relax estudiar
Motivación e inspiración

Cómo ser creativo en un ambiente de alta exigencia

Un mundo de presiones externas

Vivimos en un mundo con hiperexigencias desde todos los frentes posibles. De alguna manera, la sociedad nos pide que seamos académicamente profesionales, exitosos en nuestra disciplina, sanos y deportistas, personas con valores que se preocupan por el medio ambiente, infranqueables amigos, bellas personas, de buenas intenciones y, por sobre todo, gente joven. El mar de las presiones sociales es mucho más pesado que las satisfacciones reales que rescatamos de él, lo que puede resultar frustrante y, sobre todo, estresante.

Estando rodeados de tanta exigencia, intentar ser creativos es una tarea complicada.

Estés inmerso en un trabajo explícitamente creativo o no, los altos presupuestos de la gente con la que trabajamos en relación a los tiempos y la calidad de nuestro trabajo ofician de limitante en la manera en que procedemos. En otras palabras, si necesitábamos algo lindo, original y eficiente para ayer, va a ser más complicado que si asumimos los tiempos reales que se precisan para ejecutar cualquier proyecto.

Los niveles de presión externos se conjugan, de alguna manera, con la necesidad propia de cumplir con las expectativas del entorno (y nuestros propios parámetros de exigencia). Todo esto en conjunto da como resultado un saldo negativo: una acumulación de agotamiento y angustia que no generan otra cosa que no sea malestar.

Relajarse es parte del trabajo

¿Qué recomendamos? No hagas nada. Si, somos defensores recalcitrantes de la acción, es cierto. Sin embargo, parar, reflexionar y relajarse también son acciones. Y son extremadamente necesarias para sobrevivir y resguardar las funciones cognitivas del estrés cotidiano.

Detenerse en el momento preciso es casi tan importante como avanzar, porque con una estrategia eficiente de dosificación de energía, es mucho más probable que tus niveles de productividad se eleven, la serotonina invada tu cuerpo y los insights -y la satisfacción que deriva de ellos — lleguen para quedarse.

Detenerse un momento para pensar con tranquilidad es también una parte del proceso creativo.

Así que ya sabés: si te sentís agotado y tu cuerpo quiere seguir, pero tu mente evidencia algún tipo de alerta al mejor estilo “estás pasado de rosca”, regalate un momento de relax: estoy segura que te lo merecés. El resto del trabajo, fluye.

Artículo publicado en Medium: https://medium.com/@Ro_Zamboni/relajarse-es-parte-del-trabajo-ec944bf22ab4

Fuente foto

Andrés Nieto Porras – https://www.flickr.com/photos/anieto2k/5603681683

Última actualización el 2018-10-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

avatar
1024
Rosario Zamboni
Comunicóloga y Lic #fsoc. Escribo, dibujo y juego con el diseño gráfico. Me re cabe la búsqueda creativa, y el chocolate ni te cuento.