Asimilar los errores antes de volver a rendir
EstudioUniversidad

Aprender de los errores ¿Por qué es vital para volver a dar exámenes?

Ves el mal resultado en ese examen final y te das cuenta de todo lo que te equivocaste. Quieres revancha inmediatamente. ¡Pero cuidado! Vamos a ver por qué es tan importante asimilar los errores antes de volver a presentarse a rendir.

La contraproducente sed de revancha académica

A veces ocurre que hacemos exámenes y al momento de entregarlo ya sabemos que no nos fue bien. Incluso, hasta conocemos los errores que cometimos. Cuando nos entregan el examen con la nota de reprobados que esperábamos creemos que ya aprendimos de nuestros errores. En el instante siguiente, lo único que queremos es volver a rendir ya mismo.

Si se trata de un parcial o de esos exámenes que tienen fecha prefijada, aunque queramos rendir antes, no podremos. Pero con los finales es distinto. En los finales somos nosotros los que decidimos cuándo rendirlos y tal vez no nos demos cuenta de que aún no estamos preparados.

Aprender de los errores, rendir después

La sed de revancha nos puede complicar. Es mejor analizar a fondo el examen antes de volver a presentarse. Hay que estar seguro de cómo responder los puntos en los que cometimos los errores. Y ver si efectivamente nos equivocamos donde pensábamos que nos habíamos equivocado.

Antes de volver a rendir un examen, es necesario tener bien en claro cuáles fueron los errores que cometimos.

Si es posible, conviene hacer una revisión con el docente que nos corrigió. No para reclamar nada, sino para tratar de entender los errores que cometimos. El profesor o la profesora en cuestión puede darnos algunos consejos respecto a qué tema reforzar para la próxima oportunidad.

También puede ser útil dejar pasar unas fechas para que nuestro espíritu se calme y dejemos de pensar el final como una revancha. Ese enfoque a veces funciona para sacar lo mejor de nosotros, pero también nos ciega y no nos deja ver las cosas del modo en que son en realidad.

La prudencia es la virtud que debe salir a relucir en estos casos porque si no, puede que tropecemos dos (o más) veces con la misma piedra.

Deja un comentario

avatar
1024
Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.