George Dantzig: la gran historia del estudiante que resolvió lo impensado

george dantzig

Hace un tiempo te contaba sobre el método simplex y de la programación lineal, cuyo padre es George Dantzig. Existe una leyenda vinculada a este hombre. Una leyenda que con el tiempo fue modificada y, en parte exagerada, pero que originalmente es totalmente cierta.

La historia de George Dantzig

Cuenta la historia que corría el año 1939 y George Dantzig, de 25 años, era estudiante de la Universidad de Berkeley, en California, Estados Unidos. Recordemos que esta es una de las mejores universidades de Estados Unidos.

Dantzig cursaba una asignatura de matemáticas a la que solía llegar tarde. En una ocasión, al ingresar al aula luego de comenzada la clase, notó que en una esquina del pizarrón había dos problemas planteados por el profesor. Dantzig asumió que eran tarea para el hogar así que los anotó en su cuaderno de apuntes.

Lo que no sabía era que en realidad, durante los minutos iniciales de la clase, su profesor Jerzy Neyman, había explicado y planteado en el pizarrón dos problemas estadísticos aún no resueltos.

Es decir, no sólo lo que Dantzig copió no era tarea para el hogar, sino que ni siquiera se era algo que se creyera fácil de resolver. Esos problemas no habían sido resueltos por nadie durante años.

George Dantzig cursaba en la Universidad de Berkeley y logró resolver un problema que hasta ese momento no tenía solución. Claro que él ni lo sospechaba.

Desconociendo esto, Dantzig le dedicó los siguientes días a la “tarea”, admitiendo años después que había encontrado los problemas “un poco más difíciles que lo acostumbrado”. Sin embargo, con inteligencia y dedicación, logró resolverlos, alcanzando una solución completa para ambos.

Dantizg volvió a clase y entregó la tarea resuelta. Días después, el profesor Neyman lo citó. Dantzig al principio pensó que había resuelto mal la tarea. Pero luego, al escuchar a su profesor entendió lo que había ocurrido. Había solucionado los dos problemas de estadística que hasta ese momento nadie había resuelto.

Neyman ayudó a Dantzig a publicar una de las soluciones. Años después, otro matemático investigó y llegó a la misma conclusión que Dantzig para el segundo problema y compartió los méritos.

Nada es imposible

Esta leyenda, alterada un poco a través de los años, ha sido usada para explicar la importancia del pensamiento positivo.

¿Hubiera logrado Dantzig resolver los problemas si hubiera sabido que hasta ese momento no tenían solución? ¿En cuánto influye los límites que nos ponen los demás? ¿Y en cuánto los que nos ponemos nosotros mismos?

Dantzig logró resolver los problemas porque pensó que tenían solución y que era posible hallarla.

El protagonista de esta historia vivió hasta 2005 y antes de morir dejó en claro que la historia era cierta. Una historia que nos arroja lo importante que es confiar en uno mismo. Y también en pensar que nuestra capacidad y creatividad, en realidad, no tienen límites.

Más recursos educativos y culturales en Mentes Liberadas

Espero que este artículo te haya gustado. Si es así, compártelo con todo el mundo.

Si tienes alguna duda, aporte o sugerencia, déjame un comentario al finalizar la entrada.

Suscríbete al newsletter de Mentes Liberadas para recibir las novedades del sitio en tu correo electrónico. Síguenos también en las redes sociales.

Gracias por tomarte el tiempo de leerme.

Te espero en el próximo artículo.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese