Claves para estudiar dos carreras simultáneamente

claves para estudiar dos carreras simultáneamente

Estudiar dos carreras simultáneamente es una posibilidad que muchos estudiantes evalúan. No sólo uno se capacita más ampliamente en un período de tiempo menor del que llevaría cursarlas de forma sucesiva, ampliando así el horizonte profesional, sino que también permite a muchos solucionar el dilema de “¿qué carrera estudio?” cuando hay dos candidatas que son igualmente tentadoras.

No obstante, teniendo en cuenta que cada materia consume una cuota considerable de horas y energía diarias, es una alternativa sobre la cual hay que reflexionar detenidamente, considerando diversos elementos:

Objetivo

La motivación es esencial a la hora de llevar a cabo nuestros planes. Ya sea porque queremos ver ampliadas nuestras posibilidades profesionales o por una cuestión de realización personal y vocación, debemos tener razones claras que justifiquen nuestro esfuerzo extra, de lo contrario, la voluntad de seguir adelante puede verse doblegada fácilmente.

A ciertas personas puede resultarles más ventajoso estudiar y trabajar que estudiar dos carreras simultáneamente, por tanto hay que evaluar cuidadosamente nuestra situación particular: ¿podemos permitirnos, desde un punto de vista económico, postergar nuestro ingreso al mercado de trabajo en pos de invertir el tiempo en otra carrera?

Y desde otra perspectiva, ¿realmente estamos dispuestos a estudiar más que el resto de nuestros compañeros? ¿Renunciar a salidas o reuniones y tener menos momentos de esparcimiento? Son cuestiones netamente personales. Pero resulta pertinente considerarlas para garantizar el éxito de nuestro emprendimiento. Es decir, por qué queremos hacerlo y qué estamos dispuestos a sacrificar.

Complementariedad

Hay que tener en cuenta que cuanto más afines sean las carreras, más fácil nos resultará el cursado. Por ejemplo, Ciencia Política y Sociología o Derecho y Relaciones Laborales o del Trabajo. En primer lugar, porque la mayoría de las veces es posible revalidar las asignaturas presentes en ambas o las pertenecientes a los ciclos básicos o troncos comunes.

Es conveniente buscar carreras que tengan alguna relación o que puedan complementarse bien.

En segundo lugar, aun en los casos de las materias exclusivas de cada carrera, muchas veces los conocimientos que ya adquirimos nos facilitan la tarea de absorber o comprender nuevos. Todas las disciplinas poseen cierto grado de interdependencia con otras.

Etapa

Inscribirse a dos carreras diferentes en el año en que recién empezamos nuestra experiencia universitaria puede resultar arriesgado. Esto es así dado que no tenemos noción del tiempo y el esfuerzo que nos requieren las diversas instancias de evaluación.

Es recomendable avanzar un par de semestres en una de las carreras y empezar la otra cuando ya tenemos un panorama claro de cuántas materias hemos aprobado, cuántas nos quedan por aprobar y lo que podemos abarcar sin necesariamente atrasarnos en la carrera que ya hemos empezado.

Determinar en qué momento comenzar la simultaneidad es clave.

Burocracia

Cada universidad posee un reglamento distinto a la hora de permitir que un estudiante curse más de una carrera. Algunas no lo permiten, otras lo hacen sin ningún tipo de requisito o proceso. Otras, incluso, tienen secciones destinadas única y exclusivamente a administrar la simultaneidad de carreras.

Al tomar la decisión, hay que tener en cuenta los tiempos y la documentación necesaria. La idea es llevar a cabo el procedimiento sin mayores dolores de cabeza. Lo ideal es recabar toda la información al respecto tiempo antes de que se abran las inscripciones a las carreras en cuestión.

Planificación

Llevar dos carreras al mismo tiempo y de forma íntegra resulta, la mayoría de las veces, físicamente irrealizable. Es muy probable que los horarios se superpongan. También puede pasar que la bibliografía de las asignaturas sea tan extensa que resulte imposible cubrir todo lo que deberíamos cursar.

Por lo tanto, hay que elegir las materias con cuidado. Es recomendable leer los programas y hablar con estudiantes avanzados para saber, entre otras cosas, qué tan abultadas son las lecciones.  También para averiguar cuál es la exigencia de la cátedra o cómo es el régimen de asistencias.

De esa forma será posible armar un semestre equilibrado. Seleccionado asignaturas de diverso nivel de dificultad, para llevar el cursado a un ritmo razonable. Y de esta manera, no abandonar porque nos encontramos sobrecargados.

La planificación y organización del tiempo se vuelve vital al hacer dos carreras al mismo tiempo.

De hecho, si sabemos que será un período difícil, cursar únicamente una asignatura de una de las carreras no debería preocuparnos. Tampoco, incluso, deberíamos descartar la posibilidad de tomarnos un descanso de una de las carreras durante un semestre si nuestra agenda por diversos motivos se llena de repente. Avanzar lentamente siempre es preferible a abandonar nuestra meta. Y, en muchos casos, tomarse las cosas con calma y encontrar nuestro propio ritmo son las claves del éxito.

En síntesis

En suma, los costos y los beneficios de la simultaneidad de carreras deben ser evaluados de forma netamente personal. Varían según la situación particular de cada estudiante. Sin embargo, lo que sí es seguro es que con determinación, organización y autolimitación, conseguir dos títulos en relativamente pocos años es posible. Más aún si pertenecen a una misma área de estudio.

339 Comentarios
Oldest
Newest
Inline Feedbacks
View all comments
Quizás también te interese