Escuchar música fuerte afecta la memoria
ActualidadBienestar

La música fuerte afecta la memoria

Un estudio del Conicet revela que escuchar música fuerte afecta la memoria. Como estudiantes, la memoria es uno de nuestros recursos más valiosos. Veamos de qué se trata de este estudio.

Si hay algo que nos gusta a los jóvenes es la música. La escuchamos en todo momento y en todo lugar. En el último tiempo, la aparición de reproductores móviles hizo que la música se pudiera llevar a cualquier lado. Esta costumbre, que viene de la era del walkman, se ha masificado y excede a la juventud. Basta subirse a cualquier transporte público y ver cuántas personas están con los auriculares puestos escapando unos minutos de la realidad.

El problema de escuchar música fuerte

Lo que ocurre particularmente con los jóvenes es que suelen escuchar la música a un volumen demasiado alto. Hay investigaciones, como una realizada en Argentina el año pasado, que prueban que los volúmenes muy altos pueden llegar a afectar la memoria en personas que se están desarrollando. Especialmente aquellos con edades de entre 6 y 22 años.

Ese período coincide con el de los estudiantes, tanto primario, medio y universitario. Y no hay nada peor que perder la memoria para un estudiante, debido a que es es una de las principales herramientas que dispone para desenvolverse día a día.

El nivel de volumen seguro para escuchar

Hablando de volúmenes, lo que se considera normal o, mejor dicho, seguro, son los sonidos de hasta 80 db (decibeles). Más allá de ese límite, comienzan los sonidos que pueden ser perjudiciales. Vale aclarar que no solo pueden ser aquellos que salen de los auriculares, sino también el mismo ruido ambiente de una ciudad, o el de prender la aspiradora o el aire acondicionado en casa. O también el de un recital de música, que ronda los 110 db, o el de una discoteca.

La diferencia entre la música de los auriculares y otras fuentes es que la primera la podemos controlar. Todos tenemos la posibilidad de bajar el volumen de la radio o del reproductor sin ningún tipo de problemas.

Otros problemas derivados de escuchar música fuerte

Además del efecto sobre la memoria hay que tener en cuenta otros problemas derivados. Caminar por la ciudad escuchando música muy fuerte no nos permite oír lo que ocurre a nuestro alrededor. Cruzamos la calle y nos movemos por ella con un sentido menos y con menor concentración. Esto puede ser peligroso porque perdemos la capacidad de escuchar ruidos que pueden alertarnos de algún problema como por ejemplo un automóvil que viene hacia nosotros a gran velocidad.

Lo ideal es caminar sin escuchar música, pero si no se puede evitar, al menos hay que bajarle el volumen para que se alcance a oír lo que sucede a nuestro alrededor.

En resumen, mejor escuchar música a volumen bajo

Hay varias notas en Mentes Liberadas sobre estudiar con música, pero recuerden que siempre es preferible ponerla a volumen bajo y de fondo, puesto que de lo contrario, se pierde concentración en lo que se está intentando estudiar.

Así que ya saben, la próxima vez que escuchen música, piensen si no sería mejor idea bajar uno o dos puntos al volumen.



Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.