El pensamiento positivo al estudiar
Motivación e inspiraciónUniversidad

Universidad: el pensamiento positivo al estudiar

En este artículo hablaremos sobre lo importante que es tener un pensamiento positivo al estudiar y llevar adelante una carrera universitaria. Cómo la forma en que encaramos los desafíos pueden ser determinante a la hora de alcanzar nuestras metas.

Se trata de motivación. De saber que siempre se puede, de tener esperanza. Una carrera universitaria les va a llevar muchos años. A algunos, más de lo que está establecido por sus universidades y centros de estudios.

Para poder pasar por todo esto es necesario constancia, esfuerzo e inteligencia. Pero no bastará con todo esto si tenemos una mirada pesimista de la realidad. A no confundir el pesimismo con imaginar los peores escenarios. Hay veces en que conviene pensar en qué es lo peor que puede pasar para estar listo para enfrentarlo.

El pesimismo al estudiar

Cuando hablamos de pesimismo estamos diciendo por ejemplo:

  • Quedan pocos días para un examen pero elegimos no presentarnos. El motivo es que creemos que de todas formas nos va a ir mal.
  • Cuando estudiamos para un examen pero desanimados porque creemos que de todas formas no va a alcanzar nuestro nivel para superarlo.
  • Cuando un mal resultado en un examen nos cambia por completo el plan que tenías para el semestre y empezamos a desconcentrarnos en clase cuando se empiezan a dictar temas que corresponden a unidades posteriores al examen en que nos fue mal.

El pensamiento positivo al estudiar

Contrarrestar este efecto negativo puede ser complicado para personas que ven el vaso medio vacío todo el tiempo. Como en todos los aspectos de la vida, la gente que cree en sí misma y mantiene un pensamiento positivo alcanza sus metas y logra sus objetivos.

Algunas muestras de pensamiento positivo las encontramos cuando.

  • Consideramos el tiempo antes de un examen o de una entrega como “tiempo para aprovechar” en lugar de “tiempo que queda”.
  • Cuando vemos los exámenes como chances de sacarnos de encima las materias y avanzar en la carrera en vez de verlas como instancias de sufrimiento.
  • Cuando los resultados empiezan a ser buenos y no creemos que sea por rachas, sino que se lo adjudicamos a un plan bien diagramado, esfuerzo y confianza.

Y así hay muchos más ejemplos.

Cambiar la forma de pensar de una persona no es nada fácil. Pero debe ser uno de tus objetivos volcar los pensamientos al lado del vaso medio lleno para que la adversidad se convierta en un desafío y no una tragedia. Y para tomar los éxitos con felicidad y entusiasmo y no como una excepción.



Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.