volver a estudiar después de las vacaciones
Universidad

Volver a estudiar luego de las vacaciones

Se termina el año de estudio. Decidimos tomarnos unos cuantos días de vacaciones. La pasamos excelente y nos olvidamos de todo. Pero luego, cuando llegamos al último día sentimos una sensación un poco incómoda. Nos acostumbramos a no tener que estudiar, a no sentir ninguna presión, a disponer de todo el día para hacer lo que queremos. Hay que volver a estudiar, pero no hay ganas. En esta entrada, vamos a presentar un proceso día a día para volver a estudiar luego de las vacaciones.

La procrastinación post vacaciones

En el horizonte aparece un final pendiente que hay que dar, pero… ¡falta tanto! Pensamos que nos podríamos tomar un par de días más de vacaciones. Total, después se redobla el esfuerzo y se compensa. Pasan los días y cada vez falta menos para el examen. Una tras otra van apareciendo las excusas para no empezar a estudiar.

Faltando una semana, es inevitable, hay que empezar a estudiar. Pero al ver los temas, estos parecen haberse multiplicado desde la última vez que abrimos las carpetas. De pronto, aparecen consignas, ejercicios y apuntes que no recordábamos que también entraban. Nos damos cuenta de que no tenemos tiempo para preparar el examen y que mejor postergarlo para otro período.

Eso, en el mejor de los casos, porque en muchos otros se termina perdiendo la oportunidad de rendir o se termina rindiendo sin preparación y se desaprueba la evaluación.

¿Se han identificado con esta historia? Es muy común y nos pasa a muchos estudiantes. Por un lado, estar un tiempo sin estudiar nos relaja tanto que nos hace recordar lo linda que es la vida sin ningún tipo de presiones. Pero por otro, nos hace olvidar lo importante que es alcanzar las metas que nos proponemos.

El proceso de volver a estudiar luego de las vacaciones

Por eso, si algo de esto les es familiar, aquí voy a explicar un método sencillo para hacer una transición entre las vacaciones y el estudio. Es por etapas y se puede hacer en un par de días. El primer día de estudio debe ser el propuesto antes de que empezaran las vacaciones. Es decir, el día que sabemos bien que es el que tenemos que volver a estudiar. Cuanto antes sea, mejor.

Día 1

Lo único que hay que hacer es recopilar todo el material que se tiene que estudiar. Desplegarlo cerca de la mesa o escritorio donde estudiamos, de manera que de ahora en más esté accesible. Se pueden tomar los apuntes, mirarlos un rato, ordenarlos y volverlos a guardar. Lo importante aquí es mirar todo, para recordar el material y retomar el contacto con el estudio.

Automáticamente, nuestro cerebro va a realizar una estimación sobre el tiempo de estudio que va a requerir todo eso. Si hacemos todo este trabajo con tiempo, entonces estaremos muy tranquilos, puesto que aún falta mucho para el examen.

El día 1 alcanza con dedicarle al estudio sólo 30 minutos.

Día 2

El segundo día es ideal para construir un temario sobre la materia a rendir. Escribir en una hoja todo lo que hay que estudiar puede hacer recordar muchos conceptos.

Si ya se tiene un temario, entonces lo mejor es repasarlo punto por punto. Ir recorriendo los apuntes hoja por hoja y mirar detenidamente cada tema. No hace falta leer todo, pero sí cubrir la totalidad de los temas.

A continuación, se puede hacer un cronograma de estudio, aunque sea a grandes rasgos y de forma mental, aunque es preferible si lo escribimos en algún papel. Tener una idea de cuántos días habrá que dedicarle a cada tema y de cuántas horas deberán ser las jornadas de estudio son algunos de los aspectos que deberán tenerse en cuenta.

El segundo día de estudio puede consumir entre una hora y media y dos horas, según el temario de la materia.

resaltadores

Día 3

Para el tercer día, la idea es empezar a estudiar. Pero como aún venimos un poco adormecidos de las vacaciones, es mejor que ese tema sea sencillo. Quizás conviene que sea liviano y si es posible que esté algo desacoplado de los temas principales. Puede ser un texto fácil o algún tipo de ejercicio mecánico y simple de recordar.

