Cursos online

Cómo elegir un curso online: guía definitiva con 17 puntos a tener en cuenta

Vivimos en una era donde hay una amplia variedad de plataformas que ofrecen capacitación a distancia. ¿Cuál escoger? ¿Qué sitio web de cursos es recomendable? En este artículo encontrarás una guía completa sobre cómo elegir un curso online.

A lo largo de esta entrada recorreré diferentes aspectos a tener en cuenta a la hora de seleccionar un curso online. Analizaremos la modalidad, el contenido, la plataforma, el instructor, el precio y otros elementos relevantes.

1. Modalidad de cursada

En este artículo siempre hablaré de cursos online a través de video lecciones. Pero hay que tener cuidado. En algunos casos se presentan cursos de educación a distancia que incluyen un segmento que no es online. En general, esta parte es una instancia de evaluación.

Debes asegurarte que el curso que te interesa sea 100% online y no tenga instancias presenciales.

Puedo citar como ejemplo los cursos de UBA XXI, la modalidad a distancia con la que cuenta la Universidad de Buenos Aires. Si bien es cierto que el material de estudio se puede acceder online a través de lecciones en video y textos para descargar, los exámenes se rinden de forma presencial en las diferentes sedes de este programa de educación a distancia.

Por eso es necesario revisar siempre que el curso que buscas sea 100% online.

Si quieres conocer más acerca de UBA XXI, te recomiendo el artículo Guía completa sobre UBA XXI.

2. Autoridad de la plataforma

Algunos sitios web de cursos tienen más prestigio que otros. Por ejemplo, Coursera es una plataforma en la que se ofrecen cursos producidos por todo tipo de universidades, entre las que se incluyen las más importantes del mundo, como por ejemplo, Harvard o Standford.

Sin embargo, la autoridad no es tan simple de definir. Hay que tener en cuenta también el tema del cual el curso trata. Por ejemplo, si buscas un curso sobre programación, es preferible elegir siempre una plataforma de cursos online que se especialice en ese terreno, antes de escoger una que cubra diferentes áreas.

3. Autoridad del instructor

El instructor o la instructora es quien que está a cargo del curso. Por lo general, es la misma persona que organiza el contenido y explica los temas.

No importa qué área te interese, es clave que el instructor sea una autoridad o que al menos puedas comprobar que tiene conocimientos sobre el tema que te enseñará.

Esto último no significa que todos los instructores tienen que poseer un doctorado. Lo que sí es necesario es que tengan un amplio dominio del área a explicar.

No siempre se requiere un académico o un profesional para enseñar todos los temas. Pero es importante que el instructor domine los temas que enseña.

¿Cómo comprobar si el profesor tiene suficiente autoridad en el tema? En primer lugar, leyendo la biografía que suele aparecer en la página del curso. Allí conseguirás comprobar los estudios cursados y su experiencia de trabajo. También podrás ver si tuvo empleos en centros educativos, universidades y escuelas. Incluso, si ha escrito libros sobre el tema que domina o si ha recibido premios por ello.

Además de leer la biografía, te recomiendo que investigues a esa persona en Google para ver si aparece algún resultado adicional que te pueda dar más información.

Vale aclarar de nuevo que no siempre se requiere a una persona sobre capacitada. Si te encuentras buscando un curso acerca de cómo resolver integrales de Análisis Matemático, bastará con que te lo explique un estudiante avanzado de ingeniería o alguna otra ciencia exacta.

4. Duración, cronograma y flexibilidad de fechas

Siempre que se está por elegir un curso online es bueno determinar dos aspectos vinculados al tiempo.

El primero de ellos es cuánto dura el curso. Y en términos de duración podemos acceder al dato del tiempo total de las lecciones en video o también el estimado de cursada.

En el caso del tiempo de cursada este periodo puede ser de horas, semanas o incluso meses. Si bien en la mayoría de los casos es una sugerencia, en otros esto es una exigencia que está asociada a un plan de estudio.

Como segundo aspecto, se tiene que conocer si hay un cronograma que se deba cumplir. Porque esto puede implicar ver determinada cantidad de lecciones en un tiempo dado, completar algún tipo de evaluación o realizar entregas de trabajos prácticos.

En caso de existir un cronograma hay que verificar si este es flexible o no. Lo cierto es que la mayoría de los cursos online que hay disponibles en la web hoy en día son adaptables y permiten que quien cursa lo haga en sus propios horarios y que avance a medida que pueda.

5. Evaluación

Uno de los aspectos más relevantes que tienes que conocer antes de elegir un curso es si este tendrá instancias de entrega y evaluación. La gran mayoría de cursos que se ofrecen en internet no incluyen examen de ningún tipo.

Sin embargo, hay plataformas que exigen la realización de actividades para poder avanzar y completar la cursada. Estas pueden ser sencillas y consistir en preguntas de opción múltiple que se deben responder en un formulario tras una lección en video. Pero hay otras que tienen un nivel de exigencia elevado.

El mejor ejemplo es Coursera que en sus cursos incluye actividades sencillas como responder preguntas. Pero también las combina con la realización de elaborados trabajos prácticos que requieren horas de dedicación.

En cuanto a la evaluación, de existir, es buena idea además averiguar basándose en los comentarios que tiene el curso si es exigente o no. Incluso, es sustancial saber qué se necesita para aprobar.

En Coursera la evaluación se suele hacer entre pares. Alguien corrige tu trabajo y tú corriges el trabajo de otro.

Por último, en algunas plataformas en la que de nuevo debo nombrar a Coursera, la evaluación puede ser entre pares.

¿Qué significa esto? Que uno de tus compañeros virtuales se encarga de evaluar tu trabajo mientras que tú examinas lo realizado por alguien más. Implica un doble compromiso que debes asumir al comenzar el curso. Por eso mismo es tan importante tener presente este aspecto antes de inscribirse.

6. Certificado

La principal motivación para estudiar online es la de aprender algo nuevo. Sin embargo, la segunda suele ser obtener algún tipo de certificación que avale que los temas se aprendieron.

En general, todas las plataformas de educación online que hay en internet otorgan algún tipo de certificado o diploma. Estos se pueden compartir en redes sociales e incluso agregar al perfil de Linkedin. Pero eso suele ser algo simbólico, que en realidad no tiene ningún valor.

Las plataformas que emiten diplomas oficiales siempre tendrán algún tipo de examen o actividad práctica. El ejemplo es, una vez más, Coursera, que otorga certificados respaldados por universidades. Incluso algunos cursos pueden llegar a dar crédito académico.

Pero Coursera no es el único sitio en línea que ofrece estos beneficios. Hay muchas otras instituciones que brindan sus cursos online y que otorgan diplomas y certificados oficiales que se pueden agregar a un currículum.

Domestika, por ejemplo, tiene una propuesta distinta. Al completar un curso, los suscriptores Pro acceden a un certificado firmado por el instructor. Eso es algo interesante que aporta valor, teniendo en cuenta que los cursos de esta plataforma no incluyen evaluación. Si te interesa más saber sobre esto, te recomiendo que leas uno por uno los beneficios de ser usuario Pro en Domestika.

7. Precio

Como todo producto a comprar, un curso online tiene su costo y en este aspecto lo vital es realizar comparaciones y buscar descuentos.

Antes de avanzar con consejos sobre cómo encontrar precios más bajos, hay algo importante que tienes que saber antes de adquirir el curso. En algunas plataformas el pago por el curso se hace una única vez, pero hay otras en las que se debe abonar por mes hasta que se completa la cursada o te das de baja.

Y sí, es una vez más Coursera, quien cobra una suma fija por mes para poder realizar sus cursos. Las otras plataformas como Domestika, Crehana, Udemy y Tutellus, el pago es una única vez por curso.

Por algún motivo que desconozco hay cursos que tienen precios desorbitantes y duran apenas una hora. Buscar alternativas es crucial si no quieres gastar demasiado dinero.

En la mayoría de las plataformas el curso de paga una vez, pero en otras, la suscripción es mensual hasta completarlo o abandonarlo.

Otro aspecto vinculado al precio que tienes que tener en cuenta es el de las promociones. En general, las estrategias de ventas de los sitios de cursos más populares hacen que todos los cursos figuren con descuentos descomunales. No pienses que hay rebajas del 90%.

Sin embargo, hay determinadas fechas como por ejemplo el Cyber Monday, el Black Friday, Halloween o el Singles’ Day en los que hay rebajas auténticas y pronunciadas. Ese es el mejor momento para adquirir cursos online (y cualquier otro producto que te interese). Solo recuerda siempre realizar comparaciones antes de comprar.

A continuación te contaré un secreto: a veces el mismo curso se encuentra en dos plataformas distintas, con precios diferentes. ¿Por qué ocurre esto? Porque los sitios de educación a distancia tienen acuerdos variados con los instructores y además, en algunas épocas del año hay promociones que hacen que los precios se alteren. Desde ya que lo recomendable es acceder a la plataforma que tenga el curso más barato.

8. Acceso perpetuo al material

Como mencioné en el punto anterior, puede que el pago se haga una única vez o que haya que abonar por mes. Por supuesto que esto afecta el acceso al material.

En la mayoría de los casos, si el desembolso se realiza una única vez, el material debería estar disponible de forma perpetua, para ver todas las veces que sea necesario. Así funcionan Domestika y Udemy, por ejemplo.

Si se tiene una suscripción mensual como en Coursera, y se interrumpe el abono, ya sea porque se completó o abandonó el curso, entonces el material deja de estar disponible.

Lo mejor de este punto es que en general los sitios webs que te dan acceso de por vida lo aclaran y te lo presentan como una de sus principales ventajas. En caso de que no haya ninguna referencia a este asunto, es mejor consultar.

9. Contenido y organización de los temas

Por supuesto que el contenido del curso es algo fundamental a revisar. En el título y la descripción básica encontrarás cuál es la temática en líneas generales. Pero si quieres ver en detalle de qué se trata, te recomiendo que accedas al temario completo.

En el contenido detallado conviene comprobar que los temas se encuentren bien organizados. Puede que no sepas sobre el área a aprender y no tengas claro si el contenido está dispuesto de forma correcta. Sin embargo, puedes leerlo y verificar si se encuentran separados en unidades o módulos, o si por el contrario, están sueltos sin demasiada relación entre sí.

Por cada tema, si es posible, revisa la duración de la video lección asociada. Esto es algo que puedes hacer en Udemy para ver cuánto tiempo se dedica a cada tema durante el curso.

10. Calidad del video, edición y producción

Como aclaré al principio del artículo, siempre me refiero a cursos online en los que hay lecciones en video. Por eso mismo es clave conocer la calidad del video y de edición, sumado a la producción en general. Esto lo puedes verificar viendo un adelanto de alguna clase o la introducción al curso, algo a lo que es probable que tengas acceso gratuito.

Las lecciones en video en calidad HD, con excelente sonido, edición profesional y gran nivel de producción, motivan a aprender más. A nadie le gusta ver un video mal grabado, de baja resolución, donde se pasa un Power Point, y en el que no se entiende lo que el instructor dice.

La calidad del video está en la resolución que tenga. Hoy en día los principales sitios de cursos online están produciendo en 1080p, al igual que Netflix y otras plataformas de streaming.

Elementos como video en alta resolución, edición profesional, escenografía, iluminación adecuada, y sonido de calidad, aportan mucho a la experiencia de cursar online.

La calidad de edición la puedes apreciar al ver la introducción, las transiciones, los sobre impresos en pantalla y los cortes.

Respecto a la producción, debes prestar atención en si el video se basa en un guión o si la persona que habla está improvisando. Las lecciones basadas en un libreto son fluidas y claras. Te ahorrarán tiempo, porque no tendrás que esperar a que el instructor recuerde lo que tenía que decir.

A nivel producción también presta atención a la escenografía. ¿Fue el video grabado en un estudio? ¿O improvisado en una casa? Fíjate si el instructor aparece en cámara o tan solo se lo escucha hablar. La música y el sonido que acompañan al curso es otro elemento a tener en cuenta. El uso de micrófonos profesionales es vital.

Quiero dejar en claro que si la calidad de producción no es buena, no significa que el curso sea malo. Hay muchos docentes que arman clases excelentes con los pocos recursos que cuentan.

Simplemente es cuestión de considerar esta dimensión a la hora de elegir el curso.

11. Nivel requerido

La oferta y demanda de cursos en internet ha ido en aumento en los últimos años. Esto ha dado lugar a la competencia y ello, a la especialización.

Por lo tanto, no todos los cursos que están disponibles son para todo el mundo. En una parte importante de ellos es necesario tener un dominio previo de temas vinculados. Esto ocurre en plataformas académicas como Coursera. Pero también en Domestika y Udemy, enfocadas en profesionales.

Por lo general, todos los cursos online indican en algún lugar de su descripción qué nivel tienen. También se suele aclarar qué conocimientos mínimos son necesarios. En algunas ocasiones verás que no se exige pero sí se recomienda saber sobre determinados temas. En esos casos, eres libre de elegir lo que te parezca mejor.

12. Idioma de audio, actividades y subtítulos

Salvo que tengas dominio de una lengua extranjera, como es el inglés, es probable que quieras que el curso se encuentre en español. Por eso es importante revisar en qué idiomas está disponible.

En caso de que no esté disponible el audio en español, hay que verificar si incluye subtítulos. ¡Cuidado! A veces hay subtítulos autogenerados y traducidos por medio de software. Te recomiendo que no tomes cursos en los que los subtítulos en español se tradujeron de esa forma.

Por otro lado, hay que considerar que el idioma puede referirse a los siguientes aspectos.

Primero, la lengua del audio y del material que hay que leer.

Si el curso no está hablado en español pero tiene subtítulos en nuestra lengua, verifica que estos no sean autogenerados. Y de haber actividades, que no estén en otro idioma.

Segundo, el idioma en el que están diagramadas las actividades a realizar, incluyendo también el idioma de la respuesta.

Por ejemplo, imagínate que haces un curso en el que los videos están en inglés con subtítulos en español. Hasta allí vas a poder cursar con normalidad. Pero, ¿qué pasa si luego tienes que hacer una actividad en la que te presentan un cuestionario en inglés y esperan que respondas en ese mismo idioma?

La conclusión es que es clave determinar con anticipación el idioma de los videos de las lecciones, el material complementario y las actividades, si es que hay alguna.

13. Reviews

En los tiempos que corren todo tiene un rating y una review. Productos como celulares, libros y películas, son ejemplo de ello. ¿Cómo no iban a tener reviews también los cursos online?

Lo que más te recomiendo que verifiques en cuanto al review de un curso no es el puntaje que tiene, sino una combinación de factores. Sí puedes mirar el puntaje, pero siempre teniendo presente la cantidad de críticas. Revisa también si tanto las positivas como las negativas añaden algún comentario o se limitan al puntaje.

Siempre descree de aquellas críticas donde solo hay un rating y ninguna explicación que lo justifique.

En cuanto a las reseñas escritas, es buena idea buscar las mejores, las peores y algunas que se encuentren por el medio. Eso te dará una noción de las fortalezas y debilidades del curso.

Si no hay ratings o reviews, chequea si figura la cantidad de alumnos inscriptos. Ese dato también ayuda a determinar si el curso es bueno o no.

14. Acceso desde diferentes dispositivos

Por una cuestión de comodidad, es probable que prefieras realizar el curso a través de una PC desktop o de una laptop. Sin embargo, disponer del curso en más de un tipo de dispositivo puede ser una gran ventaja.

Piensa en la posibilidad de acceder a través de un smart TV y mirar el curso en pantalla completa con la más alta calidad. O aprovechar tiempo en el transporte público viendo una clase desde tu smartphone.

Al igual que las plataformas de streaming como Netflix, los sitios que ofrecen cursos online otorgan la posibilidad de acceder desde diferentes dispositivos. Pero no todos tienen esta opción. Por eso te recomiendo que, de necesitarlo verifiques qué soporte hay para otros gadgets.

15. Material adicional

Los cursos online pueden traer material agregado que aporte gran valor. Por lo tanto este es un ítem más a verificar.

En general se trata de resúmenes, textos, artículos, diagramas, tablas y documentos adicionales.

En el caso de los cursos sobre diseño, fotografía o dibujo, pueden incluirse plantillas o imágenes con las que se tienen que trabajar durante el curso.

En los cursos de programación, el material adicional puede incluir una cheat sheet, con los nombres de las funciones de un lenguaje o los comandos más importantes de una tecnología en particular.

16. Asistencia del instructor

No todos pero existen sitios de cursos que se diferencian por disponer de algún tipo de asistencia por parte de quien imparte el curso. Por supuesto que esto no te permitirá hablar con esa persona, pero quizás sí te dejará enviar una consulta escrita y obtener una respuesta.

Esta característica puede ser un gran punto a favor para muchas personas que requieran una guía más personalizada.

Una de las plataformas que ofrece asistencia del instructor es Tutellus.

17. Materiales necesarios

Por último, te recomiendo que siempre verifiques qué elementos son necesarios para realizar el curso y que los tengas en cuenta a la hora de calcular el costo.

Porque si, por ejemplo, quieres hacer un curso sobre aprender a pintar con técnica de acuarelas, entonces deberás invertir una buena suma de dinero para conseguir papel, pinturas, pinceles y demás accesorios necesarios.

Asegúrate de disponer de todos los materiales necesarios antes de comenzar el curso.

Si el curso que quieres hacer es sobre un software en particular como puede ser Adobe Photoshop o AutoCAD, recuerda que necesitarás tener instalados estos programas. En caso de que no los tengas y no los puedas pagar, ten en cuenta que suele haber pruebas gratuitas para algunos software, pero que estas no duran más de 7 días. Esto puede obligarte a avanzar rápido con el curso.

Más allá del costo, investiga qué tipo de materiales necesitas y si están disponibles en el país y región en la que vives. Averigua qué reemplazos puedes encontrar para aquello que no esté a tu alcance.

Resumiendo

Esto ha sido todo acerca de cómo elegir un curso online. Lo más importante que debes recordar es que hay diversos aspectos a tener en cuenta. Algunos serán más o menos relevantes para ti.

La importancia de cada uno la debes determinar tú y basándote en eso, elegir el curso que te parezca más conveniente.

guest
0 Comentarios
Inline Feedbacks
View all comments
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.