Universidad y felicidad no siempre son sinónimos

En esta nota...

Unas palabras para los que escriben a Mentes Liberadas porque tienen problemas en su carreras. Una invitación a reflexionar sobre universidad y felicidad. Leer más

Por:

Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

La cantidad de comentarios que recibe Mentes Liberadas en las entradas 10 señales de que te equivocaste de carrera y Levantarse tras un fracaso en los estudios son tantos y tan parecidos, que he decidido tomarme un momento para escribir una palabras respecto a este tema.

La gran mayoría de los jóvenes que me escribe tiene la idea de que en su carrera universitaria debe encontrar la felicidad absoluta. Que la carrera elegida tiene que ser aquello para lo que nacieron. Y que si les va mal o no les termina gustando lo que eligieron, es un drama imposible de superar.

Entiendo que la sociedad presiona demasiado a los jóvenes para que ni bien terminan la secundaria, pasen automáticamente a la universidad. Esto ocurre especialmente a los que muestran excelente desenvolvimiento escolar. Y la presión viene de distintos frentes. Por un lado, la familia, que quiere que su hijo o hija sea un profesional, sin importar realmente que es lo que quiere él o ella. Por otro lado, del entorno, de los mismos jóvenes de esa edad que se deciden rápidamentente por alguna carrera. Y el resto de la sociedad cree también que esto debe ser así. Que un adolescente, al cumplir 17 o 18 años, debe tener completamente claro lo que quiere y debe elegir una carrera para el resto de su vida.

Yo estoy hoy aquí escribiendo estas palabras para decirles que no, que no tiene por qué ser así. Creo que esta estructura de pensamiento lo único que trae es infelicidad a la gran mayoría y felicidad a unos pocos, aquellos que encajan en el sistema académico.

Los casos de los comentarios que me llegan

Si me estás leyendo en este momento y tenés entre 18 y 22 años y sentís que aún no estás listo para decidir qué carrera seguir, te digo que es normal. No todos saben a esa edad qué es lo que quieren hacer.  Te diría, incluso, que muy pocos tienen bien claro lo que quieren. Lo que no debés hacer es quedarte quieto y sin hacer nada. Si no tenés claro si querés seguir estudiando o qué carrera seguir, entonces buscá un empleo. Cualquier empleo te va a servir. Mientras trabajes, investigá profesiones, carreras. Hacé cursos que te acerquen a cosas nuevas. Quizás de golpe algo se te cruce en el camino y encuentres una carrera, una profesión o simplemente un oficio que te guste y que te sirva para poder dedicarte.

Lee también:   Me equivoqué de carrera, ¿y ahora qué hago?

universidad y felicidad

Ahora, si me estás leyendo y estás atascado o atascada en el medio de una carrera que no te gusta, estás en un problema, no te voy a mentir. Pero no es la muerte de nadie. En el peor de los casos lo que se pierde es dinero y tiempo. El tiempo es más valioso que el dinero. Si sos joven y me refiero a si tenés veintipico o menos, entonces sos suficientemente joven como para absorber la pérdida de tiempo.

Si te faltan pocas materias, lamento decírtelo, pero vas a tener que hacer el esfuerzo para terminar la carrera. Sé que no te gusta la idea. Quizás a esta altura ya odies la carrera. Pero no tiene sentido dejar una carrera incompleta por un puñado de materias. Un título habilita a hacer muchas cosas. Ya expliqué alguna vez que en el mundo profesional van a encontrar gente de todos los ámbitos en áreas diversas. Obvio que para algunas profesiones es necesario un título específico, pero no en todos los casos.

Universidad y felicidad no son sinónimos para todos

Hagas lo que hagas, no esperes encontrar la felicidad absoluta en la universidad. Muy pocos la encuentran. Para algunos representa una experiencia fallida de la cual hay que alejarse, para otros es un trago amargo que hay que pasar durante unos años. Y para otros, sí, es algo hermoso. Tan hermoso que algunos no deciden abandonarla nunca y se terminan convirtiendo en profesores.

Hay muchos jóvenes que están dudando sobre qué hacer de sus vidas. Si estudiar una carrera o no. También hay otros dubitativos entre elegir carreras que son muy diferentes. Otros que están pensando en estudiar dos carreras simultáneamente.

Para todos ellos no tengo más que recomendarles nuevamente el libro de Ken Robinson, El Elemento. No es un libro que les vaya a resolver su duda, pero sí les llevará tranquilidad. Un libro que cuenta la historia de gente a la que le fue bien y a la que le fue mal en la universidad o en la escuela. Gente que aun así, se dedicó a hacer lo que realmente les gustaba y fueron felices y exitosos.




Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

También puede interesarte

Cómo es una clase en la universidad Vamos a conocer, a grandes rasgos, como se desarrolla una clase en la facultad, para todos aquellos que tienen curiosidad y están pensando en empezar una carrera.
8 señales de que encontraste tu vocación Una serie de señales para detectar si aquella actividad que tanto te gusta es tu verdadera pasión
10 ventajas de tener un grupo de estudio en la uni... Una de las claves para avanzar a paso firme en una carrera universitaria es formar parte de un grupo. Vamos a ver las ventajas de enfrentar las materias de la universidad en compañía.
“Odio mi carrera”: El gran flagelo de ... ¿Odiás tu carrera y no sabés qué hacer? En esta entrada, los por qué y las posibles soluciones para todos aquellos que terminaron odiando la carrera que eligieron.

2 comentarios en “Universidad y felicidad no siempre son sinónimos

  1. Hola! Primero que nada me gustaría felicitarte por el trabajo que haces! desde que descubrí Mentes Liberadas no dejo de leerla, y está marcada en mis favoritos para entrar a revisarla periódicamente.
    Te escribía porque necesito un consejo… Tengo 19 años y acabo de terminar mi primer año de la tecnicatura en Administración de Empresas, que dura 3 años. Tengo un par de semanas para decidirme si comenzar a estudiar en 2018 (simultáneamente) la licenciatura en Ciencias Políticas, en la UNC. Es algo que realmente me moviliza, mi orientación en el secundario fue Sociales y me marcó. Quiero dedicarme a ello, pero tengo miedo de no poder… Donde estudio actualmente no me cuesta mucho (incluso mucho menos que el secundario) y el horario de 19 a 23hs, por lo que no se superpondrían los horarios de clase. Entiendo que la decisión es personal, pero esperaba si podrías darme algún consejo desde tu punto de vista.
    Muchas gracias de antemano y de nuevo, muy bueno lo que haces!

    1. Hola Rocío
      Gracias por tus palabras.
      Imagino que ya te pasaste por el artículo sobre estudiar dos carreras simultáneamente. Si no, te lo recomiendo.
      En el caso de dos carreras siempre lo ideal es comenzar primero con una sola y después, al año, ver si es posible comenzar la segunda. Así que en tu caso estarías en condiciones de intentarlo. Digamos que este es el momento. Con el tiempo vas a ir viendo si es realmente posible llevar ambas al mismo tiempo o no. Mi única recomendación es que tomes una de las dos carreras como principal y la otra como secundaria. O que de alguna manera definas de forma preestablecida cuál tiene mayor prioridad.
      Espero te vaya bien en tus carreras.
      Saludos

Deja un comentario