libro aprender un tema
EstudioTécnicas de estudio

7 pasos para aprender un tema por tu cuenta

Hay veces en las que nos dan ganas de aprender un tema que no se enseña en las escuelas, institutos o en universidades y tampoco queremos hacer ningún curso. Hoy en día, la información para aprender muchas cosas está accesible de forma fácil a través de internet. Es necesario un poco de paciencia y voluntad, pero convertirse en autodidacta es posible.

En este artículo les propongo un método de estudio y de aprendizaje en el que solo necesitarán un libro e internet para aprender (casi) cualquier cosa.

1. Identificar el tema a aprender

A menudo uno piensa en lo que quiere aprender y lo hace de forma general. “Quiero aprender marketing, a invertir en la bolsa, a programar sitios web, a hablar en inglés, a manejar el Photoshop, etc.”. Pero no se evalúa qué implica cada una de esas palabras. Por eso, una de las primeras tareas a realizar es entender a fondo qué hay detrás de cada uno de esos temas. Algunas son áreas enteras y deben desglosarse en muchos temas. Hay que tener en cuenta que para otros se necesitan tener conocimientos previos para poder entenderlos correctamente.

¿En qué nivel comenzar a aprender un tema nuevo?

Una vez identificado lo que se quiere hay que ir al nivel de aprendizaje que este a nuestra altura. Si por ejemplo queremos aprender inglés y no sabemos absolutamente nada, entonces habrá que empezar por el nivel 0. Si queremos aprender programación web y ya sabemos algo de informática tal vez podamos saltearnos algunos temas previos. Pero es importante analizar cada uno de esos pilares de conocimientos para ver si realmente podemos aprender el tema.

Un buen truco es obtener el programa de aprendizaje de alguna materia que se dicte en alguna universidad o centro de estudios para saber qué es lo que se enseña ahí y en qué orden se hace.

2. Buscar un libro o manual de referencia

Este es el paso fundamental para aprender un tema. El libro tiene que ser muy conocido para todos los estudiantes de esas áreas. Sabemos que muchas materias de la universidad tienen su “Biblia”. Ese es el libro que hay que conseguir. Hay que tratar de guiarse siempre con un libro, pero si ocurre que hay más de uno, sería bueno también conseguirlos.

El libro será el que nos guiará a lo largo de nuestro aprendizaje. Léanlo entero porque al principio, todos los manuales tienen las pautas para ser correctamente aprovechados. Esas recomendaciones hay que seguirlas para poder aprender los temas de forma correcta.

3. Cómo usar el libro

Leer un capítulo a la vez

Recomiendo leer un capítulo de forma completa. Una lectura normal, pausada, sin ruidos molestos (¡nada de música!). Durante ese momento estamos estudiando así que no debe haber distracciones. Hay que tratar de entender todo lo que el texto dice y si algo no queda del todo claro, intentar releerlo. Si sigue sin quedar claro, seguir adelante.

Si al leer el libro notamos que no se entiende nada, entonces estamos en el nivel equivocado de aprendizaje. En ese caso, debemos entender antes temas previos. Si hay alguna palabra o concepto que se repite mucho y no lo entendemos, no hay que dejarlo pasar, hay que buscar en internet o en otros textos de qué se está hablando. Nunca hay que seguir leyendo cuando una parte central del tema no se comprende.

Resumir el capítulo del libro

Al otro día, hay que resumir ese capítulo. Pueden usar un apunte manuscrito, pero creo que a esta altura es mejor pasar todo a un procesador de textos. El resumen obliga a releer el texto y a copiar partes. Hay que destacar las definiciones, copiar y simplificar los diagramas o dibujos y esquematizar las partes que se estudian. Las partes que no se entendieron antes deben poder comprenderse ahora.

Realizar las actividades propuestas por el libro

Los libros suelen tener al final de cada capítulo un resumen y algunas actividades a realizar. Recomiendo que las hagan por más estúpidas que sean. Si se incluyen preguntas, respóndanlas. Si, en cambio, hay ejercicios, intenten resolverlos.

Terminado ese capítulo, hay que seguir con el próximo.

