no perder el ritmo de estudio
ProfesionalUniversidad

No perder el ritmo de estudio al comenzar a trabajar

Cuando uno comienza a trabajar las cosas cambian. El estudio en la universidad pasa a ser solo una parte de la vida. El trabajo acapara buena porción del tiempo y las energías. En este contexto, el gran objetivo que tiene todo estudiante universitario es no bajar el nivel en el ámbito académico. Pero no es nada fácil pretender mantener todo como está cuando hay menos tiempo para estudiar y muchas menos fuerzas mentales y físicas.

Se agrega un factor más que influye en convencernos de no hacer tanto esfuerzo: el dinero. Percibir dinero por trabajar, al principio nos llena de satisfacción y nos da confianza. Pero con el tiempo, también nos aburguesa un poco. Como tenemos dinero, podemos satisfacer gran parte de nuestras necesidades y estar cómodos. Esto produce relajamiento y nos hace olvidar el gran objetivo: terminar la carrera.

Por eso, en esta nota, vamos a ver una serie de tips para que esto no ocurra y podamos seguir manteniendo el mismo nivel de estudio y la misma ambición hasta lograr recibirnos.

1. Horario fijo de estudio

Quizás antes, con todo el tiempo del mundo, uno podía empezar a estudiar a cualquier hora y cortar cuando le pareciera conveniente. Ahora, con trabajo, es preferible tener un horario fijo. Esto quiere decir empezar y finalizar a una hora determinada todos los días.

Tener un horario fijo de estudio es un excelente hábito a desarrollar.

2. Menos distracciones al estudiar

Si siempre decimos que las interrupciones son un gran problema para los estudiantes, cuando se tiene menos tiempo que antes, entonces esto pasa a ser casi decisivo. Hay que aprovechar al máximo el tiempo de estudio y para ello es preferible apagar la televisión, la radio, la PC y hasta el teléfono móvil de ser necesario.

3. Enfocarse más en los exámenes

Hay que lograr que cada vez que nos sentemos a estudiar, sea para incorporar un concepto que luego sea importante para el parcial o el final. Podríamos decir que se debe comenzar a estudiar para la evaluación desde el primer día de cursada para cada materia.

4. Sacrificar fines de semana y feriados

El tiempo no va a alcanzar, incluso para los que trabajen medio tiempo. Los fines de semana se convierten en estaciones de estudio y se deben aprovechar al máximo. Lamentablemente, esto significa resignar esparcimiento, salidas y diversión.

Si deciden estudiar y trabajar, o si no les queda más remedio, tienen que saber que los fines de semana los tendrán ocupados estudiando.

5. Invertir para ganar tiempo

Como comenté en una entrada anterior, al trabajar se percibe un salario. No está mal aprovechar parte de ese salario para recuperar algo de tiempo. El ejemplo más simple es tomar un taxi de vez en cuando para no perder tanto tiempo en el transporte público.

6. Aprovechar días de estudio

A todos los estudiantes que trabajan, les corresponde por ley una cierta cantidad de días de estudio. Esto quiere decir que, avisando previamente, se pueden tomar días libres para estudiar. Hay que aprovechar esto, sin abusarse claro.

7. No perder de vista el objetivo

Cada vez que no tengamos ganas de estudiar o cada vez que estemos buscando una excusa para postergar los libros, hay que volver a nuestro estado más primitivo como estudiante y recordar por qué motivo hacemos el esfuerzo que hacemos. Unos segundos al día alcanzan para volver a fijar la mente en la meta final.

2
Deja un comentario

avatar
1024
1 Comment threads
1 Thread replies
0 Followers
 
Most reacted comment
Hottest comment thread
2 Comment authors
Alejandro De Lucalorena Recent comment authors
lorena
Guest
lorena

muy buen artículo. cuando empecé a trabajar y retome mi carrera me paso eso, habia perdido el hilo, la constancia de estudio y me fue mal; por eso razon el año pasado hice un curso de reorientación al estudiante, y me tire para otra carrera y ahora no se cual de las dos seguir!

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.