5 tips para dejar de procrastinar

En esta nota...

¿Les cuesta comenzar a estudiar? En este artículo, cómo dejar de procrastinar y ponerse a hacer lo que hay que hacer. Leer más

Por:

Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

La procrastinación es la perjudicial costumbre de postergar las tareas y obligaciones que hay que realizar. Comenzamos postergando unos cinco minutos, que luego se hacen media hora y que luego se convierten en tres horas. Cuando nos queremos acordar tenemos que hacer mucho en muy poco tiempo. ¿Les pasó alguna vez? Seguro que sí. Procrastinar es fácil. Dejar de procrastinar no lo es.

La procrastinación ataca a todo el mundo. Estudiantes y profesionales están a merced de caer en este problema que parece ser un mal moderno. Nos rodean demasiadas distracciones, mails pendientes, redes sociales, programas de televisión y notificaciones de todo tipo. Nuestro cerebro parece querer irse hacia ellos en vez de concentrarse en lo que tenemos que hacer.

Hemos hablado sobre procrastinación previamente y no es la idea de este pequeño artículo seguir explicándola. Lo que sí vamos a ver son cinco formas prácticas de evitar procrastinar.

Formar el hábito de estudiar a una hora determinada

Recuerdo una época que cursaba Física en la facultad. Todos los sábados me ponía a estudiar desde las 13:00hs. hasta las 18:00hs. aproximadamente.

Lo ideal en estos casos es tener un hilo conductor. En mi caso era la televisión de fondo a un volumen muy bajo. A las 13:00 había un resumen deportivo que me acompañaba al principio de la jornada de estudio, luego cambiaba a otro canal donde venía RIpley: Créase o no, luego Smallville y a continuación unas cuantas series que realmente no miraba, pero de alguna forma me acompañaban.

reloj estudiar

Con el tiempo, esta jornada de sábado se me convirtió en rutina. Todos los sábados a la tarde estudiaba Física y solo Física, con la tele de fondo. Era el espacio que yo le dedicaba a esa materia. Las otras materias las organizaba para estudiarlas en otros días.

Cuando el cuatrimestre terminó ya no tenía que estudiar esa materia. Y los sábados tenía que estudiar otra cosa, quizás preparar un final, o terminar un trabajo práctico, algo que tenía una modalidad completamente diferente a estudiar Física. Me sentía raro, casi que deseaba volver a estudiar esa materia.

Esto ocurre porque una vez que se genera un hábito, es muy difícil abandonarlo. No hay problemas de procrastinación, precisamente porque el mismo cerebro ve que cuando llega la hora señalada es el momento de realizar la rutina acostumbrada.

Armar listas de tareas

Las listas de tareas suelen ser una forma excelente de evitar la procrastinación puesto que son una especie de barra de progreso de lo que vamos completando. De esta manera, cuando vemos que avanzamos, solo nos dan más ganas de seguir avanzando.

checklist

La idea principal con las listas de tareas es, antes de comenzar la jornada de estudio o de trabajo, armar una lista con lo que hay que hacer. Por ejemplo, supongamos que hay que hacer una guía de ejercicios o trabajos prácticos de matemática. Nos ponemos un objetivo: hacer 20 de esos problemas. Luego, al ir haciendo cada uno vamos tachando de la lista. Simple ¿No creen?

Esto también nos sirve para tener una idea del tiempo que le estamos dedicando a cada ítem de estudio. ¿Tiene sentido pasar una hora con un problema si hay que resolver 19 más? ¿No sería conveniente mirar los que siguen y, en todo caso, luego volver con este?

Lo mejor de las listas de tareas es que son muy fáciles de implementar. Sólo se necesita papel y lápiz. Si les interesa meterse más de lleno con esto, les cuento que existe una metodología de organización enfocada en la productividad que se llama GTD (Getting things Done). Si bien en GTD las listas de tareas o pendientes son centrales, la metodología va mucho más allá.

Utilizar metodologías de concentración

Una metodología de concentración y productividad es una técnica que nos impone algunas reglas muy simples a seguir y que tenemos que respetar con el objetivo de no perder tiempo y de maximizar nuestra concentración. La más conocida de todas es la Técnica Pomodoro de la que he hablado muchas veces en Mentes Liberadas.

La idea de esta técnica se basa en que el cerebro humano no puede estar concentrado al máximo en algo por más de 25 minutos. Así que la técnica se encarga de establecer tiempos de trabajo de no más de 25 minutos, que se repiten en intervalos.

