faltas de ortografía
Universidad

10 errores de ortografía que un estudiante universitario no puede cometer

Escribir con errores de ortografía puede empañar nuestra imagen como estudiantes y también como profesionales. Esto puede hacer que se nos cierren algunas puertas y perdamos oportunidades. Alguna vez hablamos sobre la importancia de saber redactar. Conozcamos ahora cuáles son los errores de ortografía que por ningún motivo se pueden cometer.

1. Abreviar como si fuera un mensaje de texto

Cuando se escribe un trabajo práctico, o un examen, estamos entregando un documento, no mandando un mensaje por WhatsApp. Entregar algo con palabras abreviadas no solo denota ignorancia en materia de escritura y redacción sino también informalidad y desinterés respecto a la entrega.

2. Cortar mal las palabras al final de la línea

Para cortar una palabra cuando se llega al final del renglón, hay que separarla en sílabas y cortar por sílaba. Como consejo, si no recordamos cómo separar en sílabas, entonces es mejor escribir la palabra entera en el renglón de abajo, ¡pero no cortarla mal!

3. No poner las tildes

Los acentos o tildes no son opcionales: hay que ponerlos siempre. No debiera existir ningún contexto en el cual el uso de las tildes pudiera ser más flexible. En otras palabras, debemos poner los acentos incluso cuando tomamos notas en clase.

4. Problemas con la H

Porque se ha visto escrita la palabra “havión” en lugar de “avión” o también “ormiga” en lugar de “hormiga”. Estos tipos de errores son gravísimos y delatan la falta de lectura de quien escribe y por ende la falta de cultura general.

5. Confundir palabras con ‘v’ y ‘b’

No es lo mismo “conbertirse” que “convertirse” Este es otro error que no se puede tener, al igual que en el punto anterior. De la misma forma, confundir la ‘s’, la ‘c’ y la ‘z’ cuando tienen la misma sonoridad.

6. No usar la ü con la diéresis

Porque no es lo mismo “antiguedad” que “antigüedad”. ¡No se pueden olvidar esos dos puntitos tan simples que se llaman diéresis! Fíjense que sin ellos cambia por completo la sonoridad de la palabra.

7. No usar signos de puntuación

Hay gente que escribe todo seguido. No ponen una coma, un punto y menos que menos punto y coma. Los signos de puntuación son imprescindibles para que quien lee pueda hacer las pausas y entender el texto de forma correcta.

8. No abrir los signos de interrogación y admiración

Todo el mundo está muy acostumbrado a la gramática inglesa donde estos signos únicamente se cierran. Pero en la lengua castellana los signos de interrogación y exclamación deben ser también abiertos. Al igual que con las tildes, no son optativos.

9. Usar puntos suspensivos para cualquier cosa

Se ha puesto de moda en estos últimos años, popularizado por internet. La gente no completa las oraciones con puntos, sino que pone muchos puntos. Los puntos suspensivos son tres y se utilizan para marcar la interrupción de una oración o para completar luego con una frase que denote sorpresa.

10. Escribir mal las palabras de uso cotidiano

Tal vez el más grave de todos. Es, en parte, un compendio de los puntos anteriores. Hay vocablos que se usan mucho y se ven en todos lados y escribirlas mal suponen una falla importante. Por ejempo, escribir “tal ves” en vez de “tal vez”, “tamvien” en lugar de “también”, o “volber” en vez de “volver”.

Conclusión: los errores de ortografía pueden complicar tu carrera

Como consejo final tienen que entender que en algunos ámbitos, escribir con faltas de ortografía puede ser excluyente. Por ejemplo, al buscar un empleo, o al querer acceder a un puesto de trabajo mejor.

La mejor forma de escribir mejor es leer. Y para leer, vale cualquier cosa, aunque es recomendable que sean textos de editoriales puesto que llevan a cabo procesos de correción ortográfica. Entonces lo recomendable es leer libros, el diario y revistas. También puede servir ver películas con subtítulos. Les recomiendo el artículo sobre retomar el hábito de la lectura.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.