Más allá de lo liviano del tema, hay que ponerse el objetivo de aprenderlo bien. Debe estudiarse de forma concentrada durante el tiempo que lleve ese aprendizaje.

Para el tercer día deberían alcanzar dos horas de estudio.

Día 4

Para comenzar a dar inicio a una serie de repeticiones que van a venir de ahora en adelante, conviene primero repasar el tema del día anterior y luego añadir otro nuevo, de similar dificultad.

Si se puede, este nuevo tema tiene que tener poco vínculo con los temas centrales, de manera que se pueda estudiar con facilidad y de forma aislada.

En el día cuatro, ya es conveniente estirar el tiempo de estudio a las tres horas.

Día 5 y en adelante

Ya pasaron cuatro días desde que empezamos a estudiar. En el día cuatro se llegó a tres horas, así que ahora ya no estamos tan oxidados o adormecidos. En algún momento hay que empezar a estudiar como corresponde.

Puede ser el día 5, o uno más adelante. Lo importante, es que cada día vayamos superando en esfuerzo al día anterior, hasta llegar al nivel de estudio habitual. A partir de ese momento, todo será como era antes de las vacaciones y no tendremos esa sensación extraña de empezar a estudiar. A medida que el examen se acerque, automáticamente incrementaremos el tiempo y el esfuerzo casi sin darnos cuenta.

Si estiramos este período de transición durante muchos días, entonces este método no nos va a servir. No sirve de nada engañarnos a nosotros mismos.

6 Comentarios

  1. hola, la verdad no sabia como empezar a preparar el tema de historia latinoamericana, entonces recurri a internet, ahi encontre estos consejos!! los voy a seguir, ya que rindo el 15 de febrero y vuelvo el 27 de enero de mis vacaciones. Me preocupa porque decidì preparar el tema: el Populismo, no se por dooonde eeempezaar! lo primero fue leer el libro de historia, ahora debo ordenar los hechos y relacionar, me cuesta, please help!! jaj saludos
    y gracias

    1. Marile

      Bueno, aquí seguro has encontrado algunos tips. No te puedo ayudar en tu tema porque puntualmente no sé mucho al respecto, me especializo en informática. Pero seguro que si empezás de a poco vas a poder ir armando el rompecabezas sin problemas. La clave es empezar de una vez y tomarse el tiempo que sea necesario.

      Gracias por tu comentario.
      ¡Saludos!

  2. Hola Alejandro, muy buenos tus consejos. Justo lo vi ya que me voy de vacaciones del 20 de enero al 2 de febrero y rindo dos finales en febrero seguramente alrededor del 15… La idea es haber estudiado hasta que llegue la fecha de partida, y así, al volver, me quedaría repasar esos diez días durante los cuqles no trabajo serían 24h de estudio … ¿qué opinas del plan? Esperemos que no me olvide de nada cuando me vaya jaja
    ¡ Saludos!

    1. Hola Betiana
      Me parece buen plan siempre y cuando puedas repasar todo y no te quede nada por estudiar para cuando vuelvas de las vacaciones.
      Espero que tengas hermosas vacaciones y luego te vaya bien.
      Saludos

  3. ¡Hola Alejandro! Muy útil tu consejo. Es difícil arrancar de nuevo después de vacaciones. Encontré este post que es de hace un par de años. Quizás, viendo que tenés experiencia en esto, me puedas ayudar. Me voy de vacaciones del 20 de enero al 2 de febrero. Rindo dos finales alrededor del 15, para los que me voy a preparar antes de la fecha de partida. Pero luego llego y me quedan 10 días de repaso intensivo durante los cuales no trabajo así que le podría dedicar todo mi tiempo… Creería que no se me va a ir la info de la cabeza del 20 de enero al 2 de febrero… ¿vos qué opinás? Los pasajes para irme ya los tengo… Y quiero sacar esas materias si o sí (son las últimas) ¡Saludos!

    1. Está perfecto el plan que armaste y me comentaste en el comentario anterior, Betiana. Tratá de no pensar en el examen durante tus vacaciones. Distendete y luego al volver, sí hay que ponerse a estudiar.
      ¡Saludos!

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.