4. Complementar las explicaciones con videos

aprender un tema youtube

Como decía al principio, estamos en la era de Internet y hoy en día está lleno de videos online gratuitos con explicaciones sobre (casi) cualquier cosa. Algunos de esos videos son nada más y nada menos que grabados en los cursos de las más prestigiosas universidades.

En Mentes Liberadas hay un artículo sobre Sal Khan, el profesor que da clases de forma virtual y gratuita a millones de personas a través de sus videos grabados. La desventaja de este maestro, en particular, es que las explicaciones están en inglés. Pero pueden encontrar en Internet muchos otros docentes que explican en castellano. También hemos videos para aprender inglés online y las clases online que ofrece el prestigioso Instituto de Michigan (MIT).

Les recomiendo que busquen algún canal en YouTube sobre los temas que están aprendiendo y asistan a clases de forma virtual. Las explicaciones del libro serán complementadas por las de los videos.

Verificar la confiabilidad de los videos

El único recaudo que deben tener es el de verificar que la fuente sea confiable. Chequeen los comentarios en cada video. Fíjense si los usuarios le critican o corrigen la clase. Miren la popularidad de los videos. Busquen si quien grabó la explicación tiene una página web y verifiquen sus datos personales y profesionales.

Si bien la mayoría de lo que encuentren será confiable, siempre hay que tener mucho cuidado y es por eso que estos videos no conviene que sean la base central de nuestro aprendizaje autodidacta sino el libro.

5. Volcar lo aprendido a un proyecto

“Dime y lo olvido, enséñame y lo recuerdo, involúcrame y lo aprendo” -Benjamin Franklin.

La mejor forma de aprender un tema es ponerse a practicar lo que se va aprendiendo. Tener un proyecto puede significar: construir un negocio, diseñar una página web, escribir un libro, crear una guía de ejercicios, diseñar un nuevo método de aprendizaje, mejorar las ventas de tu negocio, etc.

Cualquiera sea el área y los temas a aprender, si no se ponen en práctica, se olvidan. Hay que involucrarse. Si no se nos ocurre algún proyecto, podemos sumarnos al proyecto de alguien más. Conseguir trabajo vinculado a los temas que aprendemos puede resultar útil. Ser ayudante de un programador, de un diseñador, o de un docente, por ejemplo.

6. Entrar en foros de internet

aprender un tema - foros

Lo malo de aprender un tema por cuenta propia es que no podemos compararnos con otras personas y a veces tampoco preguntar y debatir sobre algunos temas. Los foros de internet son una buena forma de compensar esto. Allí van a encontrar a muchos otros autodidactas y a otras personas que no lo son pero que saben mucho.

Los hilos de los foros sirven para preguntar y poder plantear dudas. También para ver las distintas posiciones de las personas con respecto a algunos temas puntuales.

Recomiendo pasar mucho tiempo en los foros, no sólo participando con preguntas sino también leyendo lo que ponen los demás y animándose a responder las preguntas de otras personas.

7. Complementar leyendo información periférica

Revistas especializadas, sitios webs y blogs son de mucha ayuda para encontrar información adicional. Leer noticias vinculadas al tema que aprendemos hace que sea más fácil entenderlo. En los blogs encontraremos las opiniones de personas metidas en el área y tal vez, material extra.

Lo mejor de las revistas especializadas es que mantienen al lector actualizado. Hay que buscar si existen publicaciones que se puedan descargar online de forma gratuita. Repasen el artículo sobre RSS y la herramienta Feedly relacionada que hemos visto.

Conclusiones

Este es un buen método que me ha servido para aprender muchos conceptos y temas, en mi caso, de informática. Pero que puede servir para (casi) cualquier área. No pretende suplantar lo que se experimenta en una universidad y desde ya, no garantiza ni título ni tener la exigencia o el nivel de un académico.

Si realmente quieren ejercer una profesión sobre un área de especialización entonces deben acudir a una escuela o centro formal como institutos y universidades en donde se evalúa a los alumnos con exámenes y trabajos prácticos. Si buscan tener un buen nivel, les recomiendo una universidad difícil.

Por otro lado, este método es totalmente compatible con la misma universidad y puede servir para aprender temas que no se dan con demasiada profundidad pero que despiertan mucho nuestro interés.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.