Deserción universitaria
ActualidadUniversidad

Sobre la deserción universitaria, causas y responsables

En esta ocasión voy a aprovechar el espacio para dar mi opinión personal sobre la deserción universitaria. El motivo que me impulsa es que esta semana varios diarios levantaron una noticia en base a una encuesta realizada por el sitio InterUniversidades que revelaba la alarmante cifra de que el 58% de los estudiantes universitarios de primer año terminan abandonando la carrera.

Para los que cursamos una carrera, no hace falta hacer encuestas. Vemos como los “soldados” van cayendo a medida que avanzamos. Algunos quedan rezagados y luego vuelven, pero la gran mayoría termina abandonando.

Los especialistas buscan respuestas y le apuntan a la escuela secundaria. Yo, humildemente, creo que son varias causas y las enumero aquí, según a quien creo le cabe la responsabilidad. Estudiantes, sistema educativo y entorno social. Todos contribuyen a este problema.

La deserción universitaria y los estudiantes

Mala elección de la carrera

No hay información ni preocupación en informarse por cómo son y de qué tratan las carreras. Los ingresantes no saben a qué se dedica un profesional recibido de esa especialidad y tampoco saben lo qué hace un estudiante día a día.

Estudiar por reconocimiento social

Porque algunos quieren llamarse Doctor, o Ingeniero, o Arquitecto, o Profesor, o Licenciado. No piensan que el título es una consecuencia de lo que se aprende.

Elegir la carrera que parece que dará dinero

Algunos asocian el estudio con el dinero. Hay que estudiar para ganar más. No eligen la carrera que más les gusta. El resultado: no aguantan demasiado haciendo algo que no les gusta.

Estudiar la carrera más fácil y que se pueda terminar más rápido

Algo muy común en estos días es querer todo ya y fácil. Una carrera no se hace en unos días, sino en unos años. Y en el medio, pasa de todo, no sólo a nivel académico sino en la vida de cada uno. Éxitos, fracasos, decepciones, problemas graves y demás. Una carrera se lleva en paralelo con la vida y es un proyecto a largo plazo. Repasen el artículo sobre constancia, la clave para recibirse.

La deserción universitaria y el sistema educativo

Secundaria de muy bajo nivel

Esto hace que los que tienen ganas de entrar en la universidad se encuentran que están muy por debajo del nivel requerido. Esto lo he vivido, no me lo contó nadie. Cuando entré a la Facultad de Ingeniería me encontré con muchos temas que nunca había visto y que los profesores daban como sabidos. Otros, que los había visto por encima. Ni hablar del ritmo de estudio. Las clases van mucho más rápido en la universidad.

Problemas burocráticos

Y esto es exclusivo de la universidad pública. La prueba está en el artículo de Mentes Liberadas sobre la inscripción al CBC. Chicos que se anotaron en tiempo y forma no recibieron correctamente sus asignaciones, con lo cual, pierden los primeros días de clase. ¡Qué lindo empezar la carrera así!

Los números no cierran

Esto es para las universidades privadas. Si todos los meses se paga una cuota, bastante cara, para estudiar y no hay resultados, entonces ¿para qué seguir gastando plata?

Carreras demasiado largas

Algunas carreras son tan extensas y duran tanto que en el medio, pasan muchas cosas que cambian lo que se estudia. Mi ejemplo: cuando empecé a estudiar informática había un montón de tecnología que no existía. Hoy, esa tecnología es clave, lo cual me obligó a mantenerme actualizado en paralelo a la carrera. El resultado: triple esfuerzo (carrera + trabajo + actualización) y la natural postergación de los estudios formales.

Pasantías abusivas

Basta con recorrer las carteleras de las universidades y ver las pasantías que se ofrecen. Los que necesiten ganar algo de dinero para mantener los estudios y opten por una pasantía, cuidado a lo que se someten.

No se enseña a emprender

Entonces los estudiantes creen que estudian para trabajar en relación de dependencia. De esta manera, piensan que si no hay trabajo de lo que estudiaron, no hay forma de desarrollarse en ese campo.

La deserción universitaria y el entorno social

Necesidad de trabajar

No todos, obvio. Pero yo sí tuve que hacerlo. Y aquellos que trabajan tienen todo cuesta arriba. Menos tiempo para estudiar y menos energía para hacerlo.

El título no garantiza nada

Esto lo expliqué en la nota sobre la Inflación Académica. No ocurre lo mismo para todas las áreas, pero hace 30 años un título garantizaba buena posición económica. Hoy ya no es así, lo que a muchos les hace pensar (equivocadamente) que estudiar no sirve.


Eso es lo que veo. Desde mi experiencia creo que todos los protagonistas tienen algo de responsabilidad. Responsabilizar exclusivamente a los jóvenes como lo hacen algunos, es demasiado. No olvidemos que hay una gran parte de los que se anotan a una universidad que son los que tienen verdaderos deseos de progresar y ser mejores.

Última actualización el 2018-10-19 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.