claves para repasar de forma eficiente
EstudioTécnicas de estudio

6 claves para repasar de forma eficiente

Alguna vez alguien me dijo que repasar era volver a leer lo que había estudiado pero de forma más rápida. Casi una carrera contra el reloj con el objetivo de ver si había entendido todo. Con el tiempo, cuando empecé a estudiar en serio, me di cuenta que repasar era mucho más que eso. Nada complementario al proceso de estudio sino más bien parte esencial de él. En este artículo vamos a conocer 6 claves para repasar de forma eficiente.

Pero antes comencemos viendo para qué sirve el repaso y en qué casos debemos repasar.

¿Para que sirve repasar?

  • Para asimilar los conceptos que se estudian.
  • Refrescar lo que se memorizó.
  • Afianzar el conocimiento de los temas y en base a eso dar confianza y seguridad respecto al examen a rendir.
  • Si se repasa al comienzo de la jornada de estudio, permite arrancar con temas conocidos a modo de precalentamiento.

¿Cuándo hay que repasar?

  • Al empezar la jornada de estudio.
  • Antes de asistir a una clase. Esto sirve para estar al día con los temas que se dictan.
  • Todos los días cuando se prepara un examen.

Ahora veamos algunas claves para repasar.

Claves para repasar

1. Anticipar la lectura y no sólo releer

No hay que leer simplemente. La idea es saber si ya nos quedó el tema guardado en nuestro cerebro. Por lo tanto, hay que intentar ir “diciéndolo” o esquematizarlo de forma abstracta en nuestra mente. No hace falta que las palabras sean exactamente iguales al texto que estudiamos (salvo excepciones, claro). La idea es comprobar si se asimiló el concepto.

2. No debe llevar 5 minutos

Porque justamente no es cuestión de leer. Si están pensando rendir un examen que lleva varios días de preparación, puede que necesiten hacer un repaso diario que lleve una hora y media o incluso tres horas y recién luego, sí, comenzar a estudiar más temas.

3. Repasar a la mañana y cuando se comienza la jornada de estudio

Los repasos de la mañana suelen ser muy útiles y van a comprobar como con facilidad retuvieron aquello que estudiaron el día anterior. Como ya comenté antes, también sirve a modo de precalentamiento para no fastidiarse empezando a estudiar un tema nuevo desde cero con el cual tal vez no se tenga todavía familiaridad.

4. Repasar repitiendo en voz alta y escribiendo

Ya dijimos que hay que anticiparse a lo que está escrito. Pero hay cuadros, diagramas y gráficos que deben dibujarse. Entonces no queda otra que buscar hojas borrador y realizarlos.

5. Chequear que se está aprendiendo todo

A medida que se va avanzando con el repaso es necesario ir verificando si lo que decimos o escribimos es correcto. A veces cambiamos las palabras y nos acostumbramos a decirlas de otras manera. Luego las volvemos a cambiar y al final terminamos recordando algo que no representa exactamente el texto original. Así que tengan cuidado en esos casos.

6. Apoyarse en diagramas y mapas mentales

Los digramas y mapas mentales pueden ser de gran utilidad para repasar. Esto es así porque la información de un gráfico nos puede servir de guía para ir recordando lo que estudiamos. Pueden leer el artículo sobre mapas mentales para repasar y resumir, si les interesa ampliar en este punto.


El repaso es parte fundamental del proceso de estudio. Hay que tenerlo en cuenta y respetar el tiempo que lleva realizarlo. Es el repaso el que nos dará la pauta de qué tan bien estamos preparados para el examen.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.