Lee también:   5 consejos para recuperar el hábito de la lectura

dejar de procrastinar

Para aplicar la Técnica Pomodoro se requiere un temporizador con alarma, pero no se preocupen porque es bastante simple de implementar. Consiste en ponernos a hacer nuestras tareas en intervalos de 25 minutos, que al cumplirse se intercalan con 5 minutos de descanso. Estos 5 minutos son ideales para pararse caminar, mirar por la ventana y chequear las notificaciones del celular. Pero son sólo 5 minutos. A cada intervalo de 25 minutos se lo llama “pomodoros”. Cada cuatro pomodoros, con su mini recreo incluido de 5 minutos, nos podemos tomar 15 minutos de recreo. Es decir, cada 4 pomodoros, un recreo largo de 15 minutos. Luego se puede comenzar de nuevo.

No hay procrastinación por el mismo motivo que en el primer tip de ponerse un horario de trabajo. Cuando uno tiene la técnica bien aceitada, ya el cerebro se acostumbra a trabajar de esa manera.

Pueden usar otra técnica que les guste más o incluso inventarse una propia. Lo importante es que si acostumbran a su cerebro a mecanizar una metodología de trabajo o estudio, podrán librarse de la procrastinación.

Estudiar o trabajar en equipo

A veces uno procrastina simplemente porque está solo y aburrido y porque no hay nadie con quien colaborar o incluso competir. Estudiar o trabajar en equipo puede ayudar a dejar de procrastinar.

Además, estar acompañado hace que las ganas se contagien y que haya una energía positiva que se puede canalizar en avanzar y terminar lo que se está haciendo.

trabajar equipo para dejar de procrastinar

El gran problema acá es si se estudia o se trabaja con un grupo de amigos. Los amigos tienden a hablar sobre otras cosas y divertirse haciendo chistes. Y a veces pasa que los compañeros de estudio o trabajo con el tiempo se convierten en amigos. Entonces hay que delimitar bien el espacio para divertirse del espacio para cumplir con las obligaciones.

Si se logra esto, con el tiempo el grupo se fortalece y se convierte en un verdadero equipo de estudio.

Premiar el esfuerzo

Una de las lecciones del libro Cómo estudiar y aprender más y mejor en menos tiempo, de Richard Fenker es que hay que recompensarse por hace una buena tarea. Esto significa que en cuanto cumplamos con lo que tenemos que hacer, luego podamos tener algún tipo de divertimento (como por ejemplo ver la televisión, navegar internet, mirar series, etc.)

Por supuesto que para poder plantear esta estrategia hay que tener mucha autodisciplina. No es fácil de un día para el otro imponer un plan de premios (o castigos) para auto administrarse. Es muy fácil engañarse a uno mismo.

Como-Estudiar-y-Aprender-Mas-y-Mejor-en-Menos-Tiempo-Fenker-Richard

Fenker en su libro intenta hacernos entender lo importante que es realizar primero las tareas asociadas a nuestras obligaciones para después tener tiempo para disfrutar sin culpa. No es lo mismo el tiempo de ocio que obtenemos procrastinando que el que viene después de haber cumplido las obligaciones. El primero será, por supuesto, con culpa. Con la cabeza en “tendría que estar haciendo esto otro”. En cambio, el tiempo tras haber cumplido las obligaciones se disfruta mucho más. Uno ya se sacó todo de encima, dio su mejor esfuerzo. Lo que viene es la recompensa de haber hecho lo que había que hacer.

En resumen, cómo dejar de procrastinar

Hay distintas formas de dejar de procrastinar. Si la están padeciendo pueden probar algunos de estos métodos, o una combinación de ellos ¿Por qué no?

Lo importante es dejar de procrastinar y ponerse a trabajar o estudiar. Parece que la procrastinación nos roba tiempo de obligaciones, pero en realidad no es así. Nos roba tiempo de vida. Tiempo para divertirnos y para disfrutar sin culpas. Por eso hay que desterrarla. El primer paso para lograrlo depende de cada uno de nosotros. ¿Están decididos a terminar con la procrastinación?




Soy programador web y estudiante de Sistemas. Creé Mentes Liberadas para compartir consejos, recursos y herramientas para la escuela y la universidad. Vivo en Buenos Aires, Argentina.

También puede interesarte

Any.do, listas de tareas sencillas Conozcamos una aplicación web para Google Chrome compatible con Android y Apple que sirve para organizar las tareas que realizamos todos los días. Un gestor de tareas sencillo y fácil de usar.
Orchestra, listas de tareas para aumentar la produ... Aplicación web online y gratuita que sirve para gestionar listas de tareas por categorías y es compatible con el sistema de organización GTD. Además, tiene versión para iPhone.
Organiza las tareas del día con KanbanFlow Kanban Flow es una aplicación web gratuita que funciona en el navegador y en dispositivos móviles. Propone un sistema de organización de tareas basado en columnas e incorpora un timer para la Técnica ...
Matriz del tiempo: Concentra tus energías en lo qu... La Matriz del Tiempo es una idea del libro Los 7 Hábitos de la Gente Altamente Efectiva. Te contamos aquí cómo puede ser de ayuda para organizarte.

Deja un comentario