desarrollar hábitos
Bienestar

5 pasos para incorporar buenos hábitos a tu vida

Los mejores cambios en nuestras vidas no se dan de un día para el otro. Son producto de esfuerzo acumulado durante años. Gran parte de este esfuerzo en realidad está dividido en pequeños esfuerzos que se hacen día a día. La realización de estas actividades que nos guían hacia nuestro objetivo final no son más que buenos hábitos que hemos adquirido con el tiempo. Algunas veces lo hemos hecho sin darnos cuenta pero en ocasiones tuvimos que doblegar a nuestra voluntad. Los hábitos son la manera correcta de cambiar nuestras vidas para bien.  Por eso en este artículo vamos a conocer 5 pasos para incorporar buenos hábitos ya que esto es lo más difícil de lograr.

En el mundo de la productividad y el lifehacking, hay distintas ideas sobre el tiempo que se necesita para desarrollar hábitos. Se dice que para poder lograrlo se necesitan entre 30 y 90 días. Personalmente creo que 30 es demasiado poco. Seguramente entre 45 y 90 debe estar la respuesta. Aquí no nos vamos a detener en cuánto tiempo lleva, sino en algunos tips que nos pueden ayudar a que sea más fácil.

Paso 1: Tener un objetivo claro

Siempre tenemos que tener en claro la respuesta a la pregunta “¿Por qué estoy haciendo esto?”. Es decir, los hábitos a desarrollar tienen que tener un objetivo final. Si no lo tenemos, entonces nosotros mismos no nos vamos a convencer de lo que tenemos que hacer.

Tener una meta clara nos da la razón suficiente y algo más importante: nos motiva. Nos recuerda el deseo inicial del que partimos y hace que nuestra mente se active para ponernos en marcha y no caer en la procrastinación.

Paso 2: Usar ayuda de la tecnología

Por suerte hoy en día tenemos mucha ayuda. La tecnología nos juega a favor. Hay aplicaciones que se pueden configurar para que nos recuerden nuestros hábitos y para llevar el registro de lo que hemos hecho. Nuevamente el hecho de poder ver el historial de nuestro récord nos motiva a continuarlo.

Hay muchas aplicaciones que pueden ser de utilidad. Yo recomiendo siempre Todoist porque es la que más me ha dado resultado hasta aquí. Pero en realidad, cualquier gestor de tareas que permita programar actividades recurrentes puede servir.

Paso 3: Aplicar el Principio de Premack

Hace mucho tiempo hablamos de El Principio de Premack, el cual es mencionado en el libro Como Estudiar y Aprender Más y Mejor en Menos Tiempo, de Richard Fenker. Este principio es muy útil especialmente para estudiantes. Consiste en realizar actividades recreativas sólo si cumplimos primero con las actividades no recreativas.

El Principio de Premack nos hace posponer las actividades recreativas para después de cumplir nuestras obligaciones.

Por ejemplo, quizás nos guste pasar tiempo en las redes sociales, entonces lo que hacemos es poner como condición que usaremos las redes sociales sin ningún tipo de límite… luego de estudiar cuatro horas seguidas. De esa forma, con el tiempo, El Principio de Premack asegura que se irá desarrollando el hábito de primero estudiar o realizar las actividades que no son tan satisfactorias para más tarde disfrutar sin culpa de alguna actividad recreativa.

Paso 4: Penalizarse por incumplir

La contracara del principio visto en el punto anterior es penalizarse por no cumplir. Si teníamos que levantarnos temprano para estudiar y en vez de eso nos quedamos dormidos, entonces la penalización podría ser quedarse estudiando a la noche, en vez de, por ejemplo, mirar series. Si nos tomamos en serio las penalizaciones, nos van a molestar. A tal punto de que las vamos a tratar de evitar a toda costa.

Está claro que tanto para este punto como para el anterior, se requiere mucha autodisciplina. Pueden repasar el artículo dedicado al libro Autodisciplina en 10 días.

Paso 5: Acumular actividades pendientes

Esto puede no servir para el estudio, pero es muy útil cuando se necesita adquirir el hábito de realizar una tarea diaria. Imaginemos que queremos comenzar a ponernos en forma. Desarrollamos un programa simple para caminar cinco cuadras diarias todos los días. Ahora supongamos que un día no pudimos lograrlo. Bien, entonces al otro día podemos caminar diez cuadras para compensar.

Acumular las actividades cuando no las cumplimos y obligarnos a cumplirlas luego, nos empuja a intentar realizarlas en el momento que corresponde.

Ahora supongamos que por algún motivo no logramos salir a caminar durante diez días. Es cierto, algo andaría mal en ese caso con nuestro proceso de desarrollo del hábito. Pero bueno, supongamos que tuvimos un problema muy serio personal o nos enfermamos y tuvimos que estar en casa. En ese caso, podemos tener un acumulado de cuadras (50 cuadras en este caso) que tenemos que ir descontando de los próximos días. De esta forma, en vez de seguir caminando 5 cuadras por día, podemos incrementar el número a 7 u 8 para ir bajando el número de cuadras adeudadas.

Formar nuevos hábitos es posible

Hasta aquí, los pasos para incorporar buenos hábitos en tu vida. Formar un hábito lleva tiempo, se necesita de paciencia y perseverancia. Con eso y los tips que hemos conocido en este artículo podrán incorporar cualquier hábito que los ayude a alcanzar sus objetivos.

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.