inflación académica
ActualidadUniversidad

La inflación académica

La llamada inflación académica es un problema que está ocurriendo en la actualidad vinculada al nivel que tienen los jóvenes estudiantes y graduados universitarios en relación con lo que exigen las empresas para ocupar puestos especializados. Hace treinta años, por ejemplo, tener un título universitario le garantizaba al graduado un excelente empleo y muy buenas condiciones de vida.

Con el tiempo, se empezó a hacer necesario el dominio de un segundo idioma y todos los estudiantes se hicieron tiempo para aprenderlo. Muchas familias comenzaron a pagar clases de inglés a sus hijos aún pequeños para que de adultos ya tuvieran este idioma bien arraigado.

Algo similar ocurrió luego con la entrada en la era digital. Se empezó a hacer imprescindible el dominio de la PC.

Llegando a la actualidad, el número de egresados de las universidades aumentó. Antes, muy pocas personas iban a la universidad, ahora muchos son los que empiezan e incluso logran terminar una carrera. Esto trajo como consecuecia una alta competencia entre graduados y las empresas empezaron a subir sus exigencias para ocupar puestos especializados.

En palabras de Ken Robinson, (de quien ya hablamos en este sitio):

 “De pronto los títulos universitarios no valen nada. Cuando yo era estudiante si tenías un título de grado, tenías trabajo y si no tenías era porque no querías”

Y agrega, luego:

“Pero ahora los jóvenes graduados necesitan maestrías, donde antes se necesitaba licenciatura”

Los problemas que genera la inflación académica

La inflación académica trae una serie de problemas relacionados a la educación

1. Nada asegurado

Tener un título universitario no garantiza empleo ni tampoco buena posición, como sí garantizaba hace treinta años.

2. Detrimento de la educación

Los estudiantes eligen cátedras fáciles para avanzar más rápido en sus carreras. Antes se elegía las mejores por lo que se podía aprender más allá de su dificultad. Esto produce que muchos alumnos “surfeen” el conocimiento en vez de “bucearlo”.

3. Más universidades pero menos nivel educativo

Se crean nuevas universidades con niveles educativos muy bajos para que los estudiantes aprovechen y certifiquen sus conocimientos a pesar de que no aprenden nada.

4. Las carreras se hacen más largas

Los estudiantes deben terminar una carrera y comenzar un posgrado. En el medio, como ocurre en Argentina, también necesitan tener un empleo para poder vivir. No todos tienen la posibilidad de acceder a una beca importante o de poder apoyarse en sus familias mientras hacen la carrera y muchos no pueden esperar a recibirse para insertarse en el mercado laboral. En síntesis, los tiempos de estudio se hacen aún más largos.

5. Abandono de carrera

Muchos dejan o ni siquiera intentan estudiar lo que les gusta, porque saben que deberán dedicar mucho tiempo y dedicación para obtener un título que luego no les garantizará nada.

6. Posgrados en paralelo al trabajo

Los que consiguen recibirse, luego deben estudiar un posgrado, pero también deben insertarse en el mercado laboral, si no, ¿cuándo lo harán?. Esto provoca que deban seguir estudiando en la universidad aún teniendo un trabajo como profesionales.

La inflación académica y nuestras vidas

Me quiero detener en el último punto planteado. Si pensamos esto un poco deberíamos preguntarnos ¿Estudiamos tanto para luego trabajar y aún seguir estudiando? ¿Acaso nos pagarán una fortuna en ese trabajo como justificar seguir estudiando? ¿En qué momento tenemos el tiempo libre y la tranquilidad que realmente merecemos por todo el esfuerzo hecho? ¿En las vacaciones?

Un empleado asalariado con educación mínima también tiene vacaciones. Además, si trabaja desde los 18 años y llega a los 30, le corresponden más días de descanso que un profesional con título universitario insertado más tardíamente en el mercado laboral.

Entonces, ¿de qué se trata este tema de la inflación académica en realidad? ¿No creen que el resultado es castigar a los que estudian y se esfuerzan por aprender más? ¿Vale la pena llevar adelante una carrera universitaria si nada de lo que alcancemos va ser suficiente, al menos durante los mejores años de nuestras vidas?

Piénsenlo, estudiantes. Me gustaría conocer sus opiniones al respecto de este tema.



8 Comentarios

  1. La verdad yo decidí dejar la carrera en 1er año
    Ahora me dedico a hacer dinero
    Y no me va para nada mal
    Este problema me lo contaron mis padres y me ayudaron a emprender
    Ahora trabajo sin un titulo por algo que de verdad me apasiona

  2. Creo q este tema lo declaro la unesco…… Muy interesante…
    Lei algunos libros de desarrollo personal y financiero
    Y conclui q.queria ser empresario no empleado, el empresario para ser empreaario necesita desarrollar ciertas habilidades e inteligencias q en las universidadea no enseñan, ni en harvard……y eso se desarrolla en la cancha…
    Pero si quiere ser empleado tiene q ser un empleado feliz, feliz de hacer rico a su jefe, y si eso no le gusta,renuncie y trabaje por tus sueños y no por una quicena…

    1. Hola Guido
      Está perfecto lo que pensás. Mi único consejo, que se basa en mi experiencia personal, es que quizás durante un tiempo sea bueno trabajar como empleado para alguien. Eso te va a nutrir de un montón de conocimientos y vas a poder entender muchas cosas. Luego sí, podrás independizarte y buscar ser tu propio jefe.
      ¡Espero que te vaya bien en tu proyecto!
      Saludos

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.