clases particulares
Estudio

Clases particulares: cuándo son necesarias

Todos sabemos que llegado un punto, a veces es preferible recurrir a ayuda externa y personalizada para poder asimilar un tema, destrabar una materia o rendir algún examen específico. Estamos hablando de las clases particulares.

En este pequeño artículo orientado para estudiantes universitarios, te guiaré para que puedas decidir si llegó el momento de recurrir a algún maestro o maestra particular.

Cuándo conviene tomar clases particulares

1. Cuando buscar aprender un tema que no te enseña la universidad

Cuando aprendes un tema que no te enseñan en la facultad  o que no te lo enseñan con el nivel adecuado. El caso más común son los idiomas y esto ocurre desde la educación inicial. En ese caso, no está mal que hagas una inversión para aprender algo que de otra manera no podrías aprender.

2. Para nivelar

Los primeros años de una carrera pueden ser difíciles si terminas la secundaria en una escuela de bajo nivel. Un profesor particular puede ayudarte a aprender aquellos temas que nunca te explicaron.

3. Cuando aprobar una materia se vuelve imposible

A veces pasa que te bloqueas con una materia. Te puede ocurrir porque el profesor o la profesora explican mal. O quizás es que te cuesta mucho. Si es una sola, o a lo sumo una rama de materias con los mismos temas, puede ser útil reforzar los conocimientos recurriendo a un profesor particular.

Es común en la carrera encontrarte con una materia en particular que te resulte extremadamente difícil.

Pero ¡cuidado! Si son muchas materias, debes pensar si te estás esforzando al 100%, si la carrera te gusta y si el nivel de esa universidad no es demasiado alto para ti. No es correcto ir a clases particulares en paralelo durante todo el transcurso de una carrera.

4. Para preparar un examen de ingreso

Cuando hay que preparar un examen de ingreso. O alguna otra evaluación de características extraordinarias en carácter de libre. Me refiero a procesos de estudio donde te anotas a rendir y no asistes a clases.

5. Cuando hayas agotado instancias para aprender algo

Cuando hayas agotado todos los recursos. Antes de gastar dinero en un profesor particular, tienes que haber agotado todas las instancias: ir a las clases de consulta de la facultad, utilizar la bibliografía que te brindan y pedir ayuda a los compañeros.

Algunas universidades tienen sistemas de tutorías para orientar a los alumnos. Ese es otro recurso que hay que aprovechar.

Plataformas de aprendizaje online

Pero esas no son todas las instancias. Hoy en día tienes también la posibilidad de realizar cursos online. Hay clases gratuitas en YouTube y además puedes encontrar cursos completos en plataformas de aprendizaje online.

Antes de acudir a un profesor o profesora particular, te recomiendo que busques en las siguientes plataformas si no hay un curso que te sirva.

  • Coursera. Es una plataforma de aprendizaje online con cursos de universidades de todo el mundo.
  • Udemy. Otra plataforma de aprendizaje con una amplia variedad de temas. Podrás encontrar cursos completos de matemáticas, ciencias, negocios y otros temas no académicos.
  • Domestika. Plataforma para aprender sobre fotografía, diseño gráfico, marketing digital, ilustración, edición de video, modelado 3d y programación.

Si con todo lo que he mencionado hasta aquí, sigues sin entender los temas de esa asignatura que tanto te cuesta, entonces es hora de acudir a un profesor particular.

Concluyendo

Es preferible siempre evitar ir a clases particulares mientras cursas la universidad, puesto que una de las lecciones que te enseña la educación académica es a valerte por tu propia cuenta. Sin embargo, has visto algunos casos donde un poco de ayuda no viene mal.

Espero que este artículo te haya servido de orientación. Te invito a que te suscribas a las redes sociales de Mentes Liberadas, donde encontrarás recursos y herramientas para estudiar mejor. Si tienes alguna duda, déjame un comentario al final del artículo.

¡Gracias por leerme!

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.