Nunca es tarde para estudiar en la universidad

nunca es tarde para estudiar en la universidad

Algunos creen que para hacer una carrera universitaria es necesario ser joven. Incluso, muchos jóvenes piensan que ya están grandes para empezar.

¿Tienes más de 25 años? ¿Más de 30? ¿Más de 40? Calma, todavía estás a tiempo de comenzar.

Vamos a ver por qué nunca es tarde para empezar a estudiar en la universidad.

Estudiar en la universidad: el prejuicio de la edad

El proceso de aprendizaje puede ser llevado a cabo por personas de todas las edades. De eso no hay duda.

Sin embargo, sabemos que muy pocas personas ya adultas se inclinan por volver a los libros y llevar adelante una carrera. Y estoy hablando de aquellos que pueden hacerlo. Es decir, hablamos de adultos que ya han formado sus familias y criados a sus hijos Personas que disponen de suficiente tiempo y capacidad económica como para llevar adelante una carrera de varios años.

Es probable que esas personas tengan ganas y entusiasmo para estudiar luego de tanto tiempo, pero algún prejuicio, o quizás vergüenza, les impide ir a cursar junto a muchos jóvenes a los cuales pueden llevar 30 años o más. ¿Es tu caso? ¿Te ocurre algo similar?

No hay nada que haga sentir más realizado a un ser humano que su continuo esfuerzo por superarse e intentar ser mejor.

Pero esto no tiene que ser así.

La universidad está abierta para todo el mundo. Además, las diferencias de edad no cuentan.

No hay nada que haga sentir más realizado a un ser humano que su continuo esfuerzo por superarse e intentar ser mejor. Aprender algo nuevo es justamente eso: aspirar a convertirse en alguien aún mejor.

Jóvenes que creen ser viejos para la universidad

Pero no sólo le ocurre esto a la gente de más de 40 años. Es muy común en estos días escuchar a jóvenes de entre 25 y 30 años expresar su desilusión de no estar en edad para arrancar una carrera.

¿Cómo pueden pensar así?

Están en la edad perfecta para empezar a estudiar en la universidad. La educación académica no es un tren que pasa una sola vez en la vida a los 18 años, sino más bien un taxi que se puede tomar en cualquier momento.

Sí, es verdad, si seguimos la analogía, tal vez cuanto más grande seas más caro será el viaje.

Nunca es tarde para estudiar

A medida que la gente crece, busca independizarse económicamente lo que la obliga a conseguir un empleo o emprender un negocio personal. También a formar una familia. Esto lo lleva a tener y criar hijos.

El tiempo pasa a ser escaso y está claro que el esfuerzo para mantener una carrera en esas condiciones se siente más que para un joven de 18 que no tiene más obligaciones que estudiar.

“El primer paso no te lleva de inmediato a donde quisieras estar, pero te saca de donde estás ahora”
– Anónimo

Sin embargo, eso no quiere decir que no se pueda. Y hay mucha gente que lo entiende así y pese a los prejuicios elige una carrera que le gusta para llevar adelante su sueño de estudiar en la universidad y graduarse.

Esto es todo por este artículo. Espero que te haya gustado.

Te invito a que sigas a Mentes Liberadas en las redes sociales y a que te suscribas al newlsetter para recibir información sobre el sitio y artículos.

Gracias por leerme.

Hasta la próxima.

guest
354 Comentarios
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese