Keeko, el robot que llegó a las escuelas de China
TecnoTecnología

Keeko, el robot educativo que llegó a las aulas de China

La noticia se difundió en las últimas semanas y fueron muchos los medios de distintos países los que le dieron relieve. Anunciaron que hay robots que ya están dando clases en las aulas de China. El modelo del robot se llama Keeko y en esta entrada vamos a hablar sobre él.

Si bien algo de cierto hay en esto, como siempre, se ha exagerado la noticia. No, no hay robots inteligentes y autónomos impartiendo clases en China y haciéndose cargo de los más pequeños. Vamos a ver de qué se trata realmente este asunto.

Robots en las aulas de China

La noticia fue presentada como una revolución educativa y tecnológica. Los títulos hacían pensar que ahora mismo hay robots dándole clases y cuidando a los niños más pequeños de las escuelas de China. Claro que no es así.

Lo que se ha implementado en 600 escuelas de jardines de infantes chinas es la inclusión de tecnología que hasta ahora era poco convencional. Si bien se trata de un robot, este no es más que una especie de teléfono celular con ruedas, con pantalla táctil y algunas funciones similares a las que presentan asistentes de voz como Siri, Cortana o Google Now. Claro que todo adaptado para los más pequeños.

Si bien se presenta la función del robot como un asistente, es en realidad una herramienta más de tecnología. A pesar de tener muchas funciones interesantes, no tiene, por ahora, la capacidad de enseñar o la autonomía como para manejarse con los chicos.

Keeko, el robot educativo

El nombre del robot educativo es Keeko. Es pequeño, tiene formas redondeadas y se desplaza gracias a unas ruedas en la parte inferior. En la parte donde estaría su rostro, tiene una pantalla táctil que cuando no se ilumina para formar unos supuestos ojos, tiene la capacidad para mostrar contenido multimedia incluyendo videojuegos.

Keeko incluye muchas de las funciones que tienen los asistentes de voz de los teléfonos celulares y a eso le suma la capacidad de desplazarse.

Entre las funciones que tiene se encuentran la de contar cuentos, proponer desafíos de lógica, e interactuar con las personas aunque, claro, con algunas limitaciones. Keeko también reconoce rostros y puede ser controlado desde un teléfono celular.

En el siguiente video (que está en inglés) van a poder conocer más en detalle lo que Keeko puede hacer. Tengan en cuenta que es un video publicitario y las bondades del producto están bastante exageradas.

Robots y niños en la ciencia ficción

La idea de los robots invadiendo nuestra vida no es nueva. Desde la creación del vocablo robot, por Karel Čapek en su obra de teatro R.U.R. (Robots Universales Rossum), hasta las más taquilleras películas de ciencia ficción modernas, siempre hemos soñado con el momento en que tengamos asistentes mecánicos.

Dentro del mundo de la literatura de ciencia ficción, el maestro de las historias de robots ha sido siempre Isaac Asimov. De todos los cuentos que ha escrito sobre autómatas, el que más se puede relacionar con Keeko es un relato llamado Robbie. En ese cuento, un robot, de nombre Robbie, debe encargarse de cuidar a Gloria, una simpática niña de ocho años. La niña se encariña mucho con el robot, pero los prejuicios de sus padres los llevan a separarlos.

Los autores Isaac Asimov y Philip K. Dick imaginaron historias de ciencia ficción donde los niños y los robots estrecharan relaciones de amistad.

Otros relatos de ciencia ficción de gran interés sobre este tema de niños y robots pertenecen a Philip K. Dick. Por un lado, el cuento Niñera (Nanny, 1955) , sobre unos robots bastante parecidos a Keeko que de día cuidan a los chicos, pero de noche se pelean a muerte entre ellos. Por el otro,  Progenie (Progeny, 1954), en el que los niños son criados por robots en vez de humanos y no desarrollan el complejo de Edipo. Un enfoque psicológico en un relato de ciencia ficción, algo completamente distinto a lo que estamos acostumbrados hoy en día.

Los albores de una nueva era

Si bien por ahora Keeko se parece más a la aspiradora automática que venden por internet que a los personajes robots que vemos en las películas, su sola inclusión en las aulas marca la tendencia. Con el tiempo, cada vez se irán incluyendo más este tipo de tecnologías para el aprendizaje.

¿Llegará el día en que los robots nos eduquen completamente? Difícil saberlo. Por ahora, los podemos tomar como unas simpáticas herramientas que nos sirven de ayuda.

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.