elegir universidad
Orientación vocacionalUniversidad

7 claves para elegir universidad

Ya sabes cuál es la carrera que quieres estudiar. Tu nivel de seguridad en esa decisión es absoluto o muy cercano a ello. Sólo te falta definir dónde estudiar. Qué universidad elegir para llevar adelante tus estudios es una decisión casi tan importante como elegir carrera en sí mismo.

Esta entrada sirve de complemento a Elegir carrera: 7 tips fundamentales. Aquella se centraba en cómo elegir la carrera. En este caso haremos lo propio con la universidad, es decir, la casa de estudios propiamente.

En este artículo no vamos a presentar ninguna fórmula mágica para saber qué universidad conviene elegir. Pero sí vamos a repasar una serie de aspectos muy importantes que no hay que dejar de considerar a la hora de tomar la decisión.

1. Pública o privada

En algunos países se tiene la posibilidad entre elegir entre una universidad pública o una privada. La universidad pública suele garantizar el acceso gratuito, mientras que las privadas generalmente requieren el pago de una matrícula y una cuota mensual.

No crean que es sólo una cuestión de costos. Las universidades públicas y privadas se diferencian también en otros aspectos. Como esto varía en cada país, es mejor interiorizarse al respecto. Pueden investigar en foros o, lo mejor, hablar con estudiantes que cursen en distintos tipos de universidades.

2. Costo de los estudios y becas

Si la universidad es privada o si no lo es, pero igualmente tienen que pagar para poder estudiar, entonces obviamente este aspecto es muy importante.

Quienes no pueden afrontar costos muy altos, pueden optar por universidades más económicas. O, por qué no, por acceder a becas. Este es un asunto que hay que investigar con tiempo dado que generalmente para acceder a becas es necesario cumplir con determinados requisitos.

Además, vinculado también a este aspecto, el costo de estudiar en la universidad puede generar en el estudiante la necesidad de conseguir un empleo de medio tiempo.

3. Ubicación geográfica

El lugar donde queda la sede donde se estudia no es un asunto trivial. Lo ideal es que nos quede a apenas unos minutos. Piensen que vamos a tener que ir y venir constantemente de ese lugar. Si tenemos dos horas de viaje para ir y dos horas para volver, todo será cuesta arriba.

La ubicación geográfica de la sede donde se estudia es clave. Tiene que estar lo más cerca posible del lugar de residencia.

Hay que tener en cuenta que este ítem también repercute en el costo. Si la universidad a la que deseamos ir se encuentra en otra ciudad, o incluso en otro país, habrá que tener en cuenta lo que cuesta conseguir un alojamiento y el transporte.

4. Nivel

El nivel de la universidad generalmente está ligado a la dificultad de aprobación. Podríamos decir que cuanto mejor nivel tiene la universidad, más difícil es la carrera. Puede haber algunas excepciones, pero es una regla que se suele dar.

El nivel puede determinar el tipo de trabajo que se quiera realizar después. Algunos estudiantes seguramente quieran investigar, ya sea para el sector público o el privado. Para ello es necesario egresar de una universidad con buen nivel. Los mejores empleos también estarán a mayor alcance de aquellos que hayan cursado en una universidad de buen nivel.

El nivel de la universidad puede acotar o ampliar el futuro laboral del egresado.

Uno pensaría que hay que apuntar siempre a la universidad de mayor nivel, pero muchas veces el nivel está vinculado con el costo y con la duración de la carrera. Pasar muchos años para terminar una carrera no es algo deseable, más allá de que suele ocurrir, especialmente para estudiantes que además de estudiar, deben trabajar.

5. Duración de la carrera

Este es un ítem clave hoy en día. Las carreras tradicionales suelen ser de 5 ó 6 años. El problema es que la necesidad de buscar un empleo y la dificultad misma de la carrera hacen que los estudiantes permanezcan más tiempo en la universidad.

Antiguamente no era un problema demasiado grave, pero hoy en día, el avance de la tecnología es tan vertiginoso que obliga a estar actualizados a todos los profesionales. Es muy probable que los planes de estudio de las universidades (incluso las mejores del mundo) se queden en el tiempo y desfasen un par de años. Esto lo hemos visto en el artículo sobre la desactualización de las carreras, donde conocimos la opinión del escritor Alvin Toffler, especialista en el impacto tecnológico.

Por esto mismo, es necesario considerar cuánto dura una carrera. Y aquí hay que diferenciar por un lado lo que exige el plan de carrera oficial, y lo que realmente les termina llevando a los alumnos realizarla.

6. Modalidad de la carrera

La modalidad está relacionada directamente con la forma en que se cursa la carrera. Aquí estamos hablando de modalidad presencial o a distancia, pero también del sistema de evaluación. Ciclos, exámenes, trabajos en equipo, y todo lo relacionado a qué hay que hacer para llegar al título cabe en este ítem.

No tomen este aspecto como algo menor, puesto que es lo que genera que muchas veces los estudiantes se queden trabados y no puedan avanzar en sus carreras.

7. Orientación

La orientación de la carrera es muy importante. Una misma carrera, dictada en distintas universidades, puede ser completamente diferente. Es por eso que hay que investigar al respecto. Para ello seguramente sea necesario entender un poco, aunque sea a rasgos generales, de qué se trata técnicamente la carrera.

La orientación de la carrera puede convertir el sueño de estudiar lo que te gusta en una pesadilla. Este es un punto muy importante a tener en cuenta.

Un ejemplo de este caso es el de las universidades que son demasiado teóricas y que contrastan con las que se basan casi exclusivamente en la práctica. Esto puede repercutir en el aspecto profesional ya sea que elijamos destinarnos a la investigación o busquemos un empleo.


Hasta aquí, algunas claves para elegir universidad. Recuerden que las decisiones no son buenas ni malas de por sí. Cada uno de debe elegir aquella universidad que mejor se adapta a lo que necesita.

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.