Ahorrar tiempo de cursada
Universidad

8 consejos para ahorrar tiempo de cursada en la universidad

A veces perdemos minutos cada vez que cursamos, esos minutos acumulados pueden representar horas en un mes. En esta entrada, vamos a ver unos tips muy fáciles para ahorrar tiempo de cursada en la universidad.

1. Llegar justo cuando empieza la clase

Como ya vimos en otra nota, hay que ser puntual. Pero eso no quiere decir ser iluso. Si el profesor llega todas las clases media hora tarde, entonces nosotros también tenemos que hacer eso. Un tip que suelo usar y les recomiendo es que en cada curso que empiecen, las tres primeras clases miren a que hora llega el docente. De esta manera podrán tener una estimación de a qué hora llegar.

2. Buscar alternativas de viaje

Un día nos sentamos con Google Maps (o la guía Filcar para los que viven en Argentina y son nostálgicos) y vemos de qué distintas formas podemos llegar a nuestro centro de estudios. Considerar distintos medios de transporte e incluso caminar para ver si hay alguna forma de bajar el tiempo de viaje. Si existe alguna posibilidad alternativa de viajar, entonces, esa semana se pone en práctica cronómetro en mano para verificar que realmente nos hace llegar más rápido.

3. Combinar los horarios para evitar los tiempos muertos

Si es posible, al elegir los cursos es ideal que no nos queden huecos en los que no hacemos nada. Lo mejor es que a la hora que termina un curso, empiece otro. Rara vez se solaparán, por lo general uno terminará diez minutos más temprano y el otro diez más tarde. Esta estrategia es quizás la más útil para ahorrar tiempo de cursada.

4. Aprovechar los tiempos muertos inevitables

Si el punto anterior es irrealizable y tenemos que quedarnos más de media hora haciendo tiempo, entonces conviene programar algún tipo de actividad para ese tiempo. La metodología de administración de actividades GTD recomienda aprovechar esos tiempos para chequear nuestras listas de tareas. Si no lo usamos para mejorar nuestra organización, igual podemos repasar algún apunte, realizar algún trámite, o cualquier otra cosa que sea útil y que de otra forma tendríamos que hacer en otro momento.

5. Adelantarse al resto a la hora de las consultas a los profesores y trámites

¿Alguna vez tuviste que hacer cola para hacer una consulta a un docente? Sabrás, entonces, que en la cola se atiende primero al que llega primero. Bueno, entonces hay que ser el primero para evitar ese tipo de demoras con el apunte y el lápiz en mano mirando el techo hasta que nos toque nuestro turno.

6. Faltar a las clases intrascendentes

Si te dicen que la clase previa al examen es de repaso y te sentís con confianza y creés que no la necesitás, entonces no vayas. Nada mejor que ahorrar tiempo de cursada… ¡no cursando! A los ingresantes a la universidad este tipo de consejos a veces les puede parecer chocante o contradictorio, pero es la cruda verdad. Hay clases que no dejan nada. Claro que la clave aquí es tener una buena medida en determinar si realmente necesitamos o no asistir. Eso lo da la experiencia.

7. Irse antes cuando el profesor empieza a estirar

Algunos docentes tienen por costumbre dar clase hasta que se haga la hora. Pero muchas veces terminan de explicar los temas mucho antes y siguen hablando o bien de temas que deberán explicar después, o bien de sus últimas vacaciones. Sea cuales sean los tópicos del estiramiento, tiene solución: tomamos nuestras cosas y nos vamos.

8. Concentrar tareas administrativas y de gestión los días de cursada

Si tenemos que ir a la biblioteca por un libro, o hacer un trámite, o juntarnos en una reunión de grupo, es preferible programarlo para el mismo día de cursada así no tenemos que ir en un día o un horario que no nos corresponden.

Deja un comentario

Alejandro De Luca
Soy programador web. Rebelde autodidacta y cafeinómano. Vivo comparando la vida real con Los Simpsons. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.