como estudiar un gráfico
EstudioTécnicas de estudio

Cómo estudiar un gráfico: 7 claves fundamentales

Después de unos días de descanso, vuelvo con una entrada que se enfoca directamente en la tarea de estudiar y memorizar. Vamos a ver una forma de estudiar un gráfico y de recordarlo para poder reproducirlo en un examen.

No importa si estamos en la escuela primaria, la secundaria o en la universidad. Los gráficos que vamos a ver cómo estudiar en este artículo aparecen en cualquier asignatura. Por lo tanto, les diría que la que explicaré aquí es una técnica de estudio que puede ser fundamental.

Quiero aclarar que no es la única forma de estudiar un gráfico. Sin embargo, si están un poco perdidos, o  si quieren mejorar, pueden tomar algunas de las claves que explicaré aquí.

Cómo estudiar un gráfico

Cuando nos encontramos por primera vez con un gráfico de las características que vemos en la siguiente imagen (la estructura de un cloroplasto), tal vez veamos tanta información que nos parezca difícil de estudiar. Pero tranquilos, vamos a ver una serie de pasos que facilitan la memorización.

como estudiar un gráfico

1. Entender qué es o cómo funciona

Esto quiere decir que hay que saber qué estamos estudiando. Darle un sentido y entender qué hace cada elemento. Conocer la relación que hay entre cada parte y también cuál es el funcionamiento conjunto de todo el esquema. Por ejemplo, si se estudia la mecánica de un automóvil, hay que saber en principio que todo el sistema sirve para hacer avanzar el vehículo y que el motor es el encargado de hacer girar las ruedas.

Si, como en este caso, se estudia la estructura interna de un cloroplasto, lo primero que hay que saber es qué es un cloroplasto, dónde se encuentra, qué tamaño tiene y qué función cumple.

2. Copiarlo una vez

La primera vez que realizamos el dibujo, conviene ir mirando el original. Hay que hacerlo despacio y sin apuro, con la mayor concentración posible. Esto servirá para empezar a familiarizarse con el esquema. Al copiarlo, podremos ir viendo donde se ubican los elementos que lo componen y dónde se ubican.

Esta es una buena oportunidad para recordar cualquier cosa llamativa del dibujo. Todo aquello que nos llame la atención puede quedarnos grabado de forma permanente en la memoria.

3. Descomponer el gráfico en partes

Algunos gráficos son muy grandes y complicados. En estos casos, es preferible analizarlos y memorizarlos por partes. Una vez que se aprendió cada parte por separado, se debe integrar todo. Por supuesto que llevará más tiempo y mayor nivel de concentración.

4. Contar elementos para chequear

Un buen truco para verificar si hemos dibujado correctamente el gráfico es contar elementos. Por ejemplo, en el gráfico del cloroplasto, vemos que hay 12 elementos destacados (los que tienen flechitas). Si sabemos esto, entonces al terminar de dibujarlo en el examen podremos saber si nos faltó algo o si pusimos información de más (algo que ocurre cuando ya estudiamos demasiados dibujos y se nos confunden).

El conteo de elementos es un truco que permite saber si nos faltó enumerar algún ítem o si pusimos alguno de más.

Se puede contar cualquier cosa, no sólo elementos. Pueden ser las puntas de una figura geométrica o la cantidad de veces que se repite un número o una letra.

5. Repetir el dibujo sin mirar el original

Ahora llegó el momento de empezar a ver cuánto hemos memorizado. Hay que dibujarlo sin mirar el gráfico original y tratar de hacer el mejor esfuerzo para recordar cada detalle. Después de cada intento, hay que mirar a ver cuánto nos equivocamos. Hay que prestarle mucha atención a los errores cometidos para que en el próximo intento no fallemos.

Este paso hay que repetirlo tantas veces como sea necesario. Los que tienen práctica en el estudio o buena memoria serán capaces de memorizar el gráfico en dos o tres intentos. Los que no, podrá llevarles 5, 10 ó 15. Depende del gráfico y del nivel de concentración que se le ponga.

6. Dejar pasar un tiempo y volver a repetirlo

Una vez memorizado el gráfico, lo mejor es probar a ver si al otro día todavía lo retenemos. Hay que hacer un nuevo intento para dibujarlo, pero luego de un tiempo. Por lo menos un día de diferencia. La recomendación aquí es tomarse todo el tiempo que sea necesario y no mirar nunca el original hasta que demos por concluido el ejercicio.

7. Cada tanto, refrescar la memoria mirando el original

Uno de los problemas que tenemos al estudiar un gráfico es que con cada intento de dibujo vamos alterando sutilmente el original. Llega un momento en que el gráfico dibujado ya no es el que empezamos estudiando. De tanto cambiarlo lo hemos llevado a algo parecido pero con errores.

Es fundamental, cada tanto, volver a ver el dibujo original. Nuestra mente tiende a distorsionar el gráfico cada vez que lo copiamos.

Es por eso que lo ideal es, cada tanto, mirar el dibujo original y chequear que no lo estemos distorsionando.

2
Deja un comentario

avatar
1024
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
MLAlberto Daniel Recent comment authors
Alberto Daniel
Guest

En verdad es una buena manera de estudiar gráficos. Yo apliqué algunas de estas técnicas y pude recordarlo (digo algunas porque las que apliqué fueron mas que suficiente).
Buen artículo, a veces tocan gráficos que uno dice “¿y por dónde empieza esto?” ^^ bueno, habrá que armarse de paciencia con la teoría al lado 😛

¡Saludos!

ML
Member

Hay algo erróneo que ocurre generalmente y es estimar el tiempo de estudio en base a cuánto ocupa el texto o el gráfico en la hoja. Entonces si hay un gráfico complejo pero que ocupa sólo unos renglones, alguno puede llegar a creer que se tiene que estudiar rápido, pero esto no es así. Justamente lo que hay que hacer es, como decís, armarse de paciencia y dedicarle todo el tiempo que sea necesario.

Una vez más, gracias por tu participación.
Saludos

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.