generación Y
Actualidad

La Generación Y: Los Millennials

Durante mucho tiempo los expertos han estudiado las distintas generaciones de seres humanos que se han sucedido. Las agrupaciones en generaciones se hace de acuerdo a rasgos comunes entre personas nacidas durante determinados intervalos de años, teniendo en cuenta el contexto histórico, social y tecnológico. En esta entrada pondremos la lupa sobre la Generación Y.

Generaciones de personas

Todos aquellos que nacieron entre 1982 y 1994 forman parte de la denominada Generación Y, también llamada Generación del Milenio. Crecieron en un mundo informatizado o a punto de estarlo y comparten muchos aspectos culturales. La generación que los precedió fue la llamada Generación X, que comprende a las personas nacidas entre 1970 y 1981. La que los sigue es la Generación Z, todos aquellos jóvenes que nacieron entre 1995 y 2004.

Como ven, hay muchas generaciones, sin embargo, de la que más se ha estado hablando en los últimos años es de la Generación Y. El motivo es que la Y ha llegado desde hace un tiempo al mercado laboral y presenta características muy distintas respecto de la X. Este fenómeno llamó la atención de los especialistas y es por eso que fueron apareciendo muchas notas vinculadas a este tema en los medios de comunicación a lo largo de los últimos años.

Características de la Generación Y

Como ya comenté, los integrantes de la Generación Y son nativos digitales. Sin embargo, no es la única característica que los define. Tienen una actitud distinta con la autoridad. Son muy impacientes. Son más individualistas que la Generación X que los precedió y priorizan la satisfacción personal por sobre el dinero y los bienes.

Desde el punto de vista cultural y del consumo, a pesar de estar definidos como aquellos nacidos entre 1982 y 1995, los jóvenes Y tienen un perfil de clase media y media alta, debido a su permanente necesidad de acceso a la tecnología. A veces, son blanco de las críticas por ser eternos adolescentes. Tardan años en abandonar las casas de sus padres y formar una familia.

La Generación Y en el ámbito laboral

Esta generación prioriza el desarrollo personal por sobre el grupal. No suelen considerar a la empresa como una institución y es por eso que no se identifican con los valores y principios que tiene. Como es lógico pensar, los jóvenes de la Generación Y tienen tendencia a abandonar sus trabajos si estos no los conforman.

Un viaje de varios meses o una experiencia personal que quieren realizar. Un proyecto propio o cualquier actividad que sientan que les provocará un beneficio. Cualquiera de estas cosas son suficiente motivo para posponer o directamente renunciar a sus trabajos. Viven un mundo con menos reglas y demandan mayor nivel de libertad. Odian la rutina y de estar sujetos a ella, se aburren. Si bien respetan, no temen a la autoridad y tienen una visión horizontal del organigrama. No creen tanto en el sacrificio y no esperan estar años en un puesto de trabajo para conseguir un aumento de sueldo o una mejor posición.

generación Y

Por todos estos motivos, las empresas empezaron a preocuparse. El objetivo es retener a los recursos humanos y prepararlos para ocupar cargos más importantes en el futuro. Sin embargo, retener a un Y es todo un desafío. Es por eso que hoy en día las empresas buscan adaptarse e implementan distintos planes para satisfacerlos y así evitar que se vayan. Entre ellos se encuentran darles más libertad en los horarios, días libres, más vacaciones y un ambiente de trabajo distendido.

Siendo parte de esta generación, quizás encuentren aspectos que les resulten propios y otros que no. Tengan en cuenta que esta es una generalización. Es así como los sociólogos y también profesionales vinculados a áreas como marketing estudian el comportamiento de distintos grupos. No quiere decir que todos seamos iguales, sino que en general, hay una determinada tendencia.

4 Comentarios

  1. Hola Alejandro,

    Acabo de leer la nota sobre la generación “Y” -yo pertenezco a esta-, y en verdad no lo puedo casi creer. ¡Y es que coincide en un 99% con mi personalidad!
    Por otra parte siempre estuve atento a mis libertades, y eso me llevo a renunciar a los trabajos, cuando creía que me la abolían; a no querer estudiar una vez terminada la secundaria; a vivir despejado de preocupaciones. No obstante ello, ahora ya con 31 años, noto en mí un giro en mi manera de pensar que me hizo determinar el querer empezar una carrera de grado (abogacía ó filosofía): en casa me dicen que filosofía no, pero yo que me devoro los libros de Descartes, etc., digo sí. En suma lo que quiero preguntarte es si tengo yo alguna probabilidad, ya que atisbo tus conocimientos universitarios en todas sus variables, a mi edad de 31 años, de tener alguna chance de no toparme con el non plus ultra del fracaso académico. Y es que tengo dudas y más dudas. Agradezco tu respuesta, Julian.

    1. Julián

      A la mayoría nos pasa identificarnos con nuestra generación. Es un estudio bastante cuidado el que determina las características de cada individuo. Es la forma de pensar y de ver la vida de un grupo muy numeroso de personas que comparten no sólo edad sino también estrato social y cultural.

      Con respecto a comenzar una carrera creo que con tu edad no deberías tener ningún miedo al fracaso académico. Todo lo contrario, podés estudiar con total tranquilidad sin ponerte objetivos imposibles. Lo estás haciendo claramente por placer y por superación personal, no deberías tener ningún tipo de presión.

      ¡Gracias por tu comentario!
      ¡Saludos!

  2. Gracias Ale por tu respuesta, aunque no lo creas sirve y mucho. Además diste en la “tecla” con eso de la superación personal, tal vez seas psicólogo de alma. Seguramente te consultaré más adelante.

    Por otra parte, te felicito -sin lisonja- por este servicio que brindas en la web a la comunidad.
    Pondré en la práctica los consejos que das para tratar de superar el CBC (sobretodo el tema de la edad) y después el resto de la carrera.

    Saludos, Julian

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.