doping mental
Bienestar

Doping mental: el flagelo de las drogas de rendimiento

Esta entrada en el sitio nace referente a un artículo publicado en el diario La Nación donde se trata el tema de la utilización de drogas para mejorar el rendimiento cognitivo por parte de estudiantes. El artículo en realidad es de la publicación New Scientist y ha sido traducido para el matutino. Comencemos, entonces, a hablar de este tema que también se ha llamado doping mental.

Los estudiantes y las drogas de rendimiento mental

La utilización de drogas para mejorar el rendimiento mental es algo con lo que cualquier estudiante se habrá topado en algún momento. A todos nos ha pasado que tuvimos que estudiar para un examen y no teníamos tiempo.

Lo más común de todo es tomar café, que en grandes cantidades tiene efectos nocivos en la salud. Pero, todos sabemos que se puede ir más allá e ingerir algún fármaco. Es ahí cuando tomamos la decisión de hacerlo o no.

La nota que publicó La Nación no deja muy en claro lo perjudicial y los efectos secundarios del uso de fármacos y casi que alienta al consumo de estas drogas. De alguna manera parece estar informando de una nueva moda que se está imponiendo sin aclarar el peligro que traen consigo.

El uso de fármacos en los ámbitos académicos data desde hace mucho tiempo. Los jóvenes estudiantes siempre encontraron alguna forma de rendir aún más con algún tipo de droga, como por ejemplo, las anfetaminas.

Incluso en el secundario es famosa la utilización de cócteles como la combinación de bebida cola con remedios. No es más que una idiotez que puede llegar a ser muy peligrosa para la salud.

Lo que lleva al doping mental

Pero lo más peligroso no son las drogas en sí mismas, sino el motivo por el cual los estudiantes deben llegar a ese límite. Rendir un poco más, aguantar despierto más tiempo, mejorar la concentración es a lo que apuntan los jóvenes.

Así como en otra nota hablamos de la Inflación Académica y la alta exigencia de las empresas a los graduados, es como si el mundo moderno le exigiera aún más a los jóvenes que se están preparando. Y como si no alcanzara lo que pueden dar en condiciones naturales, se les exige aún más: aquello que puedan dar bajo los efectos de los fármacos.

La inflación del rendimiento mental

Finalmente la nota plantea un interesante interrogante en el que nuevamente este tema se relaciona con la inflación académica. Sabemos que la competitividad es cada vez más alta. ¿Qué ocurre si las drogas realmente mejoran la capacidad cognitiva a pesar de lo nocivo que pueden resultar para la salud? ¿Qué ocurre con aquel que decide pagar el precio?

Y peor aún, ¿qué pasa con el que no decide hacerlo? ¿Estaría en desventaja? ¿No necesitaría ponerse al nivel del que se droga para poder competir? ¿Qué tipo de sociedad tendríamos en el futuro? ¿Podríamos pensar en una “inflación de rendimiento” ?

El doping mental es contraproducente

Se podría decir que quienes recurren a las drogas están olvidando u obviando el verdadero objetivo de llevar adelante una carrera universitaria: aprender. Los estudiantes no son (o no deberían ser) máquinas de rendir exámenes y aprobar trabajos prácticos y proyectos. El aprendizaje de una carrera debe realizarse de forma natural.

Desde este espacio nunca vamos a estar a favor del consumo de ningún tipo de drogas para mejorar el rendimiento. Somos seres humanos, tenemos capacidades físicas, cognitivas y ritmos de aprendizaje diferentes. Cada uno conoce sus límites y debe intentar manejarse con prudencia.

Creo que quien necesita de las drogas está fallando en su planificación de sus estudios, para lo cual hay muchas cosas que se pueden hacer antes de recurrir a las pastillas. En caso de que no sea eso, entonces, el problema es que se está exigiendo demasiado. Para eso, nada mejor que “bajar un cambio” y exigirse menos.

Última actualización el 2018-10-17 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.