leer más durante el año
Cultura

8 tips para leer más libros durante el año

La lectura es fundamental para el desarrollo de nuestra mente y nuestras capacidades. Recuperar el hábito de la lectura para quienes no están acostumbrados a leer es un gran primer paso. Pero, ¿qué ocurre luego si no logramos leer lo suficiente cada año? Si bien cuánto es suficiente depende de cada uno, seguramente la mayoría no debe estar conforme con la cantidad de libros que ha leído durante este último año. Por eso, en este artículo, vamos a conocer 8 tips para leer más libros.

1. Leer todos los días

Tener una rutina de lectura diaria puede ser lo mejor para leer más libros en un año. Si todos los días es seguro que avanzamos un poco, entonces de alguna u otra forma, podremos leer mucho más a lo largo de un periodo de tiempo.

No hace falta leer tres horas todos los días. Alcanza con hacerlo durante 20 minutos, por ejemplo. El consejo aquí es que sea siempre a la misma hora. Puede ser antes de dormir, o inmediatamente después  de cenar. Algunos seguramente elegirán la mañana, antes de comenzar las tareas del día. El horario que escojan va a estar perfecto. Luego, por supuesto, pueden leer más en otros momentos del día o durante el fin de semana, si es que disponen de más tiempo.

2. Leer libros más cortos

Pareciera que estamos haciendo trampa, ¿no? Leemos la misma cantidad de palabras, pero al final la cuenta nos da que leímos más libros. Es cierto que es así, pero si estamos hablando de leer más libros, esto sirve. A veces nos metemos mucho con grandes sagas de novelas que son en extremo extensas. Eso es genial, pero cuando nos queremos acordar se pasó el año y sólo leímos a ese autor escribiendo para esa saga en particular.

Se entiende a veces la fascinación, que ahora solemos llamar hype. Sin embargo, a veces conviene intercalar algunos libros muy gordos, con otros más finitos. De esta forma leemos más libros por año y accedemos a una diversidad cultural más amplia. Conocemos otros autores y leemos otro tipo de libros. Podemos ir de la novela a la investigación periodística, de las biografías a los cuentos, o de libros de negocios de vuelta a las novelas.

3. Aprovechar todos los momentos libres para leer

Esto quiere decir que hay que ir siempre con lo que estemos leyendo encima. Es buena idea siempre, al salir de casa, meter en el bolso o la mochila el libro que estemos leyendo. Lo podremos leer en el transporte público, en salas de espera, entre materias si estamos en la universidad o en cualquier tiempo muerto que tengamos.

Quizás no sean más que 5 minutos en cada ocasión, pero esos intervalos se irán sumando y a lo largo de un año serán horas de lectura ganadas.

4. Aprender a leer más rápido

No se necesita ser un mutante de X-Men para poder leer más rápido. Hay técnicas de lectura veloz. Ya hemos hablado sobre este tema en Mentes Liberadas.

En general, estas técnicas consisten en cambiar la forma en que leemos. La mayoría de los seres humanos estamos acostumbrados a leer palabra por palabra. La lectura veloz consiste en interpretar grupos de palabras al mismo tiempo.

Para explicarlo con un ejemplo claro, cuando leemos, nuestros ojos pegan saltos por la línea del texto y se detienen en cada palabra. Con técnicas de lectura veloz, se aprende a reducir la cantidad de saltos de los ojos por línea y a consumir frases juntas de un solo golpe. De esta forma, por ejemplo, algunos expertos en lectura veloz, tienen la capacidad de leer una línea de texto e interpretar automáticamente su significado.

Aprender a leer rápido se puede lograr, pero tienen que entender que es un proceso que lleva tiempo.

Leer más en el año

5. Leer libros más livianos

Otra forma de poder leer más es leer algo que no nos agote ni nos haga pensar tanto. Si leemos libros de filosofía, cada vez que nos pongamos a leer deberemos estar muy concentrados y releer algunas partes. Con una novela eso no ocurre.

Entonces, el consejo aquí no es dejar de leer filosofía, pero sí combinar un poco el tipo de lectura. Así como dijimos que podía ser útil alternar libros largos con libros más cortos, se puede hacer lo mismo con el tipo de libro.

6. Leer varios libros al mismo tiempo

Un problema que tienen algunas personas es que a veces no tienen ganas de retomar la lectura porque el libro que están leyendo no les interesa en ese momento particular. La solución a esto es leer varios libros a la vez. Si lo podemos hacer con las series de TV, ¿por qué no lo vamos a lograr con los libros?.

Una buena idea puede ser tener libros de distintos géneros así si no tenemos ganas de leer uno, quizás sí tengamos de leer otro. Por ejemplo: una novela, un libro periodístico, y uno de divulgación científica. Lo importante es que al retomar la lectura recordemos dónde nos quedamos.

7. Participar en alguna red social online para motivarse a leer más libros

Las redes sociales nos motivan a publicar los libros que leímos y nuestra opinión al respecto. La red social por excelencia sobre libros es Goodreads. Allí podemos agregar los libros que vamos leyendo. También podremos dejar comentarios y hacer amigos. Es también una gran plataforma de recomendaciones de libros para conocer nuevos autores.

Entre las características que incorpora Goodreads, se encuentra el desafío de lectura. Este consiste en ponerse una meta anual de cantidad de libros a leer. Durante el año, la red social nos va informando cómo vamos respecto a nuestra meta. Además, podemos ver las metas y el rendimiento de nuestros amigos. Esto genera algo de competencia, de la sana.

8. Escuchar audiolibros

Puede no ser exactamente lo mismo que leer, pero debemos reconocer que el resultado final es similar. Hay veces que estamos muy cansados y otras en los que no podemos estar sosteniendo un libro o un lector electrónico en nuestras manos. Los audiolibros son excelentes para esas ocasiones. Y además, se pueden escuchar en simultáneo al hacer otros tipos de actividades.

Por ejemplo, nada mejor que combinar una rutina de actividad física con un audiolibro. Por ejemplo, podemos correr en una cinta durante unos cuantos minutos mientras tanto, una voz nos va leyendo un libro. Incluso, esto puede hacer que la rutina misma de ejercicio físico nos resulte más amena.

Leer más libros es posible

La conclusión es que se pueden leer más. Hay que hacerse el hábito de la lectura, leer en cada tiempo muerto que haya, seleccionar los libros adecuados y… leer. Si aplican estos tips, en poco tiempo descubrirán que pueden leer mucho más de lo que se imaginaban.



Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.