fuentes de inspiración
Creatividad

5 fuentes de inspiración para potenciar el proceso creativo

Los procesos creativos son los que dan lugar a las ideas, que luego se vuelven proyectos y finalmente realidades. A veces, la idea tiene que ser una solución para un problema determinado, pero respetando ciertas reglas. En otras ocasiones, simplemente estamos aburridos y con ganas de hacer algo, pero no sabemos qué. En esta entrada hablaremos sobre fuentes de inspiración que nos ayudan a ser más creativos.

La inspiración es encontrar el lugar, situación o persona indicada para que la creatividad brote desde adentro nuestro como un manantial. Por supuesto que las condiciones para ello son distintas en cada una de las personas; hay paisajes, sonidos, aromas que inspiran más que otros.

Sin embargo, la energía de algunos lugares concretos y realizar ciertas actividades específicas pueden resultar más provechosas para activar la magia de la creatividad del interior nuestro. A continuación vamos a repasar  5 fuentes de inspiración. Estas no está vinculadas necesariamente con algo que se pueda hacer, sino con momentos, elementos y sensaciones que nos pueden ayudar a ser más creativos.

1. Escuchar música

Lo más simple puede ser escuchar música. No cualquier música, aquella que nos haga aparecer imágenes en nuestra mente y que nos recuerde aromas y lugares. Algún género exótico puede llegar a tener más resultado que aquello que escuchamos todos los días.

2. Caminar

Una actividad que suele dar muy buenos resultados es salir a caminar. ¿Adónde? A alguna zona que nos guste. Puede ser un lugar nunca visto antes, pero si no, puede ser algún recorrido acostumbrado, sólo que poniendo atención en detalles que nunca hayamos visto.

3. Salir del encierro

Algo que también puede funcionar para encender la mecha de la creatividad es sentarse en el banco de alguna plaza en silencio y mirar los árboles, la gente y todo lo que rodea.

Aquellos que vivan cerca de montañas o playas, o quienes puedan realizar un viaje a un lugar así, tienen la ventaja de poder deleitarse con paisajes hermosos que rápidamente inspirarán algún sentimiento o permitirán pensar de forma más abierta.

4. Comenzar algo en una hoja en blanco

Una hoja en blanco y una lapicera suele ser una combinación explosiva para agitar la creatividad. Para los artistas plásticos será un lienzo en blanco. En camio, para los escritores, una hoja rayada en blanco. Quizás para los ingenieros, una hoja cuadriculada. Y para los programadores un archivo nuevo de texto. Seguramente para los escultores, un pedazo de material moldeable. Todos, en cada profesión, tienen el equivalente de la hoja en blanco. Garabatear sobre ella puede ser el comienzo de una idea original.

5. Elegir los momentos

No sólo los lugares y las actividades forman parte de las condiciones óptimas para pensar de forma creativa. El tiempo es también importante. Hay momentos del día que son mejores. Escuchar música por la tarde puede resultar productivo, pero por la noche puede llegar a ser epifánico. Una caminata temprano a la mañana, puede ayudar además de para mantenerse en forma, para ver la ciudad que aún no despierta con el amanecer de fondo.

También los momentos del año son distintos. Así como el otoño nos regala una alfombra de hojas de árboles, la primavera nos llena de colores. Las condiciones meteorológicas pueden ser un factor interesante también. ¿Alguna vez te quedaste viendo la lluvia caer? ¿No es inspirador?


Para encontrar la inspiración, primero hay que buscarla. La naturaleza es una aliada para ello, pero también otros lugares diseñados por el hombre. La música, los colores y ciertas personas pueden sacar el ser creativo que hay dentro nuestro.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.