una exigirá demasiado tiempo. Más del que uno podría imaginarse. Intentar hacer todo junto es riesgoso porque si se distribuye el tiempo de forma proporcional sin atender a prioridades, se pueden llegar a desaprobar todas las materias. Hay algunas asignaturas que requerirán más tiempo y otras menos. Hay algunas que tendrán semanas claves, otras que se harán más sencillas si se aprueba el primer examen. No todas son iguales.

Solución: Para poder mantener todo bajo control y no llegar a desbordarse hay que aprender a llevar las materias al día. Hay una serie de claves para hacer esto, les recomiendo que le echen un vistazo a esta otra nota. Lo más importante es establecer prioridades, saber cuánto tiempo por día se le debe dedicar a cada materia y no permitir que una absorba el tiempo de otra.

Es domingo, ¿debería estar estudiando?

Hace un tiempo escribí una nota sobre los feriados y los estudiantes universitarios. Antes, en la secundaria, llegaba el viernes y listo, no había nada para hacer. O tal vez algo, pero no mucho. En cambio ahora, en la facultad, uno sabe que sigue teniendo pendiente todo aquello que no tuvo tiempo de hacer durante la semana. El paradigma ha cambiado.

Solución: La pregunta que deberían hacerse es ¿Tengo algo para hacer? ¿Tengo algún apunte que leer? ¿Tengo ejercicios por hacer? Seguramente la respuesta sea sí. Entonces, ya no hay más fin de semana ni feriado desde el punto de vista de no hacer nunca más nada. Esto no quiere decir que uno puedan divertirse y distenderse durante un rato, salir a la tarde o incluso de noche. Sin embargo, los días de no hacer absolutamente nada los fines de semana se terminaron para siempre.

 

2 Comentarios

    1. Es normal, pero no es para tanto. Vas a ver que en apenas dos semanas ya vas a estar acostumbrado, más allá de estos problemas.

      ¡Saludos y suerte!

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.