Universidad

4 recomendaciones para una exposición oral exitosa

Hablar en público es el terror de muchos. Y si encima va con nota, los nervios aumentan al máximo. Un examen oral o una defensa de trabajo práctico son situaciones incómodas para gran parte de los estudiantes. Ya conocimos los consejos fundamentales para hacer una exposición oral. Les recomiendo que primero pasen por ese artículo. En esta ocasión lo que vamos a agregar son algunas recomendaciones para una exposición oral exitosa.

1. Elegir un atuendo adecuado para la ocasión

El atuendo a elegir va a depender mucho de la instancia y el tipo de exposición oral a llevar a cabo. Si es un examen oral frente a una mesa de docentes, puede no ser tan importante. Pero si es una charla frente a un auditorio, lo ideal es estar un poco más presentable que de costumbre.

No se trata tampoco de ir vestidos de gala. Basta simplemente con atender a pequeños detalles de la indumentaria a elegir y a estar suficientemente presentables y prolijos para exponer los temas de la mejor manera.

2. Llegar con tiempo

Hay varios motivos por los cuales es recomendable llegar a tiempo, especialmente si se trata de una exposición en un lugar grande. En principio, la idea es familiarizarse con el lugar. Ver cómo es, ir calculando la fuerza de voz que habrá que usar, entre otras cosas.

Pero hay algo más que puede ser provechoso. Puede surtir un efecto psicológico importante ver el lugar completamente vacío. Ir viendo como se va llenando e incluso ir hablando y saludando a cada persona que ingresa es una forma de prepararse mentalmente para la exposición.

También es importante llegar temprano para atender necesidades básicas como por ejemplo ir al baño.

3. Probar el soporte visual y técnico

Hay otro motivo trascendente para llegar temprano y puede ser vital. Se debe probar con anterioridad al momento de la exposición el soporte visual y todo sistema técnico vinculado. Ya sea se use un proyector, una laptop, o incluso un micrófono. Todo debe estar en condiciones mucho antes de comenzar la exposición.

Imagina el siguiente escenario. Has preparado una presentación con diapositivas. Son fundamentales para poder explicar cada uno de los temas de tu exposición. Pero piensa también que son tu guía para poder ir avanzando mientras hablas. Sin ese material, estás perdido. Ahora, imagina que por no contar con un adaptador eléctrico el proyector que se iba a utilizar no funciona. A esto, suma la idea de que el docente a cargo te indica que comiences la exposición sin usar el soporte visual. ¿Qué resultado vislumbras con ese escenario?

Quizás sin un soporte visual puedas aprobar. Sin embargo, si has preparado toda la charla para utilizarlo, entonces es probable que te sea muy necesario.

Espero que este ejercicio mental te haya asustado un poco. Lo suficiente como para tomar los recaudos necesarios para que no te ocurra nunca.

4. Llevar algo para beber

Esta es una de las recomendaciones más simples del mundo, que se nos pasó en el artículo anterior. Siempre que se va a dar una charla o a hacer una exposición oral, es necesario tener algo de líquido a mano. Con una botella de agua mineral basta. Incluso, es muy probable que vean a otros estudiantes dar orales con una botella de plástico en la mano.

Además de para hidratarse, el líquido previene sequedad en la garganta por eventuales nervios. También es un salvavidas en caso de que nos quedemos sin voz de golpe. Sí, todo eso suele pasar y es normal. Además, dar un sorbo de agua en algunos momentos, nos da unos segundos extra para pensar qué responder cuando nos preguntan algo difícil, en el caso de los exámenes.


Bien, hasta aquí las recomendaciones para una exposición oral exitosa. Espero les puedan sacar mucho provecho y les sirva para dar excelentes charlas y exámenes orales.

Última actualización el 2018-12-04